Vivir sin miedos
Resumen del libro

Vivir sin miedos

por Sergio Fernández

Cómo encontrar un camino lleno de significado en la vida y en el trabajo

Introducción

 

Vivir sin miedos no solo es deseable, sino también posible. Cada vez más seres humanos toman la decisión de vivir sin miedos y, gracias a ella, se convierten en otras personas, en una versión mejorada de lo que algún día fueron. Se han atrevido a comenzar de nuevo.
Vivimos en un momento de la Historia apasionante y decisivo. Es un período de cambios exponenciales en lo económico, en lo social, en lo personal y en lo espiritual. Es un momento en el que si queremos salir adelante, tenemos que atravesar un profundo proceso de transformación.
Este libro trata sobre cómo vivir de manera desenfadada, feliz y en paz. Habla de encontrar el sentido de nuestra vida y de nuestro trabajo. Nos propone vivir desde la serenidad, la confianza y la alegría.
Vivir sin miedos apela a nuestra responsabilidad. Por ello, más que ofrecer soluciones nos formula preguntas necesarias para poder vivir con confianza, con sentido, y para encontrar el sentido de nuestra vida. El autor comparte con nosotros las preguntas, las fuentes, las anécdotas y los ejercicios que nos facilitarán la inspiración necesaria para llegar a vivir plenamente y sin miedo.

Publicidad

Definir objetivos

Nos preocupamos demasiado del “cómo”, cuando lo que realmente importa es el “qué”. Únicamente con el “qué” muy claro merece la pena pasar a trabajar el “cómo”. Si tenemos un “qué” bien definido, el “cómo” se presenta mucho más fácil de concretar: cuando contamos con un “qué” poderoso entre las manos, el “cómo” se convierte en algo irrelevante y secundario.
Una de las preguntas cardinales que tenemos que formularnos como seres humanos es la de cuál es nuestra vocación, cuál es nuestra misión, cuál es el sentido de nuestra vida. Es preciso que nos hagamos esta pregunta una y otra vez hasta que sintamos con certeza que sabemos a qué hemos venido a este mundo.
Definir objetivos es imprescindible para cualquier persona u organización. No obstante, unos objetivos mal formulados, no acordes con la esencia, los valores y, sobre todo, la misión de la persona u organización acaban por distraer más que por iluminar. Por eso, más vale que sintonicemos con nuestro yo más profundo o ese potencial que cada persona, por mero hecho de serlo, lleva dentro. Escuchar nuestro ser más auténtico nos facilitará la tarea de encontrar un camino lleno de significado en la vida.

Publicidad

¿Cuál es su propósito en la vida?

Muchas personas no saben cuál es su misión en la vida. Alguna de las siguientes preguntas puede, tal vez, facilitarnos el proceso de descubrimiento de nuestro propósito en la vida:
  1. Cuando éramos niños o adolescentes, ¿cómo nos imaginábamos de mayores?, ¿qué soñábamos ser de mayores?
  2. ¿Hay algo en lo que seamos especialmente buenos? ¿Disponemos de algún talento o habilidad especial? Aquello en lo que somos buenos a menudo nos da la pista de cuáles son nuestros dones.
  3. Si alguien pudiera asegurarnos que nos quedan diez meses de vida… ¿a qué nos gustaría dedicarnos?
  4. ¿Qué haríamos si tuviéramos la certeza absoluta de que vamos a tener éxito?
  5. ¿A qué nos dedicaríamos si tuviéramos todo el dinero que pudiéramos llegar a necesitar para nosotros y para nuestros seres queridos?
Para que todas estas preguntas resulten realmente eficaces, necesitan de honestidad, compromiso y dedicación por nuestra parte. Honestidad, porque tenemos que estar dispuestos a aceptar la respuesta, sea cual sea. Compromiso, porque tenemos que estar preparados para tomar las decisiones que se deriven de ellas; si no, nada cambiará. Por último, dedicación, porque es posible que nos embarquemos en un proceso que lleve años, quizá toda una vida y tenemos que saber si estamos dispuestos a ello.
A veces se trata solamente de reconocer que esos dones están ahí, de asumir el regalo que la vida nos ha entregado. Se trata solo de respetar lo que es, de respetarnos en lo que nos ha tocado; y cuando escuchamos lo que es, lo aceptamos y decidimos emplearlo en servir a los demás, la vida escucha y responde. Muchas personas llevan una vida de espías, de doble personalidad, en la que juegan a ser una cosa que, secreta e íntimamente, saben que no son. El día que nos atrevamos a ser lo que somos, a brillar e iluminar a los demás con la luz propia que cada uno de nosotros tenemos, el mundo ya no será el mismo.

Publicidad

¿Juega, mira u organiza el partido?

Los espectadores de un partido de fútbol se entusiasman con los remates, se excitan con cada gol; se enorgullecen o se lamentan dependiendo de si su equipo es el ganador o el perdedor; son capaces de sentir la emoción del juego y su cuerpo es un hervidero de adrenalina. Pero, después de todo, solamente juegan veintidós. Los demás son espectadores. Disfrutan más o menos, pero el partido no depende de ellos. No pueden hacer nada más que vociferar o lanzar objetos al árbitro. En la vida también es así: unos pocos juegan; los demás miran.
Sin embargo, mirar es mucho más aburrido que jugar. Los que miran el partido de la vida en vez de jugarlo tienen un problema de falta de imaginación. El partido que se está jugando hace mucho ruido y puede crear el espejismo de que no hay más partidos, pero existen muchos más.
Si hay un partido que nos interesa debemos jugarlo o hacer lo que podamos para estar en él. Y si por el motivo que sea no podemos o el precio que hay que pagar por participar es demasiado alto, aún podemos hacer algo: crear una nueva liga o inventarnos un nuevo juego.
En Las 22 leyes inmutables del marketing, un concentrado de ideas clave sobre el tema, se afirma que si no podemos ser los primeros en una categoría del mercado, entonces debemos crear una categoría en la que seamos los primeros. Es una idea simple, pero provocadora.
Una destreza importante para desenvolverse en el mundo laboral es inventarse profesiones, actividades o trabajos que respeten los dones y las capacidades de cada persona. Por eso, si necesitamos buscar empleo, conviene que nos inventemos el puesto de trabajo y después que se lo vendamos al responsable. Buscar trabajo funciona igual que la seducción: es más fácil conquistar por insistencia que cambiando de objetivo cada cinco minutos.
Las empresas de hoy en día sufren un déficit de atención ocasionado por sobredosis de aspirantes. Los responsables de recursos humanos de las grandes empresas están aburridos de ver tantos candidatos para conseguir un puesto de trabajo. Los que quieran destacar tienen que ser capaces de decir algo realmente sensato y original a la vez; si no, serán rápidamente catalogados como simples aspirantes entre el montón. Por ello, conviene reflexionar sobre qué podemos mejorar en el servicio de la empresa en la que queremos trabajar y cerrar el foco; concentrarnos en algo pequeño y convertirnos en especialistas en eso.

Publicidad

¿Sabe ya que el mejor momento no existe?

Con cada situación en la vida sucede exactamente lo mismo: hay quien la siente como una magnífica oportunidad y quien la percibe como un desierto infecundo. Los hay que dicen: “Tengo que ver para creer”. Otros son más del tipo: “Tengo que creer para ver”.
Olvidamos con frecuencia que cada punto de vista es solamente uno de los puntos de vista posibles de una situación determinada. La misma calle no se ve igual desde la azotea que desde la acera, con unas creencias o con otras.
Si alguien nos habla de que la situación económica del país o el momento no es favorable, debemos escucharle, pero también ser conscientes de que en ese mismo momento hay una persona o negocio al que le va mejor que nunca. No hay ningún aspecto de la realidad que afecte a todos por igual.
En cualquier situación, de crisis o de bonanza, son muchos los que están esperando a que llegue un momento mejor que el presente para buscar trabajo o para poner en marcha una aventura empresarial. Sin embargo, una situación de ralentización económica puede ser buena por los siguientes motivos:
  1. Los modelos de negocio capaces de prosperar en situaciones de crisis serán negocios fuertes y consolidados cuando la situación económica cambie.
  2. Las situaciones difíciles obligan a jugar con mayor cautela. Los cálculos tienden a ser menos optimistas y la previsión de escenarios, más cuidadosa. Esto nos ayudará a curarnos de las sobredosis de optimismo, tan frecuentes cuando se comienza cualquier proyecto.
  3. En las situaciones de crisis el dinero tiene miedo, por lo que hay que trabajarse más las ideas para encontrar financiación o apoyo. A su vez, esto hace que las ideas se maduren y concreten más antes de salir al mercado.
Si algo tienen de positivo las situaciones difíciles es que capacitan a las personas que las experimentan, les hacen tomar conciencia de que pueden ir más allá de los límites que la situación actual les impone, sin detenerse a reflexionar mucho tiempo si se trata del mejor momento o no.

Publicidad

¿Se equivoca con frecuencia?

Fracasar, entendiendo por ello no conseguir los objetivos que uno se ha propuesto a priori, antes o después es inevitable. Lo importante es elegir con extremo mimo y cautela esos objetivos, actuar de acuerdo con los valores y principios de uno mismo, y pasárselo lo mejor posible por el camino. Eso es el éxito antes del éxito.
Con esta estrategia siempre ganamos: probar a hacer lo que sinceramente deseamos. Lo conseguimos o no, pero siempre ganamos porque cada día de nuestras vidas estaremos felices y orgullosos de lo que hacemos. No menos importante es que actuemos siempre de acuerdo con nuestros valores. Si lo hacemos así, seremos invencibles. Da igual lo que suceda o deje de suceder: de antemano habremos ganado.
Vivimos en un mundo en el que está desprestigiado el error y donde equivocarse está mal visto. Todo el mundo quiere tener éxito, y es normal. Pero no se puede acertar sin equivocarse. Son las dos caras de una misma moneda. Cuanto más nos equivoquemos, más cerca estaremos de vivir la vida que deseamos. No hay recompensa sin riesgo. El aprendizaje es más rápido si sabemos interpretar correctamente el error.
En cualquier caso, nos equivoquemos o acertemos, hemos de recordar la lección de Epicteto: “No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que hacemos con lo que nos sucede”.

¿Aún no se ha dado cuenta de que lo que hace no le interesa a nadie?

El spot publicitario ha ganado la batalla al resto de los formatos de comunicación. Lo ha hecho porque lo audiovisual es más fácil de entender que lo escrito, pero sobre todo porque apela a la emoción más que al intelecto. Además, la publicidad es capaz de resumir y quedarse con lo esencial, algo que, en un mundo saturado de información, se agradece.
El problema de que el spot haya ganado es que ha impuesto una pequeña dictadura: lo que no es breve y divertido no genera ningún interés. Hoy se impone la dictadura de lo concreto o la economía de la atención: cada vez resulta más difícil conseguir la atención de los demás.
Los hechos son contundentes: el que no es capaz de comunicarse de manera clara, divertida y concentrada en lo esencial aburre y no logra captar la atención de otras personas.
Y si, además de breves, somos concretos, comprobaremos que, entre otras cosas, nuestras relaciones mejoran. Ser breve es una señal de buena educación, porque respeta el tiempo y la energía de los demás.
Con frecuencia personas con ideas o proyectos brillantes fallan precisamente a la hora de exponerlos públicamente con el consecuente lastre que eso supone para su crecimiento. La causa radica normalmente en que no son capaces de explicar a su interlocutor claramente lo que ofrecen. En este sentido nos pueden ser útiles tres preguntas sencillas, pero de eficacia abrumadora:
  • ¿Somos capaces de contar en dos líneas lo que proponemos o lo que contamos?
  • ¿La otra persona lo ha entendido? ¿Seguro?
  • ¿Lo hemos conseguido hacer sintéticamente?
Esta es la prueba de una comunicación eficaz.

¿Tiene trabajos o proyectos?

El empleo-estable-para-toda-la-vida está amenazado de muerte en Occidente. Vivimos un tiempo de cambios excepcionales y acelerados. El mundo laboral no volverá a ser como antes y muchas personas se quedarán descolgadas ante este gran tsunami.
Tener un solo cliente es una temeridad para cualquier empresa. Esta es la lección número uno de cualquier emprendedor y debería serlo para cualquier trabajador también. Trabajar para una sola empresa se está convirtiendo progresivamente en una opción cada vez menos sensata y más imprudente y arriesgada.
La tendencia actual del mundo del empleo es que los trabajos por cuenta ajena están en retroceso; trabajar por proyectos es la nueva tendencia, especialmente para aquellos sectores que trabajan con el talento, la creatividad, la innovación, la información o el conocimiento. Desaparece el trabajo y llega el proyecto. El modelo de la era de la información se parece mucho al que ya lleva funcionando mucho tiempo en Hollywood. Allí las personas trabajan por proyectos: se forma un equipo para sacar adelante una producción cinematográfica y, cuando la terminan, el equipo lo festeja. Después se despiden y esperan o buscan otra oportunidad para trabajar juntos.
El talento es lo que diferenciará a unos trabajadores de otros. El tiempo en que el talento no tenía otro remedio que trabajar para compañías grandes, medianas o pequeñas se ha terminado. Se impone el proyecto y, con él, la libertad, con todas las consecuencias, positivas y negativas, que acarrea.
Los productos de marca blanca tienen dos características en común: una calidad por lo general alta, o al menos muy aceptable, y un precio muy competitivo en su relación calidad-precio. Pero tienen el problema de ser fácilmente sustituibles. No son percibidos como algo especial y carecen de personalidad.
Algo parecido sucede con todos aquellos profesionales que, teniendo una buena calidad, son, sin embargo, fácilmente sustituibles. Por tanto, a la hora de buscarnos un empleo conviene que pensemos en qué podemos ser diferentes. Este es el único salvoconducto que podría ayudarnos a pasar el filtro.
Puede que los trabajos se encuentren en peligro de extinción, pero jamás ha habido tantas oportunidades de hacer dinero, de dedicarse a profesiones tan diversas, de ocuparse en nichos de mercado tan dispares y, a veces, hasta casi disparatados, y de facilidades para comenzar un proyecto empresarial como en este momento de la historia.
Podemos, con una inversión mínima, montar una tienda que hará competencia a una misma tienda de una compañía multinacional. Y si no disponemos de la información para hacerlo, podemos acceder a ella de manera gratuita o prácticamente gratuita. En la sociedad de la información, el activo más importante es la información. Y el umbral de entrada para acceder a ella nunca ha estado tan bajo.

¿Vende o evangeliza?

Los grandes públicos ya no existen: son un espejismo de la era industrial. Sobreviven gracias a la inercia del pasado. Hoy en día, a casi nadie le gusta comprar lo mismo que otros diez millones de personas. En el consumo, como en el amor, nos gusta sentirnos únicos, nos gusta formar parte de una comunidad.
Es el momento de los nichos, de los pequeños grupos de consumidores. Las cosas nos irán bien si desarrollamos un concepto potente en un nicho de mercado. Se trata de encontrar una idea que no necesite clientes, sino que genere conversos, que tenga seguidores, que tenga tribu; solamente después hay que buscar el producto.
Los seres humanos estamos locos por asignar a nuestro consumo significados que van más allá del producto o servicio propiamente dichos. Una persona no compra Mac, compra ser artista. Una persona no compra el motor de una Harley-Davidson, compra el salvoconducto para sentirse joven poniéndose una chupa de cuero. Una persona no compra el menú de El Bulli, compra formar parte de la elite. Solamente duran las empresas que venden algo que va más allá del producto, que proponen una manera concreta de mirar el mundo, que sugieren una forma de estar en vida. Las instituciones religiosas son las que mejor lo han sabido hacer: son organizaciones que han sobrevivido miles de años y lo hacen porque proponen ideas ferozmente potentes y sencillas. Hay que simplificar todo lo que podamos.
La diferencia entre vender o evangelizar es la diferencia entre ofrecer átomos o bits. Si vendemos átomos, antes o después llegará alguien que fabricará u ofrecerá lo que hace más barato o mejor que nosotros. Si vendemos bits, antes o después, esa persona llegará también, pero aquí entran en juego las emociones y lo tendrá más difícil: todos sabemos que cambiarse de pareja, de religión o de amigos cuesta un poco más que cambiar de una marca con la que no tenemos ninguna vinculación emocional.
El comercio es cada vez más emocional. El término “proposición única de venta” (o unique selling proposition, USP, en inglés) lo acuñó Rosser Reeves haciendo referencia a una característica que compartían las campañas publicitarias de éxito a partir de los años cuarenta: ofrecían al consumidor solamente una característica del producto. Cuanta más información hay en el ambiente, mayor es la necesidad de síntesis. No podemos contarlo todo sobre nuestro producto o servicio, es preciso seleccionar solo una idea. El concepto de propuesta emocional de venta da una vuelta de tuerca más a esta idea: esa propuesta única tiene que incidir en el lado emocional, ya que los seres humanos actuamos más desde lo emocional que desde lo racional. Tenemos que encontrar una propuesta sexy e irresistible.
Primero sentimos y luego pensamos: por eso, es más eficaz evangelizar que vender, porque se dirige a lo emocional.

¿Deja el tiempo necesario?

En ocasiones, contar con el mejor equipo, los recursos necesarios, una fuerte determinación y una poderosa idea no es suficiente… Hasta el mejor avión necesita de una pista de despegue lo suficientemente larga como para poder despegar.
Si estamos reescribiendo el guion de nuestras vidas, es posible que estemos ansiosos por ver los resultados, pero con frecuencia el momento oportuno solamente llega cuando ha transcurrido un tiempo cronológico adecuado. Hay procesos o proyectos cuya consecución conlleva necesariamente cierto tiempo y que exigen al que lo acomete la paciencia necesaria para que ese tiempo transcurra. En la sociedad del clic es fácil olvidarse del valor de la constancia.
El árbol del bambú proporciona una metáfora muy poderosa para comprender cómo funcionan ciertos procesos. Esta planta tiene posiblemente el crecimiento más rápido de todas las especies y llega a superar los treinta metros por mes. Sin embargo, para que esto suceda es preciso dejarle a la semilla el tiempo necesario para que comience su crecimiento: alrededor de siete años. El bambú emplea estos siete años en expandir sus raíces para posteriormente poder crecer a un ritmo vertiginoso. Con ciertos procesos sucede lo mismo: necesitan de un tiempo determinado antes de manifestar sus frutos.
Cuando nos encontremos cansados de trabajar en una situación que no acaba de ofrecer los resultados esperados, es bueno que recordemos la metáfora del bambú y nos preguntemos si no será que nuestro árbol necesita más raíces. Si ese es el caso, conviene que sigamos regando y abonando el terreno; cada semilla requiere un tempo diferente antes de empezar a dar frutos. No hay piedra que pueda resistir la erosión de una gota que caiga durante el tiempo necesario.

¿Es fan de su gente?

Las investigaciones están poniendo de manifiesto algo que muchos habíamos descubierto de manera más o menos intuitiva: las expectativas que ponemos sobre el comportamiento de los demás acaban influyendo sobre nuestro comportamiento.
En otras palabras, si decimos a nuestra gente lo mucho que la apreciamos, lo que hacemos es contribuir a que ese afecto siga vivo en el futuro. Y si le decimos a otra persona lo bien que hace algo o que valoramos lo mucho que lo está intentando, estaremos incentivando (y casi incitando a que esa persona dé lo mejor de sí misma para no defraudar la expectativa que ha depositado en ella).
Los seres humanos mostramos una gran sensibilidad a las expectativas que depositan sobre nosotros, y tomar conciencia de ello puede cambiar profundamente las relaciones que mantenemos con otras personas. Según Bernabé Tierno, “una de las mejores maneras de corregir ciertos defectos es atribuir ostensiblemente a quienes los tienen las virtudes contrarias”.
Hacerse fan de nuestra gente es una de las prácticas que, con menos esfuerzo, mayores cambios puede ejercer a nuestro alrededor. Incluso podemos ir un paso más allá y ayudar a los que nos rodean a que se conviertan en seguidores de sí mismos. Aumentar los niveles de autoestima de las personas de nuestro entorno hará más satisfactoria nuestra vida y la de los demás.

¿Cuál es su nivel de compromiso?

Si nuestro compromiso con nuestros proyectos, nuestra gente y nuestra vida no es de diez, deberíamos reflexionar sobre ello. Si hacemos algo, hagámoslo y, si no lo queremos hacer, no lo hagamos. Si nos embarcamos en un proyecto, demos lo máximo de nosotros mismos y no nos permitamos estar en el presente sin estar.
Esta idea de dar lo mejor en todo momento no es nada nueva. Hace miles de años, los toltecas, pueblo del sur de México, hicieron mención a esta idea en Los cuatro acuerdos:
  1. Sé impecable con tus palabras.
  2. No te tomes nada personalmente.
  3. No hagas suposiciones.
  4. Haz siempre tu máximo esfuerzo.
El texto de Los cuatro acuerdos afirma que el último compromiso, “haz siempre tu máximo esfuerzo”, es el que permitirá que los tres primeros se conviertan en hábitos.
No debemos permitir que nuestra mente se distraiga. El nivel de lo que es un compromiso diez va a variar de una persona a otra y de un momento a otro. Pero si, de entrada, el compromiso no es total, hay un problema de falta de actitud que, probablemente, conducirá a falta de resultados.
Un buen ejemplo de la actitud de compromiso total lo encontramos en la Historia: cuentan que cuando Hernán Cortes inició la conquista de México quemó las naves para impedir que sus hombres pudieran retroceder o huir y lograr una entrega absoluta de sus guerreros en la batalla. Sin barcos, solo existía una opción: luchar para ganar o morir capturados. Quemar las naves es comprometerse y apostar genuinamente por lo que uno quiere.

¿No intentará ser el mejor?

Todos podemos ser excelentes en lo que hacemos. La excelencia es un regalo que las personas inteligentes se hacen a sí mismas y para eso da igual dónde nos encontramos o lo que hagamos.
Cuando le preguntaron a Conrad Hilton cuál era la lección más importante que había aprendido en su larga carrera, el fundador de la cadena de hoteles respondió: “Acordarse de meter la cortina de la ducha dentro de la bañera”. Ser excelente es estar pendiente de los pequeños detalles de la vida. Quien no cuida lo pequeño, nunca llegará a lo grande.
Multitud de películas de mafiosos (Casino, Atraco perfecto, El padrino, Atrapado por su pasado, El Funeral…) nos ofrecen en este sentido una importante lección: el imperio suele derrumbarse como consecuencia de descuidar un pequeño detalle al que nadie ha prestado atención. La excelencia es prestar atención a los detalles.
Cuidar los pequeños detalles es vivir espiritualmente. Lo sutil se manifiesta en el detalle y en lo pequeño. No hay nada que nos impida mejorar el mensaje de nuestro contestador en este mismo momento. No hay nada que nos impida mejorar la presentación de los alimentos en los platos de nuestra casa o empezar a servir bien la mesa hoy mismo. No hay nada que nos impida mejorar algún aspecto de nuestro trabajo empezando desde este mismo día.
Esperar a que se presente la oportunidad ideal para ofrecer lo mejor de uno mismo es una trampa mortal, porque eso nos lleva a una vida de refilón y de puntillas, a una vida con sabor a comida de hospital.
Aspirar a ser el mejor implica comparación. Pero la comparación obvia algo fundamental: cada ser humano es un milagro único y, por tanto, incomparable. Lo que sí tiene sentido es ser excelente en lo que hacemos y en lo que vivimos, porque eso implica actualizar nuestro potencial y ser, cada día más, lo que somos y lo que hemos venido a ser.

¿Hace las cuentas?

La pregunta inofensiva “¿sabe cuánto gana por hora?” encierra el potencial para cambiar la vida profesional de una persona. Conocer ese dato nos proporcionará una información de extraordinario valor para tomar decisiones en lo referente a nuestra vida laboral. Es posible que, después de conocerla, sigamos haciendo lo mismo, pero con la diferencia de que lo estaremos haciendo desde la responsabilidad y el conocimiento, y no desde la inconsciencia o la inercia.
El cálculo se hace de la siguiente manera: hemos de calcular el sueldo o ingresos brutos totales correspondientes al año pasado. Restarles los impuestos que pagamos para obtener el neto. Luego descontamos todos los gastos asociados a ese trabajo o actividad: gasolina, gastos por kilometraje, parte proporcional de la compra de vehículo, ropa, maquillaje, peluquerías, complementos, comidas y desayunos fuera, teléfono, posiblemente libros o revistas para mantenernos actualizados, etc. Ahora ya tenemos el neto real que tendremos que dividir entre el número de horas totales que trabajamos el año pasado, con el transporte y horas muertas a la hora de comer incluidas. El resultado seguro que nos sorprende.
Tras hacer este ejercicio, una mujer llegó a la conclusión de que en lugar de trabajar en su sofisticada agencia de comunicación, en términos económicos, le resultaba más conveniente trabajar como cajera en la cadena de supermercados que estaba junto a su casa; el salario neto por hora era incluso ligeramente superior una vez descontado el dinero y tiempo de transporte, la ropa elegante, las comidas fuera de casa y alguna que otra hora extra en períodos cada vez menos puntuales. Además, con el cambio desaparecería el estrés laboral derivado de su responsabilidad. En consecuencia, la mujer dejó la agencia y comenzó una nueva andadura profesional. Su ejemplo refleja una situación que sucede en más ocasiones de las que parece: trabajos con cierto prestigio o reconocimiento social, cuando se hacen bien las cuentas, están igual o incluso peor remunerados que otros de baja cualificación.
Otro ejercicio profundamente revelador es el de llevar la contabilidad personal de cada gasto que hagamos en un mes. Por ingenuo que parezca, la práctica de anotar en una libreta cada gasto que acometemos, por insignificante que sea, nos hará tomar consciencia de cómo es nuestra relación con el dinero, de cómo lo gastamos y de cuánto nos cuesta aquello que consumimos.
En la misma línea, un ejercicio no menos interesante es el de llevar una contabilidad personal del uso del tiempo. Anotar cada día cuánto tiempo le hemos destinado a cada cliente, proyecto o trabajo nos proporcionará una información cuya utilidad puede hacernos cambiar completamente nuestra relación con el trabajo.
Es evidente que no debemos tomar decisiones basándonos exclusivamente en estos cálculos. Sin embargo, nos dan una idea global de cómo estamos empleando nuestros recursos.

¿Sigue el ejemplo de los malabaristas?

Cada malabarista puede hacer malabares con un número determinado de objetos. Si el límite se encuentra en cinco pelotas, por ejemplo, únicamente introduciendo una bola más, todas las pelotas se irán al suelo, y no solo la que entró en último lugar.
Cada persona tiene un límite de tareas que puede cumplir. Incluso un límite de personas con las que puede relacionarse. Sin embargo, establecemos o mantenemos una multitud de relaciones que no nos llevan a ninguna parte y desarrollamos actividades que nos restan tiempo, energía y que pueden, a veces, hacernos colapsar.
Estamos sometidos a una cantidad ingobernable de estímulos que nos distraen y apartan de lo esencial. Necesitamos focalizar nuestra energía en lo realmente importante y eliminar sin contemplación todas las distracciones.
Reducir nuestras comunicaciones por correo electrónico. Cada mañana leemos decenas de correos electrónicos que nos dejan desconcentrados para el resto del día. Y lo más grave es que muchos de ellos son completamente inútiles: puro ruido generado por un sistema laboral que obliga a las personas a escribir correos para rellenar ocho horas.
Un estudio de Hewlett Packard pone de manifiesto que estar continuamente pendiente del correo electrónico puede reducir hasta diez puntos el cociente intelectual.
Por su parte, algunas compañías en el Reino Unido están introduciendo una política de e-mail free Friday, los viernes libres de correos electrónicos. El objetivo de esta medida es incrementar la productividad y la comunicación verbal entre sus empleados.
Reducir nuestro consumo televisivo. Hoy por hoy, salvo honrosas excepciones, lo único que hace la televisión es distraernos de lo que realmente es importante en nuestras vidas. Si apagamos el televisor, a lo mejor nos damos cuenta de que tenemos familia o amigos.
Reducir nuestro consumo de otros medios de comunicación. No vamos a estar mejor informados solo por leer prensa y escuchar la radio todo el día. Si no somos realmente selectivos con los programas que escuchamos y con lo que leemos, nos estaremos metiendo una sobredosis de información en el cuerpo que no nos beneficia y que nos impedirá pensar con lucidez.
Apuntarse al minimalismo como forma de vida. Compramos cosas y más cosas, e incluso cuando no queremos comprarlas nos vemos obligados, porque las que tenemos se estropean irremediablemente y cada vez en menos tiempo gracias a esa luctuosa y lamentable invención del marketing que es la obsolencia calculada.
Apuntarse al minimalismo significa reducir nuestro consumo de manera radical. Acostumbrarse a poseer solamente lo realmente necesario. Lo demás, si nos resulta realmente imprescindible, lo podemos alquilar. Una de las mejores maneras de atraer el éxito en cualquier cosa que nos propongamos en la vida radica en convertirnos en minimalistas y en que conozcamos el número máximo de malabares con el que nos manejamos bien. Debemos escoger únicamente los malabares realmente importantes y eliminar el resto sin piedad.
Limpiar los armarios, tirar todo lo que llevemos más de un año sin usar. Relacionarnos solo con las personas que sean especiales en nuestra vida y con las que tengamos una verdadera relación de amor y apoyo mutuo. Cada vez que queramos comprar algo, conviene que nos preguntemos si de verdad nos hace falta; a lo mejor nos damos cuenta de que no era tan necesario y de que en realidad compramos para suplir carencias emocionales. Hacer todo esto nos ayudará a concentrarnos en lo esencial, sea eso lo que sea para nosotros.

¿Disfruta del camino?

El camino es al menos igual de importante, si no más, que el destino. Valoramos la meta como lo importante y olvidamos que tan solo podremos experimentar algo parecido a la felicidad cuando aprendamos a disfrutar del camino y de nuestro proceso de transformación interior por estar en él.
Comprender el precio del camino que uno quiere recorrer y estar dispuesto a pagarlo es una de las pocas condiciones que nos exige la vida para que podamos disfrutar del viaje. Cada carretera tiene un precio y conviene que nos informemos minuciosamente del peaje que nos impondrá la que queremos transitar y que nos preguntemos después si lo pagaremos con gusto; de lo contrario, ese viaje no nos merecerá la pena.


Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Sergio Fernández
Sergio Fernández nació en Madrid y es coach, formador y consultor especializado en instituciones públicas en su propia marca, www.developia.es; realiza, además de asesoramiento en coaching, planes de comunicación, vídeos institucionales, sitios web, diseño gráfico y formación en comunicación. Emprendedor y solucionador de problemas, desde 2003 es responsable de comunicación de un conocido ayuntamiento de la Comunidad de Madrid. Colaborador de diferentes medios de comunicación, lidera el espacio radiofónico Pensamiento positivo sobre desarrollo personal y psicología práctica.
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí