La revolución Puma

Resumen del libro

La revolución Puma

Por: Rolf-Herbert Peters

Cómo una especie en extinción se convirtió en el principal depredador entre las marcas deportivas con más estilo
Lectores 234
Favorito 12
Comentarios 0
A+

Introducción

 

Desde su fundación hace más de seis décadas, Puma ha recorrido un largo camino lleno de transformaciones importantes y grandes éxitos que, junto con algún que otro fracaso, le han servido para consolidarse como uno de los principales fabricantes de calzado deportivo en el mundo actual. Su travesía ha sido la de la innovación, el espíritu de superación, el diseño, la calidad y la creatividad durante los mandatos de cada uno de sus gestores a lo largo de estos años.
Fundada como empresa familiar, Puma ha experimentado muchos cambios societarios y directivos. Los protagonistas de la mayoría de ellos han sido Rudolf Dassler y Jochen Zeitz.
Rudolf Dassler tuvo un papel central como fundador y primer gran impulsor de Puma. Obsesionado con ser líder y decidido a conseguir su objetivo, fue el responsable de la internacionalización de la compañía y del primer posicionamiento de la marca como sello de distinción y calidad. Junto con su hijo Armin, quien perseguiría con idéntica constancia y tesón el empeño marcado por su padre, firmaría acuerdos con deportistas míticos como Pelé, Boris Becker o Maradona, que elevarían la marca del gran felino al imaginario de los amantes del deporte.
No menos importante fue el papel de Jochen Zeitz, quien hizo que Puma renaciera de sus cenizas y ocupe hoy un lugar de privilegio entre otras marcas de culto, adoradas con fervor por sus seguidores. Cuando Zeitz tomó las riendas, la empresa estaba al borde de la desaparición por errores de gestión de quienes no entendían el verdadero poder de su logotipo, y fue capaz de guiarla hasta la posición de privilegio que disfruta en la actualidad.
Es en gran medida mérito de Zeitz y su equipo que la marca sea percibida hoy como líder en estilo e innovación, con un espíritu libre y original. Su imagen se asocia a grandes firmas de moda, al talento y la creatividad, a África y sus selecciones de fútbol, a Jamaica y su insuperable velocista Usain Bolt, a la innovación tecnológica de las grandes escuderas de fórmula 1, al compromiso de su alianza con United for Africa y las diferentes políticas de responsabilidad social corporativa en su implantación global.

Los hermanos Dassler

Rudolf y Adolf Dassler fueron socios desde la fundación de su fábrica conjunta de zapatos en la segunda década del siglo XX, en la pequeña ciudad bávara de Herzogenaurach, hasta que una disputa separó sus caminos. Aquella pelea fue el origen de las dos grandes futuras empresas de calzado deportivo, Puma y Adidas, que a partir de ese momento iban a sumergirse en una enconada lucha de intereses comerciales.
El espíritu de empresa y la energía inagotable de dos hermanos tan diferentes durante las primeras fases de su imperio fueron realmente impresionantes. Los Dassler fueron de los pocos fabricantes que consiguieron dirigir su negocio común en una época turbulenta que vio la República de Weimar y el Tercer Reich, y que permanecieron a flote incluso después de la Segunda Guerra Mundial. Sus empresas de equipamiento deportivo, Adidas y Puma, dominaron el mercado durante los años setenta. Alentadas por su imparable empuje, estas dos organizaciones sobrepasaron la consideración de leyendas empresariales y se extendieron a los puntos más lejanos de la tierra.
En el verano de 1923, Rudolf Dassler se sentó con su padre y hermano alrededor de la mesa de la cocina y los tres tomaron la decisión de establecer su propia fábrica. Querían realizar el sueño de trabajar para ellos mismos, prosperar y disfrutar de la vida.
Sin capital inicial disponible, confiaron fuertemente en sus cualidades y sus contactos en la fase inicial. Adolf se declaró deseoso de volcar su experiencia fabricando calzado en una producción profesional, mientras que Rudolf emprendió la tarea de resolver los asuntos de la parte financiera y de compras. Ese mismo año la compañía Dassler se registró oficialmente y, a finales de año, ya registró unos beneficios que se podrían considerar respetables.
Pronto se hizo evidente que los hermanos Dassler habían dado en el clavo con sus ideas de calzado deportivo. Conocían las necesidades de los corredores por caminos resbaladizos, que coincidían con las de los futbolistas en césped mojado, y comenzaron a colocar tacos en la suela de los zapatos. A pesar de que técnicamente no era la mejor solución, las botas fueron un éxito y, solamente tres años más tarde de la apertura de la fábrica, la empresa registró unos beneficios que superaban los 17.000 marcos del Reich, un dinero considerable para la época.
Rudolf gestionaba las finanzas de la empresa y las estrategias de negocio con su característico estilo frío, aplastando cualquier signo de euforia. Su diario de entonces muestra de forma repetida referencias sobrias de las máximas del negocio de las mercancías: “Trabaja duro, nunca estés satisfecho con nada. Los hombres de negocios que están muy satisfechos no hacen progresos, un verdadero hombre de negocios no se duerme en los laureles”.
Cuando Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania en 1933, las condiciones de negocio para la empresa de los Dassler empeoraron. El entrenamiento paramilitar pasó a ser la preocupación principal y desbancó a los eventos deportivos. La producción de botas de fútbol cayó dos tercios y el comercio internacional se paralizó.
Aquel movimiento no pilló por sorpresa a los Dassler: Rudolf, en su calidad de director general, ya se había adelantado a la contingencia concediendo a la empresa suiza Graf la licencia para producir los zapatos Dassler en ese país. A cambio pagarían a los Dassler un 9% del precio de venta en concepto de derechos de patente. Al mismo tiempo, los hermanos Dassler estaban ampliando su catálogo con la oferta de calzado de niños, botas de esquí, zapatillas de lona para la calle y otros productos que estaban por venir.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Rolf-Herbert Peters

Rolf-Herbert Peters es periodista e historiador. Comenzó su carrera profesional en la editorial alemana Mark&Technik como responsable de las colecciones de negocios y tecnología. Después de haber publicado numerosos artículos y reportajes en un gran número de periódicos y revistas alemanas, se hizo cargo de la sección de medios en la revista Wirtschaftswoche, de donde pasaría a ser redactor jefe en BIZZ Capital. Desde 2002 escribe en la sección de Economía y Política de la revista Stern.

Ficha técnica

Editorial: LID

ISBN: 9788483560853

Temáticas: Management

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí