Pasión en el trabajo
Resumen del libro

Pasión en el trabajo

por Lawler Kang

Un método para replantearnos nuestra carrera profesional identificando nuestras pasiones y sueños

Introducción

 

Los sueños se alcanzan bajo tres premisas inexcusables: definiéndolos adecuadamente, considerándolos como objetivos e ideando planes concretos para llevarlos a la práctica. Por eso, nosotros mismos somos los creadores de nuestro propio destino y controlamos el tiempo y coordenadas de nuestras vidas.
Pocas personas pueden jactarse de estar viviendo sus sueños. En vez de ello, la mayoría de la gente piensa en unos beneficios a corto plazo y en cómo mantener un nivel de vida que sube constantemente. Intentan encontrar en vano el equilibrio entre su tiempo, su energía, su trabajo y su vida. El trabajo a menudo aparece bajo una luz desfavorable: si el trabajo gana, entonces la vida pierde, o viceversa. El hecho es que ese equilibrio es imposible. Ello se debe a que el trabajo es una parte integral de la vida, no su contrapartida. Hay que sentir la misma pasión por el trabajo que por la vida. El secreto para lograrlo consiste en reemplazar la palabra “equilibrio” por la de “prioridad”. El éxito de nuestras acciones, sean trabajo, ocio, niños, etc., depende de nuestra capacidad para establecer unas prioridades en el tiempo de nuestras vidas. Aunque la diferencia entre “equilibrio” y “prioridad” puede parecer insignificante, una vez asumida serán enormes sus implicaciones para la manera en que vemos, estructuramos y llevamos adelante nuestras vidas. Por ejemplo, si por nuestro deseo de progresar y tener un mejor sueldo en una empresa, vamos aceptando más responsabilidades, puede que cada vez encontremos menos tiempo para nosotros mismos, hasta que toquemos un límite y entonces sea necesario modificar las prioridades aun a costa de los objetivos iniciales.

 


Publicidad
Ofertas en las tiendas Amazon: libros, informática, teléfonos, fotografía, televisión, moda

El proceso de búsqueda de la pasión

Se trata de un proceso que nos ayuda a encontrar respuesta a algunas preguntas simples, pero difíciles de contestar, que afectan a cada detalle de nuestra vida diaria: saber qué es lo que hacemos y por qué lo hacemos. Cada una de las respuestas que demos nos servirá para progresar en la conciencia de quiénes somos, qué es lo que queremos y cómo podemos alcanzar nuestros objetivos. Todas ellas configuran un marco que nos facilita una vida feliz. Las cuestiones, y sus respectivas respuestas, son las siguientes:
  1. ¿Cuál es nuestra misión? Pasión.
  2. ¿En qué somos los mejores? Competencias.
  3. ¿Qué es lo más importante para nosotros? Prioridades.
  4. ¿Cómo nos lanzamos al mercado? Plan.
  5. ¿Cómo financiamos nuestro plan? Prueba.
Sin la primera respuesta, la búsqueda de una vida con sentido, libertad y felicidad puede resultar frustrante. A cambio, incluso una mínima presencia de pasión resulta ser un catalizador de nuestras opciones laborales, sociales y de ocio. La segunda respuesta exige de nosotros combinar nuestras habilidades innatas, valores y experiencias adquiridas para diseñar una herramienta personalizada que nos sea útil en cualquier senda vital que elijamos: nos indica cómo actualizar nuestra misión y pasiones en diferentes entornos a lo largo de la vida. La tercera respuesta, las prioridades, nos ayuda a definir la importancia de los aspectos específicos de nuestro presente y futuro, asumiendo que algunos de ellos deben ser relegados a favor de otros. La cuarta –un plan- es el mapa para las excursiones que queremos emprender y debe estar basada en la apertura hacia todo tipo de riesgos, en particular los económicos. La última respuesta es la más importante, puesto que somete nuestras acciones a verificación y nos incita a buscar toda clase de apoyos para evitar el fracaso.
Aunque estas ideas no son nuevas, en el mundo de los negocios ninguna de ellas se ha utilizado hasta ahora para mejorar nuestra vida personal. Su empleo, consistente en pequeños y reiterados cambios en nuestra actividad diaria, es lo que les confiere el poder, la exhaustividad y la facilidad de ejecución. Los cambios, aun siendo mínimos, resultan al principio difíciles de llevar a cabo porque nos adentran en un terreno todavía nuevo y desconocido, pero su fin es hacernos vivir de acuerdo con nosotros mismos. La adopción de ciertos cambios se hace por separado (si lo que queremos, por ejemplo, es conseguir que nuestro trabajo actual resulte más apasionante) o en su conjunto, siendo esta última opción la más recomendable.
La pasión. Una sencilla definición de lo que es la pasión afirma que se trata de lo que nos gusta hacer sin que nos paguen por ello. En esta concepción se encuentran subsumidos dos elementos: la misión y las “meta-pasiones”. La misión es aquello para lo que hemos nacido, lo que nos arrastra y en lo que despuntamos sobre los demás. Por su parte, las “meta-pasiones” son aquello que haríamos si nos viéramos en la situación de que nos quedara un solo año de vida. Se trata de los porqués ocultos detrás de afirmaciones como “me gusta el trabajo en equipo”, “me gusta el voluntariado”, “me gusta cocinar”, etc. Podemos tener una o más misiones, dependiendo de nuestra circunstancia vital. Esta puede ayudarnos a realizar, cambiar o redefinir esas misiones. Lo esencial es contar con nuestras propias misiones: el desafío consiste en llevarlas a la práctica utilizando nuestras “meta-pasiones”, fuerzas y prioridades presentes y futuras. Por ejemplo, alguien como un bombero utiliza su “meta-pasión” arriesgando su vida para cumplir su misión, que consiste en salvar las vidas de los demás.
Para descubrir cuáles son sus pasiones, hay quien utiliza la conocida técnica de la “lluvia de ideas”, que suele constar de cuatro pasos:
1- Establecer el marco. La primera pregunta por responder es: hasta ahora, ¿qué experiencias vitales nos han hecho disfrutar? A la conclusión se llega deductivamente, a partir de los aspectos de esas experiencias que nos desagradaron.
2- Identificar logros. Para ello, se analizan el currículo, las aficiones, el qué y el cuándo y la inspiración. Examinar el currículo conlleva responder a lo siguiente:
  • ¿Qué fue lo que nos satisfizo del trabajo que desempeñamos para el empleador A? ¿Nos sentiríamos orgullosos de relatar nuestra experiencia en ese puesto?
  • ¿Qué fue lo que nos gustaba de la Universidad B: su espíritu, su filosofía, los estudiantes con quienes compartimos experiencias?
  • ¿Qué oportunidades extracurriculares hemos buscado en los dos ámbitos anteriores? ¿Se trató de algún deporte, del gusto por debatir?
Las aficiones deben representar lo que verdaderamente nos entusiasma hacer cuando no estamos trabajando; identificarlas es de suma importancia, porque contienen el germen de lo que luego puede convertirse en nuestro trabajo. Tienen la capacidad de ayudarnos a descubrir nuestra misión. Para ello, interrogarnos sobre el qué y el cuándo nos conduce a intentar determinar aquello que alguna vez (durante la adolescencia o la juventud, por ejemplo) nos gustaba hacer. Asimismo, para descubrir la inspiración podemos evocar a ciertas personas e intentar recordar qué fue lo que ellos nos inspiraron (profesores, algún familiar, un hombre de negocios, etc.). Lo que nos admira en los demás puede facilitarnos una idea de cómo ejercitar nuestras pasiones.
3- Identificar “meta-pasiones” potenciales. Para ello hay que considerar por qué nos satisfacen nuestros logros pasados y presentes, por qué dedicamos nuestro tiempo y recursos a esos fines en concreto, ya sea el deseo de comprender, de ayudar a los demás, de ser creativo, de practicar un determinado deporte, etc.
4- Buscar modelos en todo lo anterior. Para finalizar, conviene comparar los resultados de los pasos precedentes para encontrar los temas recurrentes y así descubrir lo que conecta y envuelve nuestras “meta-pasiones” y logros (por poner tan solo un ejemplo: el deseo de ofrecer un servicio al cliente como nunca se había hecho antes).
Para que de todo este proceso se obtengan resultados, tanto a corto como a largo plazo, debemos considerar nuestra pasión, sea cual sea, como si fuera nuestro cónyuge. No podemos avergonzarnos de ella delante de nadie ni tampoco rechazar las quejas que nos puedan dirigir. Necesitamos entablar un diálogo constante con ella y dedicar años de nuestra vida a la relación, hacer cualquier cosa que fuera preciso para salvaguardarla y seguirla hasta el fin del mundo si hiciera falta. De igual manera, tenemos que poder encontrar en nuestra pasión el apoyo y la energía necesarios cuando estos nos falten.
Las competencias. Para descubrir nuestra competencia, es decir, aquello en lo que mejor nos desempeñamos, hay cuatro cuestiones capaces de servir de guía:
  1. ¿Cuál es nuestra capacidad innata?
  2. ¿Qué es lo que nos gusta hacer por encima de todo lo demás?
  3. ¿Cuáles son nuestros valores personales?
  4. ¿Qué experiencias vitales queremos aprovechar y realizar?
Estos cuatro interrogantes se refieren a todas las facetas de nuestra vida y no sólo a las que resultan decisivas para nuestro trabajo. Las respuestas a cada uno de ellos son en sí mismas relevantes; combinadas, representan una inmensa fuente de sinergia y poder. La conjunción con nuestras “meta-pasiones” y misiones nos ofrecerá los datos necesarios para indagar en nuestras opciones específicas de trabajo.
Nuestra capacidad innata para hacer algo. Todos los seres humanos poseemos una serie de valiosas características y capacidades que nos pertenecen sólo a nosotros y, al mismo tiempo, carecemos de otras y necesitamos mejorar algunas. No obstante, cabe la posibilidad de no ser conscientes de nuestras fuerzas y debilidades o de ignorar cómo las perciben los demás en determinados contextos. Por ejemplo, quizá obtenemos resultados excelentes en la práctica de una determinada función, pero por ciertas razones -tales como la cultura corporativa, el sector o la dirección-, nuestras habilidades no pueden desarrollarse en su plenitud. Aunque sea cierto que podemos desempeñar un buen trabajo en muchos puestos diferentes, es preferible intentar conseguir resultados extraordinarios en una o dos funciones y dejar a los demás que hagan lo mismo en sus respectivos campos. Como ilustración de esto último, pensemos en la parábola china sobre los dos jarrones que utilizaba un alfarero para transportar agua desde la fuente a la ciudad. En una ocasión, uno de los jarrones se golpeó y se le abrió una grieta, así que ese día el alfarero solo consiguió transportar en ese jarrón la mitad del agua que solía. No obstante, el alfarero continuó usándolo hasta que pasado un año, el jarrón le preguntó por la razón de su comportamiento. El hombre le respondió que se fijara en las flores que habían brotado en el camino sobre los lugares en que caía el agua que se perdía por la grieta: esa capacidad única del jarrón había posibilitado la germinación y el crecimiento de las flores e hizo que el alfarero lo conservara. En la parábola, lo primero que llama la atención es que el alfarero deja al jarrón ser él mismo y realizar una tarea para la que estaba singularmente cualificado; en segundo lugar, algo que a primera vista aparece como un defecto o punto débil, resulta en realidad una virtud en el contexto adecuado.
Lo que nos gusta hacer. Para llegar a ser los mejores, tenemos que mostrar que somos excepcionales en lo que hacemos y que, a la vez, disfrutemos con ello. Descubrir este extremo no es tan fácil como parece, ya que depende de cómo se defina nuestro éxito en el trabajo y en la vida. Por ejemplo, el proceso de evaluación de un empleado se basa en las expectativas puestas en él, en los juicios cuantitativos y cualitativos sobre su rendimiento. El progreso en la carrera profesional a menudo depende más de nuestra excelencia que de nuestras preferencias, así que es probable que aquello en lo que despuntamos no sea en realidad lo que nos gusta hacer. Este es el caso de muchos vendedores de éxito, que llevan una vida infeliz porque en el fondo les disgusta vender y han entrado en la profesión solo por los incentivos económicos que ofrece, y que ejercen sobre ellos una presión cada vez más insoportable. Darse cuenta de que nuestra situación de éxito actual se ha basado en algo para lo que no estamos hechos puede resultar frustrante y al mismo tiempo liberador. Lo verdaderamente complicado es descubrir dónde podemos practicar esa combinación mágica -ejercitar lo que mejor sabemos hacer y lo que preferimos sobre todo lo demás- si nuestro puesto de trabajo actual nos lo impide o, si para lograrlo, tendríamos que asumir una reducción de salario, un puesto inferior o socialmente peor considerado. El problema no es tanto la función que desempeñamos, cuanto el modo en que usamos nuestras cualidades innatas. Por ejemplo, quizás estamos comercializando un producto cuando nuestras pasiones nos predisponen hacia los servicios financieros, o trabajando como programador en una consultoría cuando lo que querríamos es luchar contra el cáncer. En todos estos casos, la médula del asunto es el contexto.
Nuestros valores personales. En la búsqueda de un poder adquisitivo, tendemos a vender tanto nuestras almas como nuestros valores, sin pararnos a pensar qué lugar ocupan estos últimos entre aquello que hace de nuestro trabajo algo importante para nosotros. La imposibilidad de sentirnos felices en un entorno profesional, por estar este en desacuerdo con nuestros valores, repercutirá tanto en nuestra productividad como bienestar. Los valores suelen ser el factor ignorado a la hora de buscar un empleo: en primer lugar, porque quizá no sepamos cuáles son exactamente y, en segundo lugar, porque resulta difícil mostrarse abierto sobre algo tan íntimo. Los aspirantes a un puesto rara vez se preocupan por conocer la realidad de la misión y los valores de la empresa de la que aspiran a formar parte. No obstante, ese conocimiento es imprescindible para determinar si ambas visiones coinciden y lograr que la experiencia sea mutuamente provechosa.
Por otra parte, muchas empresas que hacen mención de los valores los utilizan en el fondo como una fachada prefabricada por encargo de sus respectivas consultorías, cuando su funcionamiento está lejos de basarse en ellos. Introducir valores en una empresa es un proceso arduo, especialmente en aquellas que durante años han sido gestionadas haciendo caso omiso de ellos; de ahí que sean escasos los intentos que lo han conseguido. Por ejemplo, a Jack Welch, en General Electric, le llevó años poder afirmar que los valores de sus empleados estaban de acuerdo con los de la empresa. Los valores quizá sean algo personal y difícil de definir, pero tener conciencia de ellos en nuestro entorno laboral es el requisito previo y fundamental para que vivamos de acuerdo con nosotros mismos.
Experiencias vitales. No debería ser necesario dejar a un lado nuestras experiencias vitales por el mero placer o necesidad de ganar dinero. Al contrario, la fuerza e inspiración para nuestro trabajo diario que podemos encontrar en ellas es una inmensa fuente de poder, diferenciación y felicidad. Deberíamos tratar de incorporar a nuestro trabajo cotidiano elementos de todo aquello que nos gusta practicar en nuestra vida diaria, sea una lengua extranjera o un deporte. De igual manera, algunos deseos, tales como vivir y trabajar en un país extranjero o viajar a un determinado lugar, podemos incorporarlos a nuestra vida laboral empezando, por ejemplo, a trabajar en una empresa que disponga de oficinas en el extranjero.
Hoja de balance. Esta herramienta, prestada de la contabilidad, se puede utilizar para desarrollar y clasificar todo lo expuesto hasta aquí. Todo balance se divide en activos -o aquello que genera el valor: dinero, propiedades, equipamiento, etc.- y pasivos -o aquello que requiere valor: cuentas o deudas por pagar-. Cada una de estas dos secciones puede dividirse en categorías a corto plazo (un año, por ejemplo) y a largo plazo.
En el ámbito de las competencias podemos trazar nuestro balance personal, donde los activos a corto plazo representan nuestras habilidades innatas y con las que disfrutamos, mientras que los pasivos a largo plazo son aquellas funciones en las que no sobresalimos (o si lo hacemos, no son las que nos complace realizar). Para mayor simplicidad, las entradas a corto plazo se deben limitar a cinco y dividirlas en personales y profesionales, con el fin de separar los puntos fuertes y débiles de nuestro carácter de aquellos otros de naturaleza más funcional. A su vez, los activos y pasivos a largo plazo tienen dos entradas: valores y experiencias. Los valores como activos son aquellas cuatro o cinco características de las que deseamos vernos rodeados en nuestro entorno laboral. Los valores como pasivos son los que consideramos negativos y queremos evitar. Las experiencias en la columna de activos pueden incluir cualquier acontecimiento significativo que queramos incorporar a nuestro trabajo de cada día (viajes, pasatiempos, hijos, etc.), mientras que las de la columna de pasivos se refieren a aquello que siempre hemos deseado hacer pero, que por alguna u otra razón, aún no hemos logrado y tienen un coste adicional de utilización, a la manera de una tarjeta de crédito, que deberemos pagar porque con el tiempo aumentará. De esta manera, se obtendría el siguiente balance personal:

 
Una vez completada nuestra hoja de balance personal, hay que revisarla cuidadosamente. De ese modo, podemos preguntarnos si alguno de nuestros pasivos es el responsable de nuestra insatisfacción, de la sensación de que no damos lo mejor de nosotros mismos o de nuestro despido del anterior empleo. Así, si hemos consignado que “No podemos arreglárnoslas frente a los superiores”, significa que se trata de algo que nos desagrada, que nos falta la habilidad de hacerlo bien y que merma constantemente nuestra capacidad de avanzar en un entorno corporativo. En consecuencia, tal vez deberíamos reconsiderar nuestras opciones de carrera profesional. Si a esto se le añaden las entradas “Aburrirse rápidamente”, más el desafecto hacia la “Gente que intriga a nuestras espaldas”, el número de posibilidades de avanzar en ese contexto determinado se reduce drásticamente. En cualquier caso, lo importante es saber por qué ciertas direcciones que hemos decidido emprender no nos reportarán buenos resultados y ser capaces de volcarse en aquellas que sí lo pueden hacer.
Las prioridades. Nuestras prioridades cambian conforme evoluciona y se transforma nuestra vida. Algunos elementos surgen de repente u obtienen un nuevo significado, mientras otros desaparecen. Las alteraciones en nuestras prioridades requieren también de cambios en la naturaleza de nuestro trabajo, con objeto de ajustarlo a las exigencias que esas prioridades plantean en nuestra vida. Puede tratarse de algo tan simple como cambiar de horario, trasladarse a un puesto menos exigente, trabajar en casa más a menudo o algo más drástico como abandonar una profesión y dedicarse a otra completamente nueva. Entender nuestras prioridades y saber reevaluarlas a la luz de los cambios en nuestras vidas es una poderosa y práctica herramienta. Es posible aprender a establecer nuestras prioridades mediante una práctica llamada “matriz de priorización” y ejecutarlas tácticamente mediante la técnica de los “principios-guía”.
Lamatriz de priorización es una herramienta consultora clásica que permite priorizar cualquier cosa: desde proyectos de trabajo y criterios de remuneración, hasta destinos de vacaciones. Por ejemplo, para saber cómo queremos ordenar nuestro tiempo, primero hemos de clasificar todo aquello que consideramos importante: trabajo, dinero, hijos, familia, amigos, actividades. El siguiente paso consiste en dibujar una tabla encabezada por una fila y una columna con todas esas categorías. Moviéndonos de arriba abajo y de izquierda a derecha, podemos ir respondiendo a las siguientes preguntas:
  • ¿El trabajo es más importante que el dinero?
  • ¿El trabajo es más importante que los hijos?
  • ¿El trabajo es más importante que los amigos?
  • ¿El dinero es más importante que el trabajo?
  • ¿El dinero es más importante que los hijos?
Si la respuesta a alguna de estas cuestiones es afirmativa, la marcamos en la tabla con el número 1; si es negativa, utilizamos el 0. Finalmente, sumamos las cantidades de las filas y obtenemos el grado de relieve que cada categoría posee para nosotros o la visión inmediata y cuantitativa de lo que deben ser nuestras prioridades:

 
El mismo procedimiento se puede aplicar para determinar la prioridad de las distintas facetas de nuestra carrera profesional o de la remuneración que querríamos alcanzar.
Los resultados obtenidos mediante este procedimiento servirán para alimentar nuestras directrices. Por ejemplo, asumiendo que las tres categorías de mayor relevancia sean la familia, el trabajo y el dinero, podemos formular las siguientes tres preguntas para cada una de ellas:
  • ¿Qué cambios hay que efectuar para mejorar nuestra relación con familia / trabajo / dinero?
  • ¿Cómo realizamos esos cambios o qué proceso debemos iniciar?
  • ¿Qué límite temporal necesitamos para llevarlo a cabo?
La respuesta a la primera pregunta es la directriz de lo que debe emprenderse. La segunda y tercera se combinan para diseñar un plan de acción y los plazos que debemos respetar para cumplir con la directriz a tiempo. El proceso debe ser muy detallado y los plazos realistas. Tomemos como ejemplo la categoría de “Trabajo”. Dado que empleamos dos horas diarias en ir y volver, nuestro deseo es poder trabajar desde casa uno o más días a la semana. El plan de acción y los plazos para ello serían así:
  1. Redactar un plan en términos de coste/beneficio y concretar una cita con nuestro superior a la semana siguiente para exponérselo.
  2. Investigar durante el fin de semana los costes de equipamiento e instalación que el plan requiere y estar dispuesto a correr con ellos para poder llevarlo a ejecución.
  3. A lo largo de la semana siguiente, investigar y reflexionar en qué otras maneras adicionales nuestro jefe puede juzgar el plan, para incluirlas en él.
Todo lo anterior nos ayudará a configurar un mercado-nicho que solo nosotros podemos definir y poseer. Un mercado que hemos creado y en el que nos hemos posicionado sin tener que competir con los demás. Las preferencias y pasiones únicas de este mercado son solo nuestras y, para llegar a ser su líder indiscutible, necesitamos un plan y la financiación necesaria.

Publicidad
Ofertas en las tiendas Amazon: libros, informática, teléfonos, fotografía, televisión, moda

El plan

Una vez que tengamos claros nuestra misión, nuestras capacidades, valores y experiencias, cuando sepamos qué es lo importante en nuestras vidas y hayamos ideado directrices con sus respectivos planes de acción para ponerlas en marcha, ya habremos concluido nuestra investigación de mercado y llega el momento de introducir el producto en él. En este caso, el producto renombrado, mejorado y relanzado somos nosotros mismos. Para ponerlo en el mercado es preciso redactar un plan de negocios con sus respectivos apartados:
  • Declaración de intenciones: nuestra misión y pasiones.
  • Las condiciones que posibilitan nuestra empresa: determinar qué tendencias en nuestro trabajo y en la vida convergen para dar cabida a nuestro cambio e impulsarlo. Por ejemplo, puede tratarse de una localidad (no soportamos la vida en una determinada ciudad y necesitamos salir de ella), un trabajo (no queremos desperdiciar tanto tiempo en los desplazamientos y necesitamos un lugar de trabajo más cercano o, a ser posible, en casa), unas oportunidades (queremos poder aplicar nuestros conocimientos en una nueva industria que nos apasiona), etc.
  • La actividad: determinar lo que para nosotros significan la riqueza y el éxito y cómo queremos dedicar nuestro tiempo a conseguirlos.
  • Beneficios: establecer el tipo de remuneración que más nos conviene en función de nuestras prioridades actuales.
  • El punto de diferenciación: determinar lo que nos diferencia a nosotros y a nuestro mercado-nicho de los demás.
  • El marketing: nuestra capacidad de generar ingresos se basa en nuestra marca y reputación personales; por tanto, definir qué esperamos que la gente asocie con nosotros y aquello por lo que queremos ser recordados.
  • Los socios: todas aquellas relaciones o conocimientos adicionales que necesitemos para aumentar nuestra diferenciación, posibilitar el cambio y hacer defendible nuestro mercado-nicho. Puede tratarse de relaciones que queramos fortalecer, clases, cursos o diplomas que esperamos obtener, asociaciones profesionales, etc.
  • La gestión: nuestra capacidad para liderar la empresa, lo que nos diferencia y representa nuestros activos.
  • El consejo de administración: tres o cuatro personas capaces de proporcionarnos información y consejos lo más objetivos posible respecto a nuestro plan y su ejecución.
  • Las proyecciones financieras: conocer en detalle los ingresos y gastos mensuales para planificar el ahorro.
  • Los principales factores de éxito: tres o cuatro acontecimientos que deben suceder para que nuestro nuevo yo sea presentable.
  • La inversión requerida: emocional (la más importante proviene de la familia y los amigos y de su creencia en nosotros), de conocimiento (rodearnos de las personas cuya experiencia y conocimiento nos sean de ayuda y crear una red de contactos), espiritual (todo aquello que pueda ofrecernos este tipo de apoyo), financiera (que no resulta esencial en el ejercicio de este plan, aunque su existencia acelera la realización de nuestros objetivos).
  • La estrategia de éxito: ha de ayudarnos a saber cuándo o cómo dejar atrás cualquier aspecto de nuestra vida que nos impida poner en marcha nuestra pasión. También debe situar los hitos necesarios para hacer funcionar el proceso: terminar un curso, encontrar la casa que siempre hemos buscado, etc.
La principal cuestión respecto al plan es conseguir que este sea completo, lo que requiere reconsiderarlo varias veces, dejándolo de lado y retomándolo una y otra vez con nuevos enfoques e ideas que nos acerquen más al objetivo final. Con solo dedicarnos a desarrollar un plan, y mientras podamos comprender cómo encajan sus diferentes piezas, ya nos encontramos un 80% más cerca de los objetivos propuestos. El miedo, la ansiedad, el estrés y la preocupación por lo que queremos realizar (cambiar de trabajo, trasladarnos de una ciudad a otra, montar una empresa) no importan si disponemos de un plan, pues resulta mucho más fácil conseguir nuestras aspiraciones si sabemos en qué consisten y cómo conseguirlas.

Publicidad
Ofertas en las tiendas Amazon: libros, informática, teléfonos, fotografía, televisión, moda

La prueba (presentación del plan)

La prueba para que cualquier plan se vea abocado al éxito es su capacidad de obtener financiación. Cuando percibimos que los demás otorgan crédito a lo que estamos intentando construir, las posibilidades de éxito aumentan. La parte más satisfactoria del proceso llega cuando presentamos el plan ante los “inversores” en busca de la financiación: en ese momento tenemos que demostrar lo que somos, cuál es nuestra misión, cómo esperamos ganar y cuáles son las cifras que nos llevarán de manera estratégica hasta nuestros objetivos.
Como cualquier otra presentación profesional de un plan destinada a conseguir apoyo económico, también la de nuestro plan personal tiene que pasar por las siguientes fases:
  • Diapositiva 1: la misión. Consiste en afirmar la misión y, eventualmente, incluir un listado de pasiones al que podamos recurrir si alguno de los inversores inquiere sobre cómo llegamos a conocer nuestra misión.
  • Diapositiva 2: lo que hace posible la empresa, es decir, las tendencias dominantes que crean la demanda para la oportunidad. Resulta decisivo transmitir que estas fuerzas combinadas crean una necesidad evidente de nuestro mercado-nicho.
  • Diapositiva 3: el mercado-nicho. Este se debe presentar en términos de las características y beneficios del producto o servicio destinado a satisfacer las necesidades del cliente. Esta es la fase más importante, porque en ella exponemos lo que vamos a realizar, cómo vamos a obtener dinero y cuáles son nuestras directrices y sus planes de acción.
  • Diapositiva 4: por qué seremos el ganador. Presentaremos aquellos activos de los que solo nosotros disponemos. A partir de nuestra hoja de balance, hay que transmitir el mensaje de que nadie más podría descubrir y conquistar el mercado-nicho, además de inspirar en los inversores la confianza de que su financiación nos resultará imprescindible en la consecución de nuestros hitos y de que el riesgo de fracaso es mínimo.
  • Diapositiva 5: gestión. Presenta una sinopsis de nuestras experiencias y conquistas laborales hasta la fecha.
  • Diapositiva 6: programación. Delimita el tiempo y los costes requeridos para desarrollar el nuevo producto, ponerlo en el mercado y generar el volumen de venta suficiente para que la empresa no necesite más inversiones para operar. Hay que indicar los plazos y sus costes asociados.
  • Diapositiva 7: los factores clave del éxito o planes de acción concretos (encontrar un nuevo empleo en otra ciudad, con un salario X y hasta una fecha determinada).
  • Diapositiva 8: el Consejo de Administración. En ella se muestra cómo nuestra red de apoyo reduce cualquier tipo de riesgo y que podremos recurrir a ella en cualquier momento.
  • Diapositiva 9: la inversión requerida y la utilización de fondos. Aquí llega la hora de solicitar todo tipo de apoyos para nuestro objetivo y el acceso a los fondos (emocionales, de conocimiento, etc.) que necesitamos para verlos cumplidos. Por ejemplo: “Necesitaría que compartiera conmigo su conocimiento sobre la actividad X, a la que pienso dedicarme”.
En definitiva, el objetivo de estas cinco fases del proceso (pasión, competencia, prioridades, plan y prueba) es facilitarnos la comprensión de nuestra misión, de nuestros activos y pasivos y de nuestras verdaderas aspiraciones con objeto de empezar a introducir cambios graduales en nuestras vidas, introduciendo la pasión en todo lo que emprendamos. Ciertamente, será un proyecto que requerirá de la máxima atención, tiempo, ensayo y, sobre todo, paciencia. Pero tendrá su recompensa, pues si el lugar adonde nos dirigimos merece la pena, no importa si los atajos no existen.

Publicidad
Ofertas en las tiendas Amazon: libros, informática, teléfonos, fotografía, televisión, moda

Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Lawler Kang es uno de los consultores empresariales más famosos de su generación. Es MBA por la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. Ha sido asesor de numerosas empresas acerca del crecimiento, la comunicación, fusiones y adquisiciones.
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí