El arte de inventarse profesiones
Resumen del libro

El arte de inventarse profesiones

por Sergio Bulat

Cómo destacar en un mundo laboral en crisis

Introducción

 

El mundo de hoy es una realidad en constante cambio en la cual las empresas se reestructuran, se deslocalizan, automatizan sus sistemas productivos o simplemente cierran sus puertas por no poder hacer frente a la competencia. La principal consecuencia de todo ello es la inestabilidad laboral: pasar toda la vida activa en una sola empresa ya es cosa del pasado. Esta realidad se puede contemplar desde una perspectiva fatalista, pero tiene su vertiente luminosa: la mayor versatilidad y movilidad que hoy se espera de los trabajadores aumentan las oportunidades para quienes estén dispuestos a aprovecharlas.
Con este panorama como fondo, inventarse una profesión, hacer las cosas de otra forma, es y será una de las pocas estrategias para destacarse laboralmente, tanto para jóvenes que están comenzando su camino como para profesionales en procesos de cambio o jubilados que quieran o tengan que seguir trabajando.
En consecuencia, resulta cada vez más común encontrarse con gente especializada en algo que nadie ha puesto en práctica con anterioridad. Son personas que con sólo agregar una pequeña y nueva pieza al mecanismo de su profesión logran distinguirse y hacerse singulares. Debemos tener claro que, aunque trabajemos en una empresa con un cargo fijo, siempre tendremos que vendernos, ya sea para ascender dentro de la misma, ya sea para ser contratados en otra o para llamar la atención de los cazatalentos. Y no hay mejor forma de promocionarse que sobresalir por algo que nos diferencie del resto.
Para inventarse una profesión no hay que ser necesariamente un emprendedor que construya su propio negocio o trabajar de forma independiente. Uno puede encontrar su especialidad dentro de la misma empresa donde trabaja de manera que, con unas cuantas modificaciones o combinando distintas actividades, consiga hacer algo distinto a lo de los demás y lo convierta en su propia marca personal.

 


Publicidad

Primera parte. Las profesiones en la actualidad

El mercado laboral actual. Tanto en los países desarrollados del primer mundo como en los países en vías de desarrollo, los problemas laborales son, en esencia, similares. Consisten en todo un abanico que comprende la inestabilidad laboral, el desempleo, el subempleo, el empleo temporal, el empleo precario, las malas condiciones de trabajo, el estrés o la incompatibilidad entre empleo y familia. Lo mismo en economías pujantes, en vías de desarrollo o simplemente en decadencia, la solución para evitar caer en uno de estos agujeros no es nueva y no es otra que diferenciarse: siempre hubo y habrá un espacio para aquellos que consiguen destacarse del resto y ofrecer novedades.
Uno de los casos más paradigmáticos al respecto es el de Sigmund Freud. Debido en parte a la rigidez propia de su época y en parte a su contexto sociofamiliar, se vio obligado a estudiar medicina sin que la idea le agradase en exceso, puesto que no soportaba la sangre ni se sentía inclinado hacia esta profesión. Tuvo entonces que buscar una salida y la encontró en la elaboración de toda una disciplina que marcó por entero el siglo XX: el psicoanálisis. Esta nueva profesión “inventada” por Freud, con la impresionante base teórica que la sustenta, no sólo lo convirtió en una de las grandes figuras del siglo XX, sino que además creó y ha seguido creando miles de puestos de trabajo a lo largo de varias generaciones.
En el campo artístico, la invención de profesiones ha sido la tónica dominante a lo largo de la historia. Para la mayoría de los artistas, buscar la originalidad y diferenciarse del resto a través de algo nuevo y distinto es la base de su profesión, por lo que han de estar en permanente innovación. Así nacieron, solo por mencionar unos cuantos ejemplos, corrientes artísticas como el dadaísmo, el cubismo o el surrealismo.
Justin Gignac, un joven de 25 años graduado en artes visuales y que vive en Nueva York, ha inventado su propia profesión: recolectar la basura que encuentra en las calles, seleccionarla, limpiarla y colocarla dentro de unas cajas transparentes con el sello NYC-garbage (“basura de la ciudad de Nueva York”), con la firma del autor y la fecha en que fue recogida. De esa forma, cualquiera puede llevarse consigo un trozo del paisaje urbano neoyorquino. Como edición especial, Gignac acaba de sacar una serie limitada del día del inicio de la temporada deportiva en el estadio de los Giants.
Un caso como este ilustra como ningún otro que no es necesario ser un genio como Freud ni un artista excelso para explorar la propia creatividad y encontrar un lugar único en el mercado. Son millones los que en todo el mundo están diseñando sus propias profesiones y viviendo satisfactoriamente de ellas.
La necesidad de encontrar un camino propio. A diferencia de épocas pasadas, en las cuales el lugar de nacimiento marcaba poderosamente las condiciones de vida de una persona, hoy en día disponemos de un abanico inmenso y creciente de posibilidades. No obstante, tal y como nos muestra la historia, los casos de gente que ha conseguido salir de las peores circunstancias y triunfar siempre han existido; todos tenemos oportunidades entre las que elegir dentro del contexto que nos toca vivir y la actitud que adoptemos ante ellas dictaminará el grado de satisfacción que obtengamos.
La historia de Charles Goodyear, paradigma de individuo que encontró su propio camino como emprendedor y que, al hacerlo, no sólo creó toda una nueva industria, sino también varios oficios y especializaciones, es una prueba fehaciente de ello. A mediados del siglo XIX, Goodyear estaba convencido de que tenía que existir una manera para conseguir estabilizar el caucho y, además, era consciente de que lograrlo constituía una necesidad imperiosa para que su país y su industria siguieran progresando.
Tras cinco años de experimentos intentando encontrar un método para hacer más estable y duradero el caucho (durante los cuales vivió casi en la indigencia y fue encarcelado más de una vez por no poder pagar sus deudas), finalmente lo consiguió mezclándolo con sulfuro y sometiéndolo a altas temperaturas, descubriendo así la manera de endurecer el caucho y hacerlo resistente al frío. A este proceso lo denominó “vulcanización”, palabra derivada de Vulcano, el dios romano del fuego.
Gracias a este descubrimiento, Goodyear consiguió dar pie a la creación no sólo de una empresa que aún es líder hoy en día, sino también generar toda una industria tras de sí y ayudar enormemente al progreso industrial de su país y del mundo.
Es evidente que no todos podemos emular este ejemplo y montar una industria desde la nada, pero su mera existencia nos hace detenernos a reflexionar sobre cómo muchas veces las ideas más creativas se originan en entornos de gran precariedad, donde el mismo hecho de sobrevivir es ya una proeza cotidiana.
El objetivo que debe perseguir toda persona decidida a inventar su propia profesión, especialización, actividad u oficio es convertirse en “el mejor del mundo” en aquello que haga. Sólo los mejores son capaces de obtener mayores beneficios por su trabajo, ya que son los únicos que se diferencian del resto.
Adoptar esta postura supone avivar el eterno debate entre si conviene ser una persona generalista, que sabe un poco de todo, o es preferible ser un especialista, alguien que lo sabe todo de muy contadas materias. No obstante, el siglo XXI parece que va a ser el siglo en el que esa polaridad tenderá a desvanecerse y no habrá lugar para elegir. La profesión que uno invente deberá ser específica, pero para lograrlo no habrá que acumular más saber sobre un menor número de áreas de conocimiento, sino combinar especialización con generalización, de manera que podamos trasladar ideas de un terreno a otro para crear sinergias únicas en las que la suma de las partes multiplique los resultados y nos proporcione fuertes ventajas competitivas.

Publicidad

Segunda parte. Las ventajas de inventar tu propia profesión

La inteligencia contextual. Hoy la vida evoluciona a una velocidad inusitada en comparación con épocas pasadas. Por ello resulta tan esencial la capacidad de adaptación a los cambios y el saber apreciar el contexto en el que vivimos para poder así inventar una profesión, un oficio o una especialización acorde con las virtudes y necesidades de cada uno.
En los últimos años, decenas de libros publicados sobre psicología, desarrollo personal o empresarial analizan los distintos tipos de inteligencia: verbal, emocional, espiritual, intuitiva, maternal, ejecutiva, etc. Más allá de todos ellos, merece ser rescatado el concepto de “inteligencia contextual” que los economistas norteamericanos Tony Mayo y Nitin Nohria desarrollaron en la obra En su tiempo. El libro expone de manera brillante las cualidades de los líderes empresariales que han tenido que adaptarse al contexto de los tiempos en los que les ha tocado vivir, cualidades estas que todos necesitaremos para el futuro.
La inteligencia contextual consiste esencialmente en la capacidad de observación, tanto externa (lo que pasa a nuestro alrededor), como interna (quiénes somos, qué queremos hacer y qué podemos hacer). La conjunción de la observación de ambas realidades nos permite relacionarlas y aplicarlas a lo que queremos realizar. En consecuencia, la mejor manera de desarrollar la inteligencia contextual es mejorando nuestra capacidad de percepción y atención.
Debra Fine, una eficiente pero muy tímida ingeniera norteamericana, relata en su libro Small Talk cómo llegó un día en que se sintió cansada de su vida laboral y cómo transformó su debilidad (las relaciones públicas) no sólo en su punto más fuerte, sino en su principal fuente de ingresos. Debra había observado que, al igual que ella, muchos ingenieros padecían dificultades similares para relacionarse con la gente; esa carencia limitaba sus posibilidades de ascender en las empresas o de emprender nuevos proyectos.
En este escondido repliegue de su anterior profesión fue donde Debra encontró su lugar en el mundo y, desde entonces, se dedica a enseñar a la gente cómo establecer conversaciones casuales (small talk). Ahora viaja por todo el mundo entrenando a sus alumnos para entablar conversaciones que les ayuden a mejorar sus negocios. Debra supo ver una necesidad general a partir de una carencia propia: halló una manera de reforzar su punto débil al tiempo que ayudaba a los demás e inventaba así una especialidad que, de momento, no tiene competencia.
La estabilidad laboral. La obtención de unos ingresos estables que permitan administrar eficientemente el presupuesto de una familia es una de las necesidades básicas para una vida armónica. Lamentablemente, cada vez resulta más difícil conseguir esos ingresos. Encontrar una actividad laboral específica y adecuada a nuestras capacidades aumenta notoriamente las posibilidades de lograr cierta estabilidad.
Uno de los principales causantes de estrés en la actualidad es el miedo a perder el trabajo, especialmente en aquellos países en los cuales no existe una red de apoyo al desempleado. En cualquier caso, a nadie le gusta quedarse sin empleo ni tener que modificar sus hábitos de vida a la fuerza porque sus ingresos menguan o desaparecen.
En la economía globalizada y de rápidas transformaciones de hoy en día no es nada raro que las empresas modifiquen abruptamente sus planes de fabricación o que el mercado las deje obsoletas de un día para otro y, por consiguiente, haya que suprimir muchos puestos de trabajo.
Aunque bien es cierto que nada ni nadie puede garantizar la estabilidad laboral de un empleado, éste sí puede aumentar considerablemente sus posibilidades de ser uno de los últimos en ser despedidos. Así, Patrice Martine, una joven diseñadora industrial, encontró su lugar como “especialista en factores humanos” mientras trabajaba para la empresa IDEO, ya que posee una habilidad innata para comunicarse con las personas y que estas le hablen acerca de sí mismas. Entre los diseñadores industriales no abundan los especialistas en observar a las personas y escuchar sus necesidades. Las especiales facultades de Patrice la han convertido en la encargada de comprobar qué es lo que hacen los empleados y cuáles son sus necesidades, para luego trasladarlo a los ejecutivos de la empresa. De esta forma, su interés por observar cómo actúa la gente ha hecho de ella una especie de antropóloga; el esfuerzo que invirtió en tener una especialidad propia le augura una espléndida carrera profesional.
La especialización puede darse dentro del propio campo laboral del empleado o bien tratarse de una actividad paralela que, sin ser la principal, reporta determinados beneficio al equipo, como en el insólito caso de Benson Bogle, ejecutivo de una empresa de software de Boston que, además de su trabajo habitual, ostenta el cargo de “Comisionado de golf de la oficina”: pese a tener otras muchas responsabilidades en la empresa, la más importante de todas es cumplir con su tarea de comisionado.
El trabajo consiste en diseñar los circuitos de golf dentro de la oficina, establecer las reglas de juego, supervisar los tanteos, velar por la seguridad de los empleados y mantener activa la liga. Para Bogle, el golf de oficina no es una broma, ya que pasa la mayor parte de su tiempo ejerciendo de coordinador del mismo. Aun cuando esta función no tiene relación directa con el trabajo para el cual fue contratado, Bogle ha sabido hacerse un lugar propio en la empresa, pues aunque todo pueda parecer un juego, su actividad golfística ayuda a mantener vivo el espíritu de equipo en la compañía.
Otro caso significativo es el de cierto funcionario público que buscó la forma de diferenciarse del resto de sus compañeros. Esta persona se encontraba en la parte baja del escalafón administrativo, ya que su preparación educativa no había ido más allá de los estudios secundarios. Sin embargo, no era el prototipo de funcionario que se limita a tomar café y mirar el reloj, sino que desempeñaba sus tareas con profesionalidad y rapidez y, gracias a un carácter afable y simpático –siempre con una broma o una sonrisa en la boca– lograba crear un clima distendido en la oficina.
Era una persona interesada en conocer a todos y en saber qué sucedía a su alrededor. Solía intervenir en cuantas disputas surgían entre otros empleados, tratando siempre de encontrar una solución apaciguadora. Estaba encargado de recolectar el dinero para los regalos de cumpleaños y otros eventos, y sabía hacerlo con la delicadeza suficiente como para que nadie se sintiera obligado a contribuir. Estas pequeñas pero grandes contribuciones a la armonía y al buen funcionamiento de la institución le valieron algunos ascensos y nuevas responsabilidades más estimulantes y, por lo tanto, más satisfactorias. Al hacer más agradable su propio trabajo y el de los demás, logró diferenciarse del resto de sus compañeros y consiguió no sólo una mejor retribución, sino más estabilidad en las funciones encomendadas y en la recompensa de su trabajo.
El desarrollo de la carrera. Otra vía para asegurarse cierta estabilidad laboral es desarrollar una carrera profesional única y diferenciada del resto de profesionales de la misma rama. Es posible conseguirlo a través de la persistencia en la búsqueda de algo distinto e inigualable. Algunas veces, se trata de especializaciones creadas por las personas y otras, simplemente de saber contemplar el contexto y aprovechar las oportunidades que se presenten. En otras ocasiones, se puede mejorar una carrera trabajando en relación de dependencia, como autónomo o semiautónomo.
El primer tipo de carrera se puede dar tanto mediante la búsqueda de una especialidad técnica muy definida, o también, como ocurre entre los vendedores, siendo el contacto imprescindible con uno de los mejores clientes de la empresa. El arma de la mayoría de los vendedores es su propia cartera de clientes: ésta es su verdadera especialidad, la que puede ofrecerles más estabilidad dentro de una misma empresa, además de la posibilidad de “venderla” al mejor postor y trabajar así para la organización que les proporcione los mejores beneficios.
La carrera de semiautónomo se desarrolla con mucha frecuencia en el campo científico, en el que la hiperespecialización está a la orden del día. Los semiautónomos son aquellos científicos que, si bien trabajan para alguna empresa o institución, viven de los proyectos de investigación para los que logran conseguir financiación, por lo que, a efectos prácticos, tienen que salir a vender sus proyectos como lo haría cualquier otro tipo de proveedor autónomo.
Un caso como este es el de John Maeda, un ingeniero informático y diseñador que se ha convertido en el gurú de la simplicidad tecnológica. Es autor de artículos, de un libro y de un blog en donde dialoga sobre la simplicidad. Es profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la empresa holandesa Philips lo ha contratado como asesor para su campaña “Sense and Simplicity”.
La carrera de autónomo abunda sobre todo entre los profesionales liberales, principalmente médicos y abogados. En abogacía, por ejemplo, no sólo existen las especializaciones en las ramas clásicas como el derecho civil, el penal o el administrativo. En algunos países, como Argentina, son pocos los bufetes de abogados especializados en presentar recursos extraordinarios ante la Corte Suprema, dada su especial complejidad.

Publicidad

Tercera parte. Sugerencias para inventarse una profesión

El placer de lo novedoso. Ante un futuro de profesiones singulares y de cambios incesantes, es preciso prestar una cuidadosa y permanente atención a lo que pasa en el mundo, observando todo aquello que resulte novedoso. Parte de la inteligencia contextual consiste en mantener una constante actitud de vigilancia ante lo distinto, de buscar nuevas perspectivas e intentar aprender de todo, ya que nunca se sabe qué es lo que necesitaremos en el futuro. Lo diferente llama nuestra atención y, en una sociedad consumista y hedonista como la nuestra, es un requisito indispensable ofrecer algo que agrade al consumidor por su novedad.
Un dato elocuente de todo ese mercado que se especializa en mostrar algo diferente es la creciente hibridación en la innovación de productos. Lo más conocido son los automóviles híbridos que combinan un motor a explosión con uno eléctrico. En informática, a este tipo de productos se les llama mashups y se caracterizan por la aplicación conjunta de dos ideas. Este ha sido el caso, por ejemplo, de Panoramio, una empresa española que comenzó siendo un mashups que permitía a los usuarios ligar sus fotos personales a los mapas de Google Earth. Su éxito fue tan arrollador que pronto fue adquirida por la propia Google. Curiosamente, uno de los fundadores de Panoramio tiene como profesión una especialidad muy bien definida: se presenta a sí mismo como “psicólogo especializado en interacción persona-ordenador” y, a juzgar por los resultados, especializarse en algo así no resultó una mala idea.
Estas hibridaciones también se dan cada vez más con mayor frecuencia en el campo de las profesiones tradicionales. Las combinaciones de conceptos ya no se hacen sólo para crear nuevos negocios, sino también para buscar una especialidad propia o para obtener una mayor satisfacción personal. Hay quienes encuentran una profesión híbrida mezclando conceptos más o menos esotéricos con otros tradicionales, pero que, sin duda, buscan diferenciarse del resto: la psicomagia de Alejandro Jodorowsky tiene como finalidad “sanar los bloqueos materiales, corporales, sexuales, emocionales e intelectuales que nos impiden realizar nuestro destino en la vida”; la psiconomía, promovida especialmente por Alex Rovira, combina la psicología con la economía.
Para dar origen a estos oficios raros e híbridos o estas especialidades singulares se necesitan unas dosis altas de imaginación y creatividad, además de una inquietud constante por lo nuevo. Hay que tener arte para descubrir cosas nuevas y el arte requiere, además de un proceso, habilidad y astucia. Pero por encima de todo, existen dos requisitos fundamentales: el primero de ellos es conocer a fondo nuestro principal campo de acción, o lo que es lo mismo, ser un buen especialista. En segundo lugar, es imprescindible permanecer muy atentos a lo que sucede en otros ámbitos. A veces, cuanto más alejados del propio, mejor. Se trata, en definitiva, de tener una visión generalista, y leer, escuchar y participar en debates o conferencias sobre materias que no poseen una relación específica con el trabajo propio.
Esto no es tan contradictorio como parece. Einstein afirmaba que un problema no puede solucionarse en el mismo nivel mental en el que fue generado. Se necesita disponer de una nueva perspectiva para poder descubrir e introducir una innovación: esto, y no otra cosa, es el fundamento de la hibridación de conceptos.
Creatividad y diferenciación. El publicitario Albert Vives suele repetir que uno de los peores errores que ha cometido la gente de su profesión es apropiarse del término “creativo”. Ellos se consideran los únicos creativos, cuando todos debemos ser, y de hecho somos, mucho más creativos de lo que pensamos en todas las actividades que llevamos a cabo cotidianamente.
Para crear algo y encontrar nuestro propio lugar en el mundo no precisamos ser genios o tener un talento fuera de lo común. Lo que necesitamos fundamentalmente es contar con la actitud adecuada. Según las ganas, la energía, paciencia y tesón invertidos en una acción, así será buena parte de nuestros resultados.
Buscar la manera de desarrollar un oficio depende del contexto. La necesidad tiene cara de hereje y cuando la situación es apremiante, sólo la imaginación nos permite sobrevivir. Por desgracia, muchos de los nuevos oficios surgidos de la necesidad no suelen estar bien pagados. Un caso muy común en países pobres con mucha burocracia y mucho tiempo que dedicarle es el de los “coleros”, aquellos que cobran por hacer cola para otros. En el año 2001, un “colero” argentino en la cola del consulado italiano podía cobrar 50 pesos (50 dólares en aquel momento) por mantenerle el puesto a otra persona.
Quizá el más curioso de los oficios raros surgidos de la necesidad es el de las “rascadoras”, que menciona el escritor hondureño César Indiano, es decir, mujeres cuya misión consiste en rascar a los pacientes a quienes les pica alguna parte del cuerpo y que no pueden hacerlo por sí mismos (sobre todo, escayolados y paralíticos). Sus servicios no son pagados por los propios enfermos, sino por sus familiares. Sin duda, ni coleros ni rascadoras son negocios ni profesiones envidiables, pero permiten sobrevivir.
Las sociedades opulentas, por su parte, no sorprenden menos en cuanto a negocios u oficios raros se refiere. No hace mucho, una empresa de bebidas puso en marcha una campaña de marketing viral, inventándose una agencia de coartadas (The Misty Blue) que ofrecía un servicio de escapatorias para quienes quisieran ser infieles a sus parejas o empresas y necesitaran de un subterfugio.
La campaña era ficticia, pero el negocio como tal sí existe: en EEUU lo lleva a cabo una empresa llamada Alibi Network que, además de ofrecer coartadas, realiza compras discretas o envía regalos sin que nadie -aparte del cliente y del destinatario- se entere. Este servicio es fruto de una sociedad en la que nuestras cuentas corrientes y los gastos de nuestras tarjetas de crédito están tan relacionados que se precisa de una ayuda externa para hacer algo confidencialmente.
La creatividad es fundamentalmente una cuestión de actitud: si no nos encuentra trabajando, difícilmente aparecerá. Eso fue lo que le sucedió a Malcolm McLean, un camionero que en 1937 transportaba algodón desde Carolina del Norte a Nueva Jersey. Al llegar al puerto, que era su destino final, se dispuso a esperar largas horas hasta que tocara descargar su camión. Mientras esperaba, se entretuvo en observar cómo vaciaban otros camiones, y así se dio cuenta de que la forma en que sacaban la mercancía para luego subirla al barco era una pérdida de esfuerzo, tiempo y dinero. El propio McLean afirmaría muchos años más tarde: “Se me ocurrió que sería mucho más práctico que cargaran mi tráiler sin tocar el producto y lo metieran directamente en el barco”. Eso ocurrió diecinueve años antes de poder materializar su idea en una acción de negocio concreta: la de inventar el contenedor para el transporte de mercancías y fundar la empresa Sealand.
El caso de McLean no sólo demuestra que las ideas nos encuentran trabajando, sino también que las meras ideas son baratas, sencillas y no cambian nada por el simple hecho de alumbrarlas. McLean tuvo que esperar diecinueve años hasta encontrar la posibilidad de desarrollar su idea, algo que le costó mucho, pero con ello provocó una transformación radical de todo el sistema de transporte mundial. Además, para garantizar su funcionamiento a nivel global, McLean entregó su invención al dominio público para que cualquiera pudiera fabricar contenedores con unas mismas características y estandarizar así el transporte mundial.
Para vencer el miedo a lo desconocido o la inseguridad que generan el innovar y crear, hemos de ser conscientes de que se puede ser creativo en cualquier momento y en cualquier lugar, sin abandonar las responsabilidades personales y sin necesidad de huir a una comunidad artística. Es más, probablemente sea más fácil ser creativo encerrado dentro de los límites de una caja.
Esta es la razón por la que las agencias publicitarias suelen fijar perentoriamente las fechas límite de entrega de trabajos. La creatividad se ve favorecida al constreñir tanto las posibilidades de tiempo como de presupuesto. Sin esos límites, lo más probable es que los creativos se vayan por las ramas y no se centren en lo que deben desarrollar. Lo mismo sucede en los talleres literarios, en los que se utilizan consignas de escritura que acotan el campo sobre el cual se permite escribir y también se establecen unos límites de extensión. Esta caja dentro de la cual se puede escribir ayuda notablemente a los escritores a ceñirse a un tema y a desarrollar su creatividad para escribir.
El caso de la misión espacial Apolo XIII, tan bien reflejada en la película del mismo nombre, es un magnífico ejemplo de creatividad puesta en marcha dentro de una “caja”. En menos de 48 horas, los ingenieros de la NASA tuvieron que encontrar la forma de conseguir que los astronautas lograran construir, con los escasos elementos disponibles en la nave, un aparato para solucionar un problema de funcionamiento y así salvar sus vidas. La presión a la que se vieron sometidos los ingenieros, junto con las limitaciones de tiempo y material, avivaron una corriente creativa pocas veces vista.
Fred Osborne, uno de los fundadores de la mítica agencia publicitaria BBDO, ideó un sistema para evaluar otras posibilidades creativas al que llamó SCAMPER, un acrónimo de Sustituye (sustituye una cosa por otra que, en principio, no corresponde); Combina (mezcla cosas que normalmente no se juntan); Adapta (busca si hay formas de adaptar una situación a otra o un artefacto a otro); Modifica (trata de ver qué cambios se pueden hacer); Para otros usos (pregúntate para qué más puede servir algo); Elimina (de qué se puede prescindir); Reformula (reconstruye, vuelve a construir).
Otros consejos en este mismo sentido son:
  • Busca los antónimos: mira el otro lado de las cosas, intenta hacer lo contrario.
  • Haz una bola de nieve de ideas que se vayan superponiendo.
  • Conviértete en abogado del ángel (por oposición al abogado del diablo), es decir, trata de defender una idea por más absurda que pueda parecer.
  • Define el tema o el mensaje de la forma más breve posible.
  • Aplica una visión de gran ángulo que te permita ver a la vez tanto el bosque como el árbol.
  • No asumas ni des nada por sentado.
Las marcas individuales o personales. Si inventamos alguna profesión o especialización y queremos aprovechar nuestra invención, necesariamente tendremos que promocionarla y “venderla”; de lo contrario, quienes nos contraten no la percibirán y, por lo tanto, no recibiremos ningún beneficio de ella. Por eso es necesario añadir una marca a la profesión inventada, que puede acompañar tanto a la persona que la ideó como a esa nueva actividad. Lo importante es destacarse del resto por alguna característica. Esta diferenciación puede conseguirse a través de lo que hoy en día muchos llaman “personal branding” (en inglés, la “marca personal”), que no es otra cosa que la reputación que nos hayamos forjado y que nos identifica como “los mejores del mundo en lo que hacemos”.
Uno de los principales factores que dan consistencia a una marca es la historia que cuenta. Todos, seamos conscientes o no, contamos una historia, que puede ser más o menos auténtica y más o menos creíble, pero que influirá en cómo nos diferenciamos. La mejor manera de ser creíbles es ser honestos con nosotros mismos. Para eso, primero hay que saber qué es lo que uno quiere y qué es lo que hace bien, de manera que luego nos permita dedicarnos a algo especial y transmitir autenticidad. Un caso extremo que muestra la importancia de lo dicho es el del joven holandés Yde van Deutekom.
Yde se preguntó en qué era bueno y qué le gustaba hacer. La respuesta que él mismo se dio y que los demás corroboraban era que sólo servía para dormir. Entonces decidió ser el mejor del mundo en ello e intentar hacerse rico. Creó una página web (sleepingrich.com) en la cual una cámara lo mantiene enfocado mientras él duerme durante 23 horas y media al día. Sólo se levanta para asearse. El dinero lo obtiene a través de la publicidad, ya que su ocurrencia ha generado un tráfico de varios cientos de miles de visitantes.
Lo interesante de este singular, probablemente temporal y seguramente irrepetible caso, es el proceso seguido por la persona que lo protagoniza: se preguntó para qué servía y qué le gustaba hacer, y una vez que lo tuvo claro, buscó la forma de destacarse para obtener unos ingresos haciendo aquello que más le atraía. El ejemplo brindado por su idea tal vez no sea muy edificante, pero sin duda su proceso mental ha sido el adecuado y ha dejado su marca.
Hoy en día, en pocos espacios se ve tan clara la importancia de una marca personal propia como entre los deportistas de élite. Algunos de ellos destacan más por su vida fuera de la cancha de juego que dentro. David Beckham ha sabido hacer uso de su look de paradigma de los “metrosexuales” y su matrimonio con una cantante pop para distinguirse del resto, crear su propia marca y aprovechar la comercialización que esa diferencia le ofrece. En el tenis encontramos el ejemplo de la rusa Anna Kournikova, mundialmente conocida aunque nunca haya ganado ningún trofeo reseñable. Para ella, el tenis ha sido la plataforma sobre la que desarrollar una marca personal que no tiene mucho de deporte y sí bastante de glamour.
Lo que nos depara el futuro laboral. Nos agrade o no, el futuro será cada vez más cambiante. Para muchos esto puede sonar desalentador y tampoco faltarán voces que ataquen la globalización, pero ésta no parece detenerse y, aunque lo hiciera, probablemente sobrevendría otro tipo de transformaciones.
Por otra parte, la estabilidad laboral será cada vez más precaria: para quienes ocupan puestos altos, porque se les requerirá permanentemente proveer resultados y si no los consiguen, serán responsabilizados por ello; para quienes ocupan los bajos, porque son fácilmente suplantables. Por definición, todo aquello que puede realizar un ordenador o una máquina es automático y las habilidades estándar no le interesan a nadie. Los únicos trabajos bien remunerados y con cierta estabilidad asegurada serán los que no pueden estandarizarse: lo que se valora es el pensamiento innovador y, por lo tanto, hay que buscar y saber desempeñar aquello que no pueda ser reemplazado ni por una máquina ni por una mano de obra más barata.
Por su parte, las empresas dependerán cada vez más de la constante y permanente adaptación a las necesidades de sus clientes y harán lo posible para destacarse y alejarse de la competencia introduciendo un factor diferencial (lo que en la jerga empresarial se conoce como ventaja competitiva). Cuando lo consigan, tendrán que comenzar a pensar en la próxima arma distintiva, ya que la competencia las imitará con una rapidez inusitada.
Últimamente, la forma de diferenciarse para ciertas organizaciones es a través de sus valores o creencias, ya que no son muchos quienes hoy en día buscan destacarse a través de ellos. A Sonia Stojanovic, ejecutiva del banco australiano ANZ Bank que tuvo que efectuar una transformación radical en su estilo de trabajo para despegarse de su competencia, se le encomendó la misión de dirigir la renovación cultural de la empresa. Su cargo era el de Head of Breakout and Cultural Transformation (Jefa de ruptura y transformación cultural) y consistía en lograr que la empresa sobresaliera por sus valores corporativos, para lo cual tuvo que romper con la estructura cultural previa y redefinirla.
Pensando en el futuro, tampoco se pueden obviar las nuevas tecnologías. Algunas personas intentan poseer una imagen única creando sus propios espacios en Internet, especialmente a través de los blogs, esas páginas personales que cualquiera puede abrir gratuitamente y en las que cuelgan la información que ellas deciden, además de recibir comentarios de los lectores. Algunos de estos blogs se convierten en una excelente carta de presentación: son muchas las voces que auguran que pronto sustituirán al tradicional currículum en papel, puesto que tienen la ventaja de poderse acceder a ellos en todo momento y dejan traslucir una forma de ser especial.
A su vez, la proliferación de mashups está modificando y potenciando los servicios disponibles de Internet. De una forma equivalente, todos deberíamos buscar la manera de combinar dos actividades u oficios y conseguir inventar un tercero que ofrezca algo desconocido y novedoso.

Publicidad

Conclusión

El viaje desde donde nos encontramos profesionalmente hacia donde nos gustaría llegar, utilizando el camino de inventarnos nuestra propia actividad laboral, no nos garantiza nada, pero no emprender ese viaje preludia el quedarnos anquilosados en un trabajo que no siempre colma nuestras aspiraciones.
Sin embargo, el objetivo no consiste en patentar los oficios que inventemos; también podemos enriquecer nuestra vida compartiendo con otros lo que hacemos y expandir así nuestro networking, llegando a más gente a quien dar a conocer nuestras ideas e improvisando constantemente sobre las nuevas que vayamos concibiendo.
Al hacerlo no debemos preocuparnos de si alguien plagia nuestros proyectos. Cuando uno expone a la luz su actividad pueden sucederle dos cosas: que le copien iniciativas o que consiga más clientes, aunque lo más probable es que se produzcan ambas. Siempre hay que tener presente que si nos imitan, será en lo que hayamos hecho ayer, pero no en lo que estamos haciendo hoy ni en lo que haremos mañana; de ahí que el mejor antídoto contra la imitación sea estar en evolución permanente.
La clave es adoptar siempre una actitud de alerta ante todas las oportunidades que se puedan presentar. El arte de inventarse profesiones pretende servir de estímulo para que enfrentemos con nuestras propias herramientas el contexto cambiante en el cual vivimos, de forma que sepamos detectar las ocasiones cuando éstas aparezcan en escena.

Publicidad

Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Sergio Bulat es abogado especializado en resolución de conflictos y master en periodismo. Actualmente se dedica a cuestiones relacionadas con los libros: es escritor, editor y “coach literario” (profesión inventada por él mismo).
Ha publicado Planeta frito (Ediciones Urano), Eres lo que comes, pero ¿sabes lo que comes? (CEAC), Coaching para escribir (Paidós), Maldita Publicidad (Península), ¡Más de lo mismo! – Autoayuda escéptica (Cahoba).
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí