La búsqueda de la felicidad
Resumen del libro

La búsqueda de la felicidad

por Tal Ben-Shahar

Por qué no serás feliz hasta que dejes de perseguir la perfección

Introducción

 

Nos esforzamos día a día por alcanzar lo imposible. Queremos parecer más jóvenes, ganar más dinero, vivir una vida plena y destacar en nuestra área de acción. Sin embargo, según Tal Ben-Shahar, la búsqueda de la perfección es el principal motivo de nuestra infelicidad. Como él dice: "O aprendemos a fallar o fallamos al aprender". Pero ¿debemos dejar de marcarnos metas más altas?, ¿abandonamos nuestros retos?, ¿es bueno el conformismo? Lo que el autor propone es aprender a diferenciar entre el perfeccionismo neurótico y el perfeccionismo positivo u optimalista. Para alcanzar la felicidad debemos disfrutar del éxito, apreciarlo, agradecerlo y aceptar el mundo tal como es.
La pregunta fundamental que se formula la psicología positiva es la siguiente: ¿cuál es la mejor vida que podemos vivir? En este sentido, la psicología positiva, que se concentra en lo óptimo, se diferencia bastante del movimiento de autoayuda, que generalmente nos invita a imaginar una vida perfecta y aspirar a vivirla. Esta aspiración, paradójicamente, puede producir mucha frustración e infelicidad. El deseo de éxito forma parte de nuestra naturaleza y muchos vamos subiendo los peldaños que pueden conducirnos hacia el éxito personal y el progreso en la sociedad. Las grandes expectativas pueden obtener grandes recompensas. No obstante, para vivir una vida exitosa y gratificante, nuestros estándares de éxito deben ser realistas, y tenemos que ser capaces de disfrutar de nuestros éxitos y de estar agradecidos por ellos. Tenemos que tener los pies en el suelo y reconocer y apreciar nuestros éxitos.
Este libro quiere explicar qué es realmente el perfeccionismo y qué se puede hacer para superar este obstáculo y vivir una vida feliz. A nadie le gusta el fracaso, pero hay una diferencia entre una aversión normal al fracaso y un temor intenso. La aversión normal nos empuja a tomar las precauciones necesarias y a esforzarnos más para el éxito. Por el contrario, un miedo muy intenso al fracaso suele ser perjudicial, lo que provoca un rechazo tan drástico al fracaso que no permite correr los riesgos necesarios para el crecimiento y el desarrollo personal. Este temor no solo compromete el rendimiento, sino que pone en peligro el bienestar psicológico.

ANUNCIOS

Aceptar el fracaso

El fracaso es una parte ineludible de la existencia y una parte muy importante en cualquier vida de éxito. Aprendemos a andar cayéndonos; a hablar, balbuceando; a encestar, no encestando; y a colorear el interior de un cuadrado saliéndonos de la raya. Los que tienen mucho miedo al fracaso acaban por no sacar el máximo provecho a su potencial. Hay una creencia muy seria y bastante común: que una vida feliz se compone de un interminable flujo de emociones positivas y que una persona que experimente envidia o rabia, decepción o tristeza, miedo o ansiedad no puede ser realmente feliz; aunque, en realidad, los únicos que no experimentan estos sentimientos negativos son los psicópatas. Y los muertos. De hecho, experimentar estas emociones de vez en cuando es buena señal (una señal de que seguramente no somos psicópatas y estamos vivos).
Perfeccionistas y optimalistas pueden manifestar los mismos niveles de ambición, el mismo deseo intenso de alcanzar sus objetivos. La diferencia se halla en cómo cada uno aborda el proceso de conseguir sus objetivos. Para el perfeccionista, el fracaso no tiene cabida en el trayecto hasta la cumbre de la montaña; el recorrido ideal hacia sus objetivos es el más corto, el más directo: una línea recta. Todo lo que impide su progreso hacia su última intención se considera un obstáculo inoportuno, un impedimento en su camino. Para el optimalista, el fracaso constituye una parte inevitable del viaje de trasladarse desde donde se está hasta donde se quiere estar. Considera que el recorrido no es una línea recta, sino algo más parecido a una espiral ascendente: si bien se dirige de forma general hacia su objetivo, sabe que a lo largo del camino habrá varios desvíos.
El universo del perfeccionista es ostensiblemente simple —las cosas están bien o mal, son buenas o malas, mejores o peores, un éxito o un fracaso—. Si bien, evidentemente, es importante distinguir el bien del mal, el éxito del fracaso (ya moralmente o en los deportes), el problema de la mentalidad del perfeccionista reside en que, para él, no existen otras categorías. No hay áreas grises, no hay matices ni complejidades. El perfeccionista lleva la existencia de los extremos al extremo. Tiene una mentalidad del todo o nada. Esto no quiere decir que el optimalista sea un relativista que rechaza cualquier noción de ganar o perder, éxito o fracaso, correcto o incorrecto. El optimalista sabe que, si bien estas categorías existen —o ganas el torneo o lo pierdes, o cumples tus objetivos o fracasas—, también se dan una gran cantidad de puntos entre los extremos que pueden resultar necesarios y valiosos en sí mismos.
Al igual que el fracaso, las críticas pueden dejar al descubierto errores e imperfecciones. Debido a su mentalidad del todo o nada, los perfeccionistas perciben las críticas como algo potencialmente catastrófico, como un ataque peligroso a su sentimiento de valía personal. Cuando lo critican, el perfeccionista suele adoptar una actitud extremadamente defensiva y, en consecuencia, es incapaz de valorar la consistencia de dichos juicios y el aprendizaje que de ellos se puede extraer. Dos mecanismos psicológicos lo llevan a adoptar dicha actitud defensiva: el deseo de recibir evaluaciones positivas y el de autoafirmación personal, de que los demás lo vean tal como él se ve a sí mismo. El optimalista, por el contrario, está abierto a las sugerencias. Reconoce el valor del feedback. Aunque puede que no le guste que le señalen sus fallos, se toma el tiempo necesario para valorar abierta y honestamente la validez de las críticas y para analizar cómo puede aprender de ellas y mejorar.
La obsesión del perfeccionista por los "peros" hace que concentre toda su atención en la parte vacía del vaso. Por muy exitoso que sea, sus defectos e imperfecciones eclipsan todos sus logros. Los optimalistas tienden a ser "buscadores de beneficios": a pensar que no hay mal que por bien no venga. Con su capacidad para transformar los contratiempos en oportunidades, el optimalista transcurre por la vida con una mentalidad optimista. No obstante, si bien el optimalista tiende a concentrarse en los beneficios potenciales inherentes a cualquier situación, también reconoce que no todos los sucesos negativos cuentan con un lado positivo, que en la vida ocurren muchas cosas desfavorables y que, en ocasiones, una reacción negativa a los acontecimientos resulta muy apropiada.
El perfeccionista puede ser extremadamente duro consigo mismo, y también con los demás. Cuando comete un error y fracasa, es implacable. Su dureza se origina en la creencia de que es posible ir por la vida tranquilamente, sin cometer errores. Considera que los errores son evitables y, por lo tanto, que la severidad consigo mismo supone una forma de asumir la responsabilidad. El perfeccionista lleva la noción de la responsabilidad a un extremo insano. El optimalista, por su parte, asume la responsabilidad de sus errores y aprende de sus fracasos, aceptando que es inevitable equivocarse y experimentar fracasos. Por lo tanto el optimalista es mucho más comprensivo con sus fallos, mucho más indulgente consigo mismo. Normalmente, la tendencia a ser compasivo con uno mismo se traduce en una actitud amable y compasiva con los demás; lo contrario es igualmente cierto, ya que si uno es muy duro consigo mismo, suele serlo también con los demás.
La rigidez del perfeccionista tiene su origen, al menos en parte, en una necesidad de control obsesiva. El perfeccionista intenta controlar todos los aspectos de su vida porque teme que, de renunciar a parte del control, su mundo se venga abajo. No confía en los demás, a menos que esté seguro de que seguirán sus instrucciones al pie de la letra. Su temor a dejarse llevar está íntimamente relacionado con su miedo al fracaso. El optimalista también se marca objetivos ambiciosos, aunque, a diferencia del perfeccionista, no está encadenado a estos compromisos. Si bien tiene clara la dirección que seguirá, es dinámico y adaptable, está abierto a alternativas diferentes y es capaz de enfrentarse a imprevistos y giros inesperados. Al aceptar que diferentes caminos pueden igualmente llevarlo a su destino, es flexible, aunque no débil, y está abierto a posibilidades sin ser indeciso.
Para seguir siendo útil y competitivo, hay que estar siempre aprendiendo y mejorando, es decir, hay que fracasar. No es una casualidad que las personas con más éxito a lo largo de la historia hayan sido las que más han fracasado. Thomas Edison, que registró 1093 patentes —incluidas las asociadas a la bombilla, el fonógrafo, el telégrafo y el cemento—, declaró orgulloso que había naufragado en su travesía hacia el éxito. Cuando alguien le decía que había fracasado diez mil veces mientras había estado trabajando en uno de sus inventos, Edison respondía: "No he fracasado. Simplemente he encontrado diez mil formas que no han funcionado". Michael Jordan, posiblemente el mejor deportista de todos los tiempos, recuerda a sus admiradores que también es humano: "He fallado más de nueve mil tiros en mi carrera. He perdido casi trescientos partidos. Veintiséis veces han confiado en mí para hacer el tiro ganador y he fallado. En mi vida he fallado muchas veces. Y gracias a eso, he triunfado".
Y luego está el joven que a los 22 años perdió su trabajo. Un año después decidió probar suerte en política, se presentó como candidato al Parlamento y fue rechazado. Entonces, lo intentó en la empresa y fracasó. A los 27 años sufrió una crisis nerviosa, pero se recuperó, y con 34 años y bastante más experiencia, se presentó candidato al Congreso. Perdió. Cinco años después, volvió a ocurrir lo mismo. Lejos de desanimarse por su fracaso, se marcó unos objetivos todavía más ambiciosos y, a los 46 años, presentó su candidatura al Senado. Al fracasar de nuevo, intentó que lo nombraran vicepresidente, de nuevo sin éxito. A punto de celebrar su 50 cumpleaños, tras varias décadas de fracasos y derrotas profesionales, volvió a presentarse al Senado y, de nuevo, no lo consiguió. Pero dos años más tarde, este hombre, Abraham Lincoln, se convirtió en el decimosexto presidente de Estados Unidos.
Estas son anécdotas de personas excepcionales, pero el trasfondo de sus historias es común a millones de personas que han conseguido grandes o pequeñas proezas fracasando en su camino hacia el éxito. El fracaso es esencial para conseguir el éxito —aunque obviamente no es suficiente—. En otras palabras, si bien el fracaso no garantiza el éxito, la ausencia de fracaso casi siempre asegura la ausencia de éxito. Aquellos individuos que saben que el fracaso está íntimamente conectado con el éxito son aquellos que aprenden, maduran y acaban haciéndolo bien. Si no aprendes a fracasar, no aprenderás nunca. Un deseo auténtico de aprender —bien procedente del feedback de otras personas o del que puede proporcionar el propio fracaso— constituye un requisito fundamental para el éxito, ya sea en la banca, en la enseñanza, en los deportes, en la ingeniería o en cualquier otra profesión.

ANUNCIOS

Aceptar las emociones

Hemos visto que el perfeccionista tiene una visión muy rígida de cómo debería ser su vida (y la de los demás) y cómo rechaza cualquier desviación inaceptable de ese ideal. En el ámbito del rendimiento, del éxito personal o profesional, el ideal del perfeccionista se resume en una trayectoria directa hacia el éxito. En el ámbito de las emociones, el ideal del perfeccionista es, en muchos casos, una vida que comprende una cadena perfecta de sentimientos positivos. Decimos en muchos casos porque algunos perfeccionistas perciben una vida atormentada como la ideal: el alma torturada, el artista que sufre, el marginado atribulado, la víctima engañada, etcétera. Para estos últimos, el paradigma al que aspiran, ya sea de forma consciente o inconsciente, es una vida que comprende una cadena perfecta de emociones negativas y rechazan cualquier emoción positiva que puedan sentir.
Nuestra naturaleza —y la realidad de la vida— es que, nos guste o no, experimentamos una gran variedad de emociones. Y si no nos concedemos el permiso de experimentarlas, el resultado inevitable será la aparición de emociones intensamente dolorosas o puede que incluso algo peor: la incapacidad de sentir algún tipo de emoción. Por el contrario, el optimalista ve la vida tal como es: fluida, cambiante y dinámica. Del mismo modo que acepta el fracaso como una parte de la experiencia humana, acepta las emociones desagradables (y agradables) como una consecuencia inevitable de estar vivo. Se muestra abierto a lo que el mundo le ofrece y es capaz de aceptar la vida y toda la variedad de experiencias y emociones que esta le brinda. Por lo tanto, cuenta con más probabilidades que el perfeccionista de experimentar emociones y expresarlas (llorando cuando tiene necesidad de hacerlo, compartiendo sus sentimientos con sus amigos o escribiendo sobre sus sentimientos en su diario).
Es importante distinguir entre aceptar las emociones negativas y pensar compulsivamente en ellas. La aceptación implica convivir con la emoción; la compulsión implica pensar obsesivamente en la emoción. Obsesionarse con la emoción o el acontecimiento que la ha generado resulta improductivo e insano, y puede intensificar la emoción, en lugar de disolverla: "Pensar compulsivamente forma parte del problema, no de la solución". Si bien no debemos vociferar mientras vamos por la calle o gritarle a nuestro jefe cuando nos hace enfadar, es importante que dispongamos de algún canal a través del cual expresar nuestras emociones. Podemos charlar con un amigo de nuestro enfado o ansiedad, escribir en nuestro diario sobre nuestro miedo o envidia... y, de vez en cuando, a solas o en presencia de alguien que nos quiera, dejar ir alguna lágrima, de tristeza o alegría.
Cuando aceptamos nuestras emociones, no quiere decir que nos gusten, sino que nos concedemos el permiso, el espacio y la libertad para sentir lo que sentimos. Aceptar las emociones tampoco significa que aceptemos los comportamientos que podrían derivarse de ellas. Puedo sentir envidia de mi hijo (una emoción) y, al mismo tiempo, ser amable con él (mi conducta); puedo sentir ansiedad antes de una clase y, aun así, elegir enseñar. Esta es la esencia de la aceptación activa en oposición a la resignación pasiva. Ciertos sentimientos son inevitables. Nadie se puede escapar de la experiencia de sentir celos o miedo o ansiedad o rabia alguna vez. Lo que hay que preguntarse no es si experimentamos estos sentimientos o no -todos lo hacemos-, sino qué decidimos hacer al respecto.
Las emociones negativas forman tanta parte de la naturaleza humana como la ley de la gravedad de la naturaleza física y, sin embargo, mucha gente acepta y abraza la última pero rechaza y niega las primeras. Para vivir una vida plena, saludable, tenemos que aceptar nuestras emociones del mismo modo que reconocemos otros fenómenos naturales. Si aceptamos la naturaleza física —la ley de la gravedad, por ejemplo— como un hecho, podemos diseñar máquinas que vuelan a grandes velocidades o crear juegos que corroboran la ley física (imagínese unas olimpiadas sin gravedad). De forma parecida, si admitimos la naturaleza humana —la existencia de emociones negativas, por ejemplo—, somos mucho más capaces de diseñar el tipo de vida que queremos para nosotros. ¿Se compraría un avión diseñado por un ingeniero que no aceptara las leyes de la naturaleza? ¿Por qué no aplicar los mismos criterios cuando se trata de la naturaleza humana? ¿Por qué conformarse con menos cuando está en juego nuestra felicidad?
En una entrevista con Oprah Winfrey, Nelson Mandela puso de manifiesto el valor de la aceptación activa. Al describir sus sentimientos y los de los demás hacia el apartheid, dijo: "Nuestro corazón decía que la minoría blanca era el enemigo, que no había que hablar con ellos, pero nuestro cerebro decía que, si no hablábamos con ellos, nuestro país ardería en llamas y durante muchos años estaría cubierto por ríos de sangre. Así que tuvimos que reconciliar ese conflicto, y nuestra conversación con el enemigo fue el resultado del dominio del cerebro sobre la emoción". Mandela reconoció abiertamente sus sentimientos. No pretendía que tuviéramos buenos sentimientos hacia quienes lo habían tenido encarcelado durante veintisiete años y habían oprimido a millones de personas por el color de su piel. Los sentimientos de amargura, rabia y venganza estaban ahí, eran reales, y reconocer su realidad lo ayudó a pensar y actuar con la cabeza. Al decidir aceptar primero estas emociones y luego definir una actitud benevolente con los que lo habían oprimido, Mandela fue capaz de liderar Sudáfrica en su período de transformación más difícil y complejo.

ANUNCIOS

Aceptar el éxito y la realidad

Los perfeccionistas rechazan la realidad y la sustituyen por un mundo de fantasía: un mundo en el que no existen el fracaso ni las emociones negativas y en el que sus expectativas de éxito, por irreales que sean, siempre se pueden satisfacer. Los optimalistas aceptan la realidad: aceptan que, en el mundo real, es inevitable que exista cierto fracaso y pesar, y que el éxito se debe medir con respecto a aquellas expectativas realmente factibles. Los perfeccionistas pagan un precio emocional extremadamente alto por negar la realidad. Este rechazo al fracaso les genera agudos niveles de ansiedad, porque la posibilidad de que puedan fracasar siempre está ahí. Básicamente, los perfeccionistas rechazan todo lo que se desvía de su visión impecable, intachable y, consecuentemente, sufren cada vez que no satisfacen sus propias expectativas irreales. Los optimalistas aceptan todo lo que la vida les ofrece y sacan el máximo partido de ello.
La vida de Alasdire Clayre parecía perfecta. Había sido un alumno brillante en la Universidad de Oxford y, posteriormente, se había convertido en uno de sus profesores más prestigiosos y había recibido galardones, premios y becas de investigación. Además, había publicado una novela y una colección de poemas, y había grabado dos discos que incluían algunas de sus propias composiciones. También había escrito, dirigido, producido y presentado The heart of the dragon, una serie de televisión de doce capítulos sobre China. La serie había recibido un premio Emmy, pero Clayre ya no estaba allí para recogerlo. A los 48 años, poco después de finalizar la serie, Clayre se suicidó tirándose de un tren en marcha.
¿Hubiera servido de algo haber sabido que iban a concederle el premio Emmy? Su exmujer afirma que "el Emmy era un símbolo de éxito que habría significado mucho para él, que le habría hecho recuperar la autoestima"; pero añade que "había muchos símbolos de éxito mucho más importantes que el Emmy", y a Clayre no le satisfacía ninguno: cada vez que hacía algo, necesitaba uno de estos símbolos. En realidad, Clayre nunca consideró suficiente nada de lo que realizaba. Aunque quedaba patente su capacidad para el éxito, él era incapaz de verlo. De hecho, rechazaba el éxito. En primer lugar, siempre se medía con estándares que resultaban casi imposibles de superar. En segundo lugar, incluso cuando conseguía lo casi imposible, enseguida restaba importancia a su éxito, lo trivializaba y pasaba al próximo sueño casi imposible de materializar.
A pesar de que mucha gente creía que Clayre era muy exitoso, él se consideraba un fracasado. Un perfeccionista consumado como Clayre rechaza el éxito, lo elimina de su vida, bien antes de alcanzarlo (marcándose unos objetivos demasiado ambiciosos) o bien después (siendo incapaz de apreciarlo). En otras palabras, el perfeccionista descarta el éxito desde un principio intentando subir una pendiente demasiado pronunciada o, una vez la ha coronado, empujando la roca por la pendiente. El optimalista, por el contrario, atrae el éxito a su vida, en primer lugar adoptando objetivos ambiciosos pero factibles (una montaña empinada y difícil pero viable) y, en segundo lugar, apreciando el éxito una vez conseguido (celebrando y saboreando la llegada). De estas dos condiciones —visión realista del éxito y apreciación de este— dependerá que la vida se convierta en la batalla de Sísifo o en una odisea excitante.
El deseo de mejorar forma parte de la naturaleza humana y es de gran utilidad, ya que se convierte en el responsable del progreso personal y de la sociedad. Llevado al extremo, sin embargo, puede causar más perjuicio que beneficio. El psicólogo Nathaniel Branden habla del síndrome del "nada es suficiente": la incapacidad de muchos de estar satisfechos con lo que tenemos o con quienes somos. Diane Ackerman describe el síndrome del siguiente modo: “¿Por qué estamos tan obsesionados con mejorar todo lo que nos rodea: el césped, la carpintería de aluminio, nuestras oportunidades, nosotros mismos? Independientemente de nuestro talento, físico o buena suerte, nos sentimos inadecuados y deseosos de tener algún genio o atractivo, o energía o serenidad extra". Nuestra insatisfacción permanente nos condena al sinsabor constante, ya que, como humanos, siempre podemos mejorar e, incluso, un diez solo se convierte en una satisfacción temporal hasta la próxima competición.
Según William James, padre de la psicología norteamericana, la autoestima es la ratio entre el éxito y las aspiraciones, entre lo bien que hacemos las cosas y lo que tenemos intención de hacer. En otras palabras, si aspiro a ganar la medalla de oro olímpica y acabo llevándome a casa la de plata, mi autoestima caerá. Pero si a lo único que aspiro es a participar en las olimpiadas y acabo ganando la medalla de bronce, mi autoestima aumentará. Por lo tanto, según la ecuación de James, si abandonamos nuestro deseo de mejorar, contamos con más probabilidades de crear sentimientos positivos hacia nosotros. Por el contrario, si somos ambiciosos, si aumentamos constantemente las expectativas que tenemos de nosotros, estamos condenados a tener una autoestima baja y sentimientos negativos. Si bien el propio James no rebajó sus estándares —una de las causas a las que atribuyó su propia infelicidad—, su teoría sugiere que deberíamos abandonar nuestro deseo de mejorar, al menos en cierta medida.
Pero la ecuación de James solo es parcialmente correcta. Aunque, en ocasiones, un descenso del listón puede contribuir a nuestro bienestar, no podemos simplemente rebajarlo indefinidamente y esperar sentirnos mejor como resultado. De hecho, las bajas aspiraciones constituyen una receta tan segura para la infelicidad como las expectativas irrealmente altas. Si nuestras aspiraciones son elevadas de forma ficticia y rehusamos aceptar nuestras limitaciones, acabamos sintiéndonos infelices; si nuestras aspiraciones son irrealmente bajas y nos negamos a reconocer nuestro potencial, no solo estaremos comprometiendo nuestro éxito, sino también nuestra felicidad. Abraham Maslow dice: "Si planeas deliberadamente ser menos de lo que eres capaz de ser, corres el riesgo de ser infeliz durante el resto de tu vida". ¿Cómo podemos saber si hemos de rebajar nuestras expectativas, cuándo y en qué medida? ¿Y cómo podemos saber cuándo debemos elevarlas? La respuesta es que tenemos que guiarnos por la realidad.
Si bien puede ser bueno presionarse para conseguir objetivos más ambiciosos, existe un punto por encima del cual la presión puede tener un efecto negativo. Tenemos que aceptar que nuestros límites son reales. Encontrar un equilibrio entre las montañas altas y las expectativas ambiciosas por un lado, y la cruda realidad por otro, supone una parte fundamental de una definición de objetivos adecuada generalmente hablando. El perfeccionista tiene expectativas de sí mismo y se marca objetivos que no puede cumplir; el optimalista se marca objetivos ambiciosos que son difíciles pero factibles. Aunque no existe una técnica para identificar qué objetivos son realistas y capaces de inspirarnos, el psicólogo Richard Hackman sugiere que "la medida adecuada para tener una motivación máxima se encuentra donde tengas un 50 % de probabilidad de éxito".

Trabajo optimalista

Robert Wood Johnson II (también conocido como “general Johnson”) compró una pequeña empresa farmacéutica y la transformó en una de las mayores compañías farmacéuticas y de equipamientos médicos del mundo. Johnson & Johnson ha alcanzado un gran éxito, en gran parte porque sus directivos comprenden la importancia de aprender de los errores. Al principio de su carrera, Jim Burke, el exitoso director general de la compañía durante treinta años hasta su jubilación en el año 1989, comprendió del general Johnson lo importante que era aprender de los errores. Cuando, en una ocasión, Burke desarrolló un producto nuevo que resultó un fiasco total, el general Johnson, quien en aquel momento presidía el consejo de la organización, le requirió en su despacho.
Burke esperaba que lo despidiera pero, en su lugar, el general Johnson extendió la mano y le dijo: "Quería darte las gracias. En los negocios hay que tomar decisiones y, si no tomas decisiones, no te equivocas nunca. Lo más difícil de mi trabajo es conseguir que la gente tome decisiones. Si vuelves a tomar la misma decisión equivocada, te despediré. Pero espero que tomes muchas más, y que entiendas que vas a obtener más fracasos que éxitos". Burke abrazó la misma filosofía cuando se convirtió en director general: "Sin riesgo no hay crecimiento. Una compañía exitosa estará plagada de fracasos". Antes de incorporarse a Johnson & Johnson, Burke había fracasado en otras tres empresas. Al hacer público su fracaso, contando una y otra vez la anécdota de su encuentro con el general Johnson, Burke transmitió un mensaje muy importante a sus empleados.
Los buenos directivos pueden convertirse en excelentes si se dan permiso, a ellos y a los demás, para cometer errores y aprender de ellos. Típicamente, sin embargo, cuando leemos sobre estos líderes corporativos, comprobamos que hablan mucho de sus éxitos y muy poco (o nada) de los muchos errores que han pavimentado su camino hacia ese éxito. Muchos líderes o aspirantes a líderes creen, erróneamente, que el camino al éxito de sus role models ha estado exento de fracasos o errores. Al tratar de emular a sus héroes, hacen todo lo posible por evitar u ocultar sus propios errores o fracasos. No se arriesgan (eliminando la posibilidad de aprender del fracaso) y se ponen extremadamente a la defensiva (eliminando la posibilidad de aprender del feedback). Mantener la apariencia de perfección es más importante que aprender y crecer.
Sidney Finkelstein, que ha estudiado los errores empresariales más importantes de más de cincuenta organizaciones, dice: "Irónicamente, cuanto más alta está una persona en la jerarquía directiva, mayor es su tendencia a complementar su perfeccionismo con excusas, siendo los peores los directores generales. Por ejemplo, en una organización que estudiamos, el director general se pasó los cuarenta y cinco minutos que duró la entrevista hablando de los motivos por los que había que culpar a los demás de las calamidades que afectaban a su compañía. Administradores, clientes, el Gobierno e, incluso, otros ejecutivos de la empresa: todos eran responsables. No hizo ninguna mención, sin embargo, a la culpabilidad personal".
Esta actitud de los líderes empresariales es muy negativa; en primer lugar, porque los empleados siguen el ejemplo del jefe y valoran en mayor medida lo que hace que lo que dice. Si un directivo nunca admite el fracaso o nunca aprende de sus errores, lo más probable es que cuando diga a sus empleados que lo hagan, sus palabras caigan en saco roto. En segundo lugar, porque este comportamiento no hace más que exacerbar lo que Daniel Goleman denomina "enfermedad del director general": el vacío de información que se crea en torno a un líder cuando le ocultan información importante (y a menudo desagradable).
La enfermedad del director general es bastante común entre las organizaciones. El consultor de gestión Tom Peters dice que "a los directivos les ocultan la mayoría de las malas noticias", particularmente si los empleados saben que el jefe recibe las malas noticias con resistencia, con excusas o, lo peor de todo, sacrificando al mensajero. Si un directivo se muestra duro e irrespetuoso hacia sus empleados, estos, de forma natural, serán reacios a hablar. No obstante, muchas veces no basta con ser agradable y respetuoso. Para vacunar a la organización contra la enfermedad del director general, el líder debe solicitar feedback de forma consistente, recompensar la honestidad de forma generosa y asegurarse de que los portadores de malas noticias sean tratados al menos tan bien como los que comunicaron buenas nuevas. Los líderes, tanto de empresa como de otro tipo, tienen que crear un entorno en el que no solo exista el derecho a dar las noticias que nadie quiere oír, sino que, además, se anime a hacerlo activamente.
Aprender de los errores resulta más sencillo de decir que de hacer. En su trabajo sobre el aprendizaje organizacional, Mark Cannon y Amy Edmondson demuestran que, si bien muchas organizaciones otorgan importancia a partir de los errores, muy pocas lo ponen realmente en práctica. Esto se debe a que normalmente prefieren priorizar su buena imagen a hacer las cosas del modo correcto (asumir los propios errores y aprender de ellos). Cannon y Edmondson sugieren superar el miedo al fracaso replanteándonos la forma de ver los errores: "Como seres humanos, nos han educado para distanciarnos de los errores. Replantearnos el fracaso para verlo no como algo asociado a la vergüenza y a la debilidad, sino como algo inherente al riesgo, a la incertidumbre y a la mejora, es un primer paso fundamental en el camino del aprendizaje". El líder que es capaz de cambiar la visión que los miembros de su organización tienen del fracaso se encuentra en el buen camino para crear una organización de aprendizaje, una organización adaptativa, competitiva y fuerte, y un lugar agradable donde trabajar.

Conclusión

Hay legiones de perfeccionistas que, a pesar de tener dinero, salud, y de ser guapos y famosos, son infelices. El hecho de que la riqueza, el prestigio y otras medidas de éxito tengan poco que ver con los niveles de bienestar apunta a una verdad simple, concretamente a que la felicidad depende mucho más del estado de ánimo que del estado de la cuenta bancaria. Una vez satisfechas las necesidades básicas —necesidades como comida, vivienda y educación—, el nivel de bienestar dependerá de aquello en lo que decidamos concentrarnos y de la interpretación que hagamos de los acontecimientos externos. ¿Vemos el fracaso como algo catastrófico o como una oportunidad de aprendizaje? ¿Consideramos que el vaso está medio lleno o medio vacío? ¿Apreciamos lo que tenemos y lo disfrutamos o lo damos por supuesto y no lo valoramos? Cuando apreciamos lo bueno que tenemos, lo bueno aumenta y tenemos más de ello.
El antídoto al perfeccionismo es la aceptación de la realidad. Cuando no aceptamos el fracaso, estamos evitando las dificultades y el esfuerzo, y nos privamos de la oportunidad de aprender y madurar; cuando no aceptamos las emociones negativas, acabamos pensando en ellas obsesivamente —las magnificamos y nos negamos la posibilidad de alcanzar la serenidad—; y cuando no somos capaces de aceptar, abrazar y apreciar el éxito, nada de lo que hacemos tiene sentido. El viaje hacia el optimalismo no tiene una meta, no tiene un destino final en el que nos habremos aceptado totalmente. El lugar de la eterna felicidad y serenidad solo existe en los sueños y en las novelas. Así que, ¿por qué no liberarnos de la carga, abandonar el mito de la perfección? ¿Por qué no somos un poco menos exigentes con nosotros mismos y aceptamos que el éxito o el fracaso forman parte de una vida plena y gratificante, y que experimentar temor, celos, rabia, y, en ocasiones, no aceptarse a sí mismo es simple y llanamente humano?


Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Tal Ben-Shahar

Tal Ben-Shahar es profesor de Psicología Positiva y Psicología del Liderazgo en Harvard, asignaturas que cuentan, desde hace años, con la ratio más alta de solicitudes de inscripción por parte de los estudiantes. Es cofundador de varias empresas entre las que destacan The Wholebeing Institute, Potentialife, Maytiv, y Happier.TV.

Ben-Shahar es autor de los libros Ganar felicidad (RBA Integral, 2008), Practicar la felicidad (Plataforma Editorial, 2011), La búsqueda de la felicidad (Alienta Editorial, 2011), y Elige la vida que quieres (Alienta Editorial, 2014).

Está graduado por la Universidad de Harvard en Psicología y Filosofía, y obtuvo en la misma universidad un doctorado en Comportamiento Oganizacional.

Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí