El pequeño libro para pensar en grande
Resumen del libro

El pequeño libro para pensar en grande

por Richard Newton

Llega más lejos de lo que nunca hubieras imaginado

Introducción

 

Tu imaginación desatada es el verdadero diseñador de tu futuro. El mundo está transformándose a tal velocidad que solo si piensas alocada y temerariamente podrás seguir el ritmo de lo que te espera.
Para progresar, si quieres hacerte con el control de tu futuro y darle forma, debes ampliar tu ambición, superar los límites y pensar en grande cada vez más. Si alejas los límites de tu vida al máximo y nunca dejas de ampliarlos, jamás te limitarás a ti mismo.
Como todo lo que podría cambiarte la vida, pensar en grande exige práctica. No obstante, la mayoría de la gente ha pasado años sin practicar ese hábito. A menudo, pensar en grande es sustituido por la manera estrecha de pensar que nos imponen las presiones de la vida cotidiana. Las personas fabrican sus propias jaulas, forjan barrotes férreos de dudas sobre sí mismas. El peligro de vivir así es que esto no es vida, sino mera supervivencia.
Pensar en grande no es un mero ejercicio esporádico, sino una forma de vivir. Los nueve hábitos para pensar en grande que te expongo a continuación son fáciles de usar. Con la práctica, podemos tenerlos siempre a mano. El proceso consiste en alterar consciente y deliberadamente tu actitud para alcanzar ese potencial único del que solo podrás disfrutar en esta vida.

 


Publicidad

1.- Nada, no flotes

Las ascidias inician su vida pareciéndose bastante a un renacuajo. Cuando salen del huevo, nadan por el océano en busca de nutrientes y de un lugar donde vivir. Mientras la ascidia se desplaza por el agua con el propósito de alimentarse y buscar una roca a la que fijarse, usa su cerebro. Cuando encuentra una piedra o un resto de naufragio idóneo, se adhiere a él. No volverá a moverse jamás. A partir de ese momento, la que dirige su vida no es ella misma. La ascidia es reactiva, no es una fuerza motivadora en su propia vida. No puede controlar su destino. Y como ya no tiene ninguna necesidad de su cerebro, se lo come.
En cambio, si tú optas por conservar tu cerebro, este gastará mucha energía; pero esa energía no es nada comparada con lo que es capaz de hacer: desarrolla gustos, intereses, placeres, aversiones, ambiciones y sueños, a pesar de los golpes que le propinen las presiones del mundo real.
No todos somos científicos estrella, hombres de negocios, artistas o cocineros renombrados, pero todos podemos alcanzar mayores alturas usando las herramientas de las que disponemos. Cada uno de nosotros lleva dentro un paradigma original del mundo, pero el punto de partida para que aflore lo que llevas en tu interior es modificar cómo decides pensar durante el día. Los lugares en los que centres el increíble potencial de tu mente marcarán el rumbo y la forma de tu vida.
Tu cerebro vibra con energía durante todo el día, y tu vida consiste en aquello que te hace vibrar. Por tanto, aplica un control consciente sobre lo que piensas durante todo el día. Elige no desperdiciar tu energía en cosas que no beneficien absolutamente a nadie. Pensar es una habilidad, no es la inteligencia en acción. Por ejemplo, ¿qué ocurre con tus deseos de cambio el primer día del año nuevo? Van disminuyendo porque la vida se entromete y entonces se activa el piloto automático. O bien tu mente digiere la vida y hace de ella lo mejor que puede ser, o se sienta inmóvil en el lecho marino y la vida digiere tu mente.

Publicidad

2.- Haz un poco de espacio mental

Te propongo que te hagas una pregunta: ¿qué aspecto tiene para ti ese Lunes Masivo, ese primer día laborable del año nuevo en el que te planteas tantos cambios? En otras palabras, ¿cuál es tu ambición realmente auténtica, personal? Conocerse a uno mismo es algo fácil de proponer, pero somos perversos. A pesar de la inmensidad del potencial que podemos explorar, permitimos que nuestras mentes vagabundeen por ese mar de los Sargazos que es la confusión mental, un mar repleto de opiniones ajenas, presiones del día laboral, rumores, teléfonos móviles que emiten pitidos, Twitter, prejuicios, ajetreos, miedos e influencias.
Para conocerte a ti mismo tienes que alejarte de todo eso. Lo único que necesitas es una dirección clara, saber qué te importa. Y para ello deberás crear el espacio mental necesario para sacar a la superficie tu verdadero yo. Con el fin de evitar que de tanto en tanto te des cuenta de que has invertido toda tu energía en las prioridades erróneas, es esencial que reserves un tiempo libre y busques un espacio para la reflexión. Recuerda que la vida consiste en lo que pensamos durante todo el día.
El sistema educativo moderno crea ovejas excelentes, personas que intentan obtener siempre una puntuación elevada en los retos a los que se enfrentan. Pero nunca hacen una pausa para reflexionar sobre las metas que persiguen. Usan sus mentes, pero no para conseguir las cosas que tienen sentido para ellas. Por consiguiente, la habilidad de pensar en grande radica en el arte de la apreciación. Exígete decidir qué es lo que realmente te importa.
La contemplación de lo realmente importante es uno de los mayores deleites de la vida, pero equivocadamente posponemos esos pensamientos hasta el día de la jubilación. Empieza a disfrutar hoy de las cosas importantes y es posible que descubras que el Lunes Masivo no vuelve más. Quizá aprendas a disfrutar más del mundo. O tal vez reconozcas por fin que lo que finges disfrutar hoy, en realidad no lo disfrutas.
Podrías desconectar tus aparatos cuando haya concluido la jornada laboral. Deja el mar de los Sargazos en la oficina. ¿Crees que es imposible? A lo mejor eres menos indispensable de lo que te dice tu ego. El economista Simon Kuznets, creador del baremo de ingresos nacionales denominado Producto Interior Bruto (PIB) y Premio Nobel de Economía en 1971, dijo que “ninguna medición de los ingresos pretende calcular el reverso de los ingresos, es decir, la intensidad y el esfuerzo desagradable invertidos en su obtención. Por consiguiente, el bienestar de una nación no se puede deducir partiendo de la medición de los ingresos nacionales definidos por el PIB”.
La vida tiene más que ofrecer que los lujos y el esfuerzo que los costea. El humilde acto de descubrir lo que es importante para ti ya hace que empieces a avanzar hacia ello. Esto puede funcionar para levantar tu empresa, obtener un ascenso, permitirte unas vacaciones, escribir un libro, convertirte en un artista o volverte más consciente. Trabajar con esta finalidad es ser productivo. Si escapas del desorden, podrás liberar tu imaginación y crearás empatía, creatividad, imaginación, innovación y vínculos humanos. Todo eso constituirá un legado de tu viaje como la piel de la que se desprende la serpiente cuando crece. Y al igual que la serpiente, a medida que crezcas producirás ideas cada vez mayores.

Publicidad

3.- Nutre tu mente

Cuanto más sepas sobre las cosas que te fascinan, mejor será tu pensamiento. Sumerge tu mente en el rico potaje del conocimiento humano. Ahora que te has encontrado a ti mismo, debes tener un cuidado especial en prestar atención a las cosas que más te apasionan.
Así, tus ideas originales, los pensamientos ociosos y el súbito raudal de visiones que te asaltan como salidas de ninguna parte en realidad procederán de todo aquello que ya has permitido entrar en tu mente. El secreto de la inspiración y del descubrimiento fortuito radica en profundizar en las áreas que te fascinan y te motivan. Los buenos artistas copian, los grandes artistas roban, como decía Picasso. Joshua Reynolds, otro pintor, decía que “quien decide no saquear nunca otra mente que la propia… se verá obligado a imitarse a sí mismo”.
Conocimiento, pasión, héroes, mentores, ociosidad, competidores, soledad, debate y disensión y contemplación son los platos del menú. No eres una tabula rasa, sino la suma de todo lo que has experimentado, tanto bueno como malo. Todo lo que contenga ese saco de experiencias y conocimientos es la materia prima con la que construirás tus ideas. Y si te falta conocimiento, ve en su busca. En nuestros tiempos, gracias a internet, no hay escasez de información, sino de la disposición para hacer algo con ella.
Te doy un consejo práctico. Después de cada interacción con otras personas, con ideas, obras de arte, la naturaleza o una visión, tómate 30 segundos para reflexionar sobre lo que has aprendido. Este acto de pensar en lo que es bueno reforzará tu recuerdo. A los deportistas, vendedores y ejecutivos de empresa se les enseña a aprender lo mejor de su experiencia y a alcanzar un rendimiento futuro mejor mediante el simple hecho de tomarse un momento para descansar y pensar deliberadamente en lo que acaban de experimentar.
No te rodees únicamente de ideas, sino también de las personas que inducen esas ideas, que te inspiran, te guían y te empujan a ir más lejos. La calidad de lo que hagas aumentará gracias al nivel de los que te rodean. Y por encima de todo, rodéate de aquellos que te inspiren a disfrutar de la vida. Rodéate de personas que te hagan ser mejor y estudia a los personajes más destacados de tu campo de interés. Lee para comprender cómo vivieron las personas a las que respetas, qué obstáculos superaron y cómo lo hicieron. Los psicólogos han demostrado que el simple hecho de tener héroes que también hayan superado adversidades o hayan recorrido el mismo camino que tú te ayudará a triunfar.
Por otra parte, busca opiniones diferentes. Así es como opera Charlie Munger, uno de los inversores de mayor éxito del mundo. Él lee opiniones de las personas con las que discrepa para desafiar sus propios pensamientos. Así impide que se vuelvan obsoletos.
Pensar en grande posee un ingrediente mágico y sorprendente: la ociosidad. Es algo que la mente anhela pero que nos cuesta darle, porque no parece productivo. No lo consideres pereza. Los creadores más brillantes nos han enseñado que lo que necesitas para alimentar tu mente es más que meros conocimientos e ideas. En nuestra era hay dos formas de ociosidad. La primera es la quietud disciplinada a través de la meditación. Consiste en desconectarnos del ruido de fondo que nos ronda por la cabeza. Según Ray Dalio, el multimillonario que dirige la empresa de fondos de cobertura más grande del mundo, Bridgewater Associates, “cuando estoy estresado, hago una pausa y practico la meditación. El estrés desaparece en el acto”.
La otra forma de ociosidad es el conocimiento ocioso. Consiste en apartarse del pensamiento instrumental y descubrir el valor del conocimiento en sí mismo, uno de los grandes deleites de la vida. Como decía el filósofo Bertrand Russell, “el aprendizaje por curiosidad no solo hace que las cosas desagradables lo sean menos, sino que las cosas agradables lo sean más”. Como explica Andrew Smart en su libro El arte y la ciencia de no hacer nada, “si bien nuestras mentes han evolucionado de forma óptima para actuar intensamente, para funcionar con normalidad nuestros cerebros deben estar ociosos, y además resulta que durante mucho tiempo”. Y añade que “el ajetreo destruye la creatividad, el conocimiento de uno mismo, el bienestar emocional, la capacidad de socializar, y también puede perjudicar la salud cardiovascular”.

Publicidad

4.- Fíjate en las cosas

Cabeza en alto, luces encendidas, orejas atentas, baja el puente levadizo, cruza el foso de la mente cerrada y aprende a reconocer esa sensación que te invade cuando sucede algo sorprendente e inspirador justo delante de tus ojos. Lo reconocerás cuando suceda, siempre que sepas lo que andas buscando.
La mente necesita estar alerta, pero al mismo tiempo debe estar relajada y abierta. Ese es el secreto de algunos grandes descubrimientos. Detectar esos momentos que te plantean preguntas nuevas y aprovecharlos es una habilidad. Solamente exige que practiques mantener la mente abierta y detectes las cosas que hacen saltar la alarma de la intuición. Muchas personas que han aplicado su capacidad de detectar cosas han hecho fortuna. Piensa en los músicos, que son maestros en fijarse en las cosas. La mente abierta es el fundamento de la interpretación musical en conjunto. Todos los miembros de un grupo se fijan en lo que hacen los demás y se adaptan a notas inesperadas o a cambios de acorde. Ese debería ser tu fin.
Pero para lograrlo debes apagar el ruido, alejarte del mar de los Sargazos de la mente y debes salir del estado de preocupación. Fijarse en cosas, la contemplación, y la inspiración a menudo surgen del tedio. Lamentablemente los teléfonos inteligentes han exprimido el juego del aburrimiento, y lo que solía ser un compost rico y fértil para fijarse en las cosas se ha resecado. Pero lo cierto es que en el aburrimiento brotan las ideas como los tomates en un huerto.
Diversos estudios han demostrado que generar un estado de aburrimiento mediante tareas tediosas induce a la mente a pensar más allá de la vía férrea predefinida del pensamiento normal.
Cuando recibas una inspiración, no la dejes escapar. Toma notas, tecléala en tu móvil, díctasela a tu correo de voz, porque si no lo haces esos fogonazos de inspiración se verán arrojados a un lado por el siguiente pitido de tu móvil o el paso acelerado de un taxi. No los recordarás. Y ese fogonazo podría ser el inicio de lo que el científico Douglas Hofstadter denomina joostsing, o salida del sistema: una manera distinta de alcanzar tus metas o de vivir tu vida cambiando por completo la forma que tengas de pensar antes de ese fogonazo de intuición.
Para salir del sistema, tendrás que desactivar tu pensamiento automático. Luego da un paso atrás y fíjate en el sistema, o en ese argumento que no has puesto nunca en tela de juicio o en tu jaula de oro. El filósofo Daniel Dennett explicó así la facilidad con la que caemos en las trampas del sistema: “a veces el problema empieza porque alguien dijo, supongamos… y solo por suponer, todo el mundo olvidó el origen del problema”.

Publicidad

5.- Cambia la realidad… (no la niegues)

Puedes canalizar tu energía para resistirte al cambio o para inducirlo; ambas cosas, no. El espíritu de resistencia es normal, pero no te llevará lejos. Lo desconocido da miedo, y sin embargo hoy el cambio nos acecha durante todo el día. Y cuando son posibles tantas cosas, deberías estar pensando más en grande que nunca. Si la circunstancia conocida que vives y experimentas es una que deseas cambiar o una que las fuerzas externas vayan a cambiar de cualquier modo, es tremendamente positivo no resistirse al cambio, sino aceptarlo. De ese modo te convertirás en el arquitecto del cambio.
La resistencia lleva al estancamiento. Con mucha frecuencia eso consume mucha energía sin ningún propósito. En cambio, la aceptación te permite elevar tu ambición sobre un fundamento sólido y llegar lejos, ya que no niegas la realidad de la situación. Esto no quiere decir que debas soportar para siempre una situación que no te gusta, sino aceptar la realidad en vez de enfrentarte a ella, algo natural pero a menudo inútil.
La vida se parece mucho a una improvisación teatral: no sabes qué te encontrarás ni cuándo, pero lo único con lo que puedes trabajar es aquello con lo que te encuentras. Lo que hagas en el futuro dependerá de lo que puedas imaginar basándote en lo que hayas recibido. Decir “sí” lleva al conocimiento, aunque es mucho más fácil decir “no”. Los que dicen “sí” son recompensados por las aventuras que tienen. Los que dicen “no” son recompensados por la seguridad que obtienen.
Resulta muy difícil que apliques tu energía a pensar en grande si no has aceptado la realidad de qué es lo que deseas cambiar o mejorar. Es como intentar levantar una casa sobre unos cimientos que sabes perfectamente que no existen. Como dijo Carl Jung: “no podemos cambiar nada hasta que lo aceptamos”. Al pasar de la resistencia a la aceptación cambiamos nuestro punto de vista y nuestra intención, y nuestros pensamientos se hacen más grandes.
A partir de ahí, podrás pasar más tiempo desarrollando tu idea. Serás creativo sin temor, explorarás tus opciones y barajarás nuevos rumbos para tu empresa, tu arte y tu vida personal. En este “sí y…” encontrarás más ventajas aprovechables que la aceptación y la redirección de tu pensamiento. Piensa en las historias disparatadas que surgen del desarrollo de un hilo argumental improvisado. Justo cuando parece que la historia ha llegado a un callejón sin salida, se vuelve incluso más hilarante, absurda, hace un quiebro y cambia de dirección.
Ir un paso más allá con tus pensamientos y con tu esfuerzo para que cobren realidad es una disciplina vital en el proceso de pensar en grande. Pensar es un trabajo duro y siempre existe la tentación de arrojar la toalla, pero, por definición, pensar en grande es ir más allá de lo habitual. Para ti, dar ese paso significa reflexionar un poco más de tiempo aunque el esfuerzo de pensar te haga sentir incómodo y te apetezca dejar de hacerlo. Es como el entrenador que te obliga a correr diez metros más justo cuando pensabas que ya no tenías que esprintar más.
Un proceso parecido es el que tiene lugar cuando los emprendedores comienzan a trabajar en su idea de negocio. Sylvan Goldman era el dueño de una cadena de supermercados en Oklahoma City. Le iba bien, pero la cantidad de artículos que podía vender a sus clientes estaba limitada por la fortaleza de sus músculos. Reflexionó sobre el problema y llegó a la conclusión de que la gente dejaba de comprar cuando las cestas estaban muy llenas o pesaban demasiado. Así que, con la ayuda de un carpintero y un operario de mantenimiento, les puso ruedas, patas y una silla plegable. Fue el prototipo del primer carrito de la compra del mundo.
Pero la idea no cuajó. Los compradores no querían usar carritos. A los hombres les hacía sentirse débiles, y las mujeres pensaban que ya habían empujado suficientes carritos en sus vidas. Entonces Goldman dio unos pasos adicionales: contrató a ayudantes que ofreciesen carritos a los compradores y a modelos que se paseaban por sus tiendas demostrando cómo el carrito permitía tomarse más tiempo para comprar algo, reunir una gran cantidad de artículos y hacerlo sin sudar ni lesionarse. Al final la idea caló y Goldman acabó percibiendo un canon por cada carrito vendido a otros supermercados.
Goldman pensó una idea sobre otra, en grande, para introducir en el mundo su Gran Idea. Las ideas, como semillas de pensamiento que son, tienen que reunirse, exponerse a la crítica, probarse, revisarse, analizarse para ver si tienen sentido desde distintos puntos de vista y pulirse antes de que la gente quiera arriesgarse a usar un producto, invertir en una empresa, unirse a un equipo o abandonar un buen empleo para dedicarse a otro.
El mero hecho de ir un paso más lejos, de sentarse y simplemente pensar un minuto más de lo habitual, puede marcar la diferencia entre permitir que la frágil mariposa de la inspiración huya de ti y atrapar algo especial. Esa es la diferencia entre transformar tu caballo blanco en algo tangible y arrojar la toalla para encontrarte al día siguiente en el mismo sitio que hoy. En la vida, mantenerse centrados en el premio de ganar el partido, no solo el siguiente punto, exige que recordemos constantemente qué estamos tratando de hacer.
Cuando vislumbres una idea, una innovación o una inspiración que se cierna tentadoramente fuera de tu alcance, no cojas el teléfono. Solamente tienes que hacer esto: piensa en la idea 30 segundos más y luego dedica otros 30 segundos a anotarla. Intenta definirla, porque esa idea se desvanecerá por muy seguro que estés de que siempre la conservarás.
Y cuando recibas un golpe duro, haz una pausa. No abandones el barco. Piensa en la cantidad de veces que las personas han demostrado que quienes dudaban estaban equivocados. Piensa en la experiencia vital y en la pasión que aportas, en todas las cosas que llevaron a tu pensamiento hasta este punto, qué lo justifica y qué parte de las críticas es válida. Igual que hizo Goldman, acepta la realidad revisada y rechaza aquello de lo que puedas prescindir.

6.- Ten un gran ego y un ego pequeño

La totalidad impresionante del conocimiento humano nos permite decir con gran certidumbre que no podemos estar seguros de gran cosa. Saber que casi todo es desconocido puede no parecer liberador para tu ambición personal. Sin embargo, ingresar en lo desconocido es justamente lo que sucede cuando empiezas a pensar en grande. El mundo de lo conocido es pequeño y estrecho, ya vives en él.
En el momento en que empiezas a prestar atención a tus caballos blancos y a ampliar tus horizontes, cruzas el umbral de lo profesional a lo amateur. ¡Enhorabuena! Los aficionados son los únicos que descubren mundos y horizontes nuevos. Recuerda que la ciencia es la creencia en la ignorancia de los expertos.
Los aficionados sienten pasión y tienen ambición, así que cuando empiezas a perseguir las cosas que te interesan, a medida que llenas tu saco y abandonas la reserva de lo que ya se ha probado y demostrado, eres por definición un amateur. Pero no te engañes: todo el mundo comete errores.
La búsqueda de una vida más grande presenta todo tipo de obstáculos. Esto es natural, tanto es así que si ves los obstáculos es que vas por buen camino. Desde niños nos enseñan a que no nos guste perder una discusión ni a cometer errores, pero eso es pensar en pequeño. La persona capaz de apreciar cómo esos “contratiempos” pueden impulsar el progreso ha descubierto algo importante, ya que con cada contratiempo aprenderá más, ampliará sus horizontes y seguirá disfrutando de la vida.
Ese es el tipo de personas que Google suele contratar. Lo que esta empresa busca en sus empleados es “la humildad intelectual”. El problema de quienes viven en un remolino de éxitos deslumbrantes es que, cuando el fracaso les ofrece el regalo del aprendizaje, no saben cómo sacar partido de él y achacan los errores a los demás. Laszlo Bock, vicepresidente de Recursos Humanos de Google, describe así a las personas que pueden mostrar pasión por sus ideas, pero que están dispuestas a aceptar que se equivocan: “un gran ego y un ego pequeño”. En definitiva, la humildad intelectual no te priva de defender a ultranza tu postura durante todo el tiempo que creas en ella, pero te proporciona valor para admitir un error.
El miedo y el optimismo dan vueltas y vueltas como dos personas que bailan un tango. El miedo señala el camino que sale de nuestra zona de confort y te hace sentir ansiedad y vacilación. En cambio, lo que te induce a seguir adelante es el optimismo. Progresas cuando el optimismo conquista al miedo. De hecho, nuestra evolución ha desarrollado la tendencia neurológica a ser optimistas. El optimismo tira de la realidad y la moldea a nuestro favor.
Lo habitual es que los optimistas crean que vivirán más que la media, y como resultado está demostrado que ahorran más, comen más sano, hacen más ejercicio y tienen un talante más alegre. Otras investigaciones sugieren que quienes adoptan una actitud cínica tienen más probabilidades de desarrollar demencia. Esto podía deberse al esfuerzo extra que supone plantearse la faceta negativa de todo.
Si eres pesimista, cuando las cosas se tuerzan, reaccionarás diciendo: “como siempre”. Te sentirás menos inclinado a preguntarte “por qué” y será menos probable que la próxima vez te vaya mejor. En cambio, los escáneres cerebrales han demostrado que cuando los optimistas cometen errores, la actividad se centra en un área del cerebro que procesa la reflexión y el recuerdo. Los optimistas y los pesimistas comparten la misma probabilidad de divorciarse, pero los optimistas tienen más probabilidades de volver a casarse.
Si en un negocio no obtienen el número de usuarios que esperaban, si no entran en el programa al que se presentaron, si no obtienen la inversión que les parecía justificada o sus socios resultan ser serpientes, los optimistas irán con más fuerza la próxima vez. Por eso el optimismo es esencial para la supervivencia, ya que sin él nuestros antepasados nunca se habrían aventurado lejos de sus tribus y quizá todos fuésemos cavernícolas.
Por otra parte, nuestra tendencia al optimismo nos permite aparcar las dudas sobre la utilidad de las cosas y maravillarnos ante el milagro de la vida. Este es precisamente el espíritu de pensar en grande: no quedarse paralizado y lamentándose de la brevedad del tumulto de la vida, sino aprovechar y disfrutar de su potencial.

7.- Conoce tu arma

Debes saber cuándo prestar una atención concentrada en un asunto y cuándo dejarlo ir y permitir que el subconsciente mágico haga su trabajo. Tus grandes ideas son en parte un trabajo metódico y en parte inspiración espontánea y pasión. A estas dos maneras de pensar se les llama apilamiento y flujo.
El apilamiento es analítico y se rige por la lógica. Progresa de forma incremental y es una actividad centrada y dirigida hacia un propósito que alcanzarás de forma gradual sentándote sobre tu trasero y aplicando tu mente al problema. Por otra parte, cuando tu mente fluya irá donde le apetezca. No se puede concretar con precisión la dirección del flujo ni calibrar bien su fuerza.
Cuando apilas, pones un ladrillo cada vez; pero cuando fluyes, estás perdido en altamar hasta ese momento en que te encuentras sentado en tu habitación del hotel con la solución bien guardada en el bolsillo de tu albornoz.
Las tareas típicas del apilamiento consisten en cuadrar los libros, escribir un informe, analizar datos, planificar un picnic... Cuando tu mente apila, detectas cuándo progresas. El apilamiento también se conoce como pensamiento convergente, porque todas tus capacidades de concentración se centran en el problema.
La lógica, el análisis y la determinación te llevarán lejos. Pero cuando necesitas ideas frescas o un punto de vista nuevo, tienes que usar tu mente de otra forma. Cuando tu mente se encuentra en un estado de flujo, los pensamientos y las conexiones tienen libertad para vagabundear. Pero cuantas más cosas hayas metido en tu saco, más combinaciones podrán formarse antes de que tengas ese destello repentino de inspiración.
Cuando logres superar los problemas y avanzar hacia el éxito usando tu mente, tendrás que alternar constantemente entre el apilamiento y el flujo. Lo que hagas primero dependerá del punto de la resolución del problema en que te encuentres. Einstein explicó que, en sus momentos más creativos, usaba imágenes mentales, símbolos y signos porque el lenguaje colocaba su mente en el modo lógico, y aquello coartaba la amplitud de su creatividad. Jugaba con esas ideas y conceptos, los relacionaba entre sí, exploraba y probaba. Y cuando llegaba al punto en que estaba listo para expresar con palabras la lógica de sus pensamientos, pasaba del flujo al apilamiento.
También existe el procedimiento inverso, pasar del apilamiento al flujo. Lo importante es encontrar los momentos en que es mejor apilar y aquellos en que es mejor fluir. Tu autodisciplina y tus inhibiciones están en su peor momento cuando estás cansado y aturdido. Esa autodisciplina es la que necesitas cuando estás apilando. Pero cuando fluyes, lo que deseas es librarte de las cadenas mentales. La creatividad llega a su punto culminante cuando estás cansado. Si te sientes mejor por las mañanas, es probable que a primera hora del día tengas una gran fuerza de voluntad y se te dé estupendamente el apilamiento mental. A medida que transcurre el día, te embarga la somnolencia, tu autodisciplina vacila y tu creatividad empieza a liberarse, tu imaginación suelta amarras y quizá tu pensamiento empiece a agrandarse. A mí, saber esto me permite ser más eficaz para planificar mi tiempo. Te irá mejor cuando seas consciente de estos diversos modos de pensar y del momento en que tu capacidad para cada uno de ellos alcanza su punto culminante.

8.- Viaja ligero

Tu mente es un instrumento increíble. Tu objetivo es desbloquear su potencial para pensar más en grande. Pero, mientras has estado navegando, con propósito o sin él, por el océano de la vida, tu mente ha reunido mucha basura que le pesa y obstaculiza tu pensamiento.
Un día un niño anuncia que quiere ser maquinista de trenes. Una semana después decide ser astronauta. Luego le da por ser soldado. Más tarde estrella del rock, granjero, pintor, futbolista… A medida que un niño comprueba esos sueños, durante un tiempo algunos establecen una cabeza de playa emocional en su vida y otros no. Los niños contemplan el amplio horizonte. Los adultos creen que ven mejor, pero no se dan cuenta de que su equipaje les tapa la vista.
Pasa de la coherencia, porque esta impone una estrechez intelectual equivalente a las espantosas ataduras que los aristócratas chinos solían aplicar a los pies de las niñas ricas. Esto puede alterar sutil o profundamente lo que le pides a la vida. Y cuando esto sucede, debes estar dispuesto a cambiar. Por ejemplo, puedes descubrir que ya no deseas escalar por la escalera corporativa porque quieres disponer de más tiempo. O que ya no quieres pasar todo el tiempo entrenándote para hacer triatlones porque has descubierto la lectura y la fotografía. Acéptalo.
Cuando te enfrentes a un problema irresoluble o necesites una perspectiva nueva, plantéate estas herramientas. En primer lugar, sé otra persona. Pregúntate cómo abordaría esa situación una persona a la que admires (o incluso alguien que te caiga mal). En mi caso, yo finjo ser una persona sabia para liberarme de buena parte de mi propio equipaje. En segundo lugar, vete a otro lugar. Cuanto mayor sea la distancia imaginada entre una idea y tú, más probable es que seas capaz de evaluarla de manera crítica.
La relación entre la distancia y el pensamiento más osado, más conceptual, también se manifiesta de otras maneras. Por ejemplo, en el idioma. Pensarás más conceptualmente si lo haces en un idioma que no sea el tuyo materno. Por último, trata tus opiniones como amigos interesados. Tus mejores opiniones son aquellas por las que sientes menos apego. Si no te importa descartar tus opiniones, cuando salgan a la luz nuevos datos, estarás preparado para cambiar y tu pensamiento estará siempre en la mejor forma. Pero si tus opiniones son demasiado importantes para tu sentido de ti mismo como para atreverte a cambiarlas, entonces es posible que no aprendas muchas cosas nuevas. En un mundo que cambia tan rápidamente como el nuestro, esta actitud es perjudicial.

9.- ¡Vibra!

Cuando consigues pensar en grande, tus ideas vibran. Es entonces cuando se activa tu intención y la escala de tu pensamiento empieza a transformar la realidad. Primero vibra para ti, lo cual quiere decir que en lo profundo de tu ser crees realmente en tus sueños y en tus ambiciones y estás impulsado por ellos. Segundo, vibra para otros. Cuando cuentas tu historia, expresas tu ambición o demuestras tu arte, entonces deseas crear un vínculo emocional con tus amigos, tus clientes, lectores, familiares o compañeros de trabajo.
Antes de que comiences a actuar basándote en esto, tendrás que satisfacer algunas condiciones de lo que podríamos llamar resonancia humana: 1) estás convencido de que tu ambición refleja de verdad lo que deseas; 2) que se fundamenta en la realidad de tu vida, pero no está limitada por la situación actual; y 3) que en medio del fragor cotidiano de la vida puedes dar pasos prácticos, por pequeños que sean, en la dirección opuesta.
Cuando tu idea vibra para otros, introduces cambios. Puede que tu idea empiece siendo relativamente pequeña, pero mientras conecte con personas podrá crecer y descubrirás que las cosas pequeñas pueden inducir grandes cambios. Por otra parte, para establecer un vínculo emocional con tu pensamiento, debes convertirte en narrador de historias. Contar la historia de tu idea es la prueba más eficaz de su valor. Si puedes transmitir tu pensamiento con unas palabras tan sencillas que tu público las entienda totalmente, habrás encontrado un filón. Si el público no te entiende, seguramente tú tampoco.
Compartir tu ambición y contarle a la gente que estás pensando en grande y lo que pretendes hacer que suceda supone hacerte vulnerable de una manera distinta a la que manifiestas cuando simplemente repites lo que dice y cree todo el mundo. Esto hace que compartir tu historia personal sea más difícil, pero debes hacerlo. Después de todo, este es tu viaje personal. Compartir tus pensamientos expone tu viaje personal al escrutinio ajeno, pero eso es lo que la gente quiere escuchar. La única forma de progresar consiste en cometer errores, admitirlos, adaptarse y proseguir el camino.

Conclusión

Pensar en grande produce mejores decisiones, mejores ideas, un aumento de la creatividad, un mayor entendimiento, una mayor capacidad de emitir juicios, más resistencia y más fortaleza de ánimo. Liberará tu imaginación y encauzará tu intuición.
Recuerda que si nadie te cuestiona, eso significa que no estás haciendo nada nuevo. La resistencia y la crítica son partes inevitables de pensar en grande, pero si las gestionas bien y piensas “sí, y…” y aceptas lo que es válido, la crítica será como la piedra de amolar que hace que tu hoja sea más cortante.
Como un velero, tus pensamientos llegarán a su destino virando, siguiendo un rumbo indirecto. Esta es la naturaleza exploradora de todas las empresas. Si llegases a un punto directamente, entonces solo habrías copiado el mapa de otros, y eso no es ninguna novedad.
Si todos los días es un Lunes Masivo de decepción y de sueños rotos, despliega las velas y lánzate en persecución de tu caballo blanco. Cambia de rumbo cuando el viento te obligue, pero con la vista siempre fija en el horizonte lejano.
¿Atraparás tu caballo blanco? ¡Quién sabe! Pero la persecución es emocionante. Y allá donde esté tu mente, ahí irás tú. Vendas salchichas, edifiques un rascacielos o conduzcas un camión, tu máximo poder radica en el hecho de que deseas con todas tus fuerzas hacer precisamente eso y hacerlo bien.


Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Richard Newton es cofundador de distintas empresas tecnológicas tanto en Londres como en Austin (Texas). Mucho tiempo atrás fue periodista especializado en el mundo de los negocios en diversos periódicos dominicales de Londres. Es coautor del éxito Deja de hablar y comienza a actuar, traducido a doce idiomas.
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí