Usted puede ser feliz
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí

Usted puede ser feliz

por Albert Ellis

Terapia racional emotiva conductual para superar la ansiedad y la depresión

Descripción
Este libro contiene un mensaje que no estamos acostumbrados a oír: que prácticamente todo el sufrimiento humano y la agitación emocional seria son completamente innecesarios. Cuando se provoca a sí mismo una ansiedad o depresión graves, está actuando claramente en contra de usted, y está siendo desleal e injusto consigo mismo.
Su trastorno también afecta gravemente a su grupo social. Ayuda a provocar malestar en sus familiares y amigos, y, hasta cierto punto, en toda su comunidad. El coste de provocarse sentimientos de pánico, ira o autocompasión es enorme. En tiempo y dinero perdidos. En esfuerzo malgastado innecesariamente. En angustia mental fuera de lugar. En el sabotaje de la felicidad de los demás. En el estúpido desperdicio de placer potencial a lo largo de la única vida —sí, la única vida— que tendrá jamás.
Qué despilfarro. ¡Qué innecesario!
Pero ¿acaso el dolor emocional no forma parte de la condición humana? Sí, así es. ¿No ha estado con nosotros desde tiempos inmemoriales? Sí, lo ha estado. Entonces ¿no es inevitable, mientras seamos realmente humanos, mientras tengamos la capacidad de sentir?
No, no lo es.
No confundamos los sentimientos dolorosos con la perturbación emocional. Está claro que los seres humanos sienten. Como señalaron Epícteto y Marco Aurelio, antiguos filósofos estoicos, nosotros, los seres humanos, sentimos fundamentalmente tal y como pensamos. No, no totalmente. Pero sí fundamentalmente.
Ese es el mensaje crucial que la terapia racional emotiva conductual (TREC) lleva treinta años transmitiendo, después de que yo adaptara algunos de sus principios a partir de los pensadores antiguos y de los más recientes —especialmente de Baruch Spinoza, Immanuel Kant, John Dewey y Bertrand Russell—. En gran parte creamos nuestros propios sentimientos, y lo hacemos aprendiendo (de nuestros padres y de los demás) e inventando (en nuestras propias mentes) nuestros propios pensamientos saludables e insensatos.
¿Los creamos? Sí, los creamos. Consciente e inconscientemente escogemos pensar y por ello sentir de ciertas maneras que pueden sernos útiles o destructivas.
Pero podemos decidir cambiarnos extraordinariamente a nosotros mismos. Somos capaces de alterar nuestros pensamientos, sentimientos y actuaciones más instauradas. ¿Por qué? Porque como seres humanos nacemos con (y podemos potenciar) un rasgo que otras criaturas raramente poseen: la capacidad de pensar sobre nuestro pensamiento.
¡Esto es una verdadera suerte! Y nos da algún nivel de autodeterminación o libre albedrío. Puesto que, si solo fuéramos pensadores de un único nivel y no pudiéramos examinar nuestro pensamiento, sopesar nuestros sentimientos, revisar nuestras acciones en un segundo nivel, ¿dónde estaríamos? ¡Completamente estancados!
 [pulsa aquí para leer ahora el resumen completo de Usted puede ser feliz]
Publicidad

Ofertas en las tiendas Amazon: libros, informática, teléfonos, fotografía, televisión, moda
Indice de contenidos del libro resumido
  • Introducción
  • ¿Puede el pensamiento científico eliminar su sufrimiento emocional?
  • Cómo pensar científicamente en usted mismo, en los demás y en sus condiciones vitales
  • Usted puede negarse a perturbarse por haberse perturbado
  • Conclusión
Introducción - ¿Puede el pensamiento científico eliminar su sufrimiento emocional? - Cómo pensar científicamente en usted mismo, en los demás y en sus condiciones vitales - Usted puede negarse a perturbarse por haberse perturbado - Conclusión
Biografía del autor
Albert Ellis (Pittsburg, 1913-Nueva York 2007), terapeuta cognitivo conductual norteamericano, creó en 1955 la terapia racional emotivo-conductual y está considerado como uno de los psicoanalistas más influyentes de Estados Unidos.
Licenciado en Letras y Economía por la City University of New York, empezó una breve carrera primero como economista y después como escritor. El desencanto de vivir los oscuros años de la Gran Depresión en el corazón financiero lo encaminó hacia la psicología y en 1946 obtuvo un doctorado por la Universidad de Columbia en Psicología clínica.
Albert Ellis se ha declarado muy influido por Alfred Adler, Erich Fromm, pero sobre todo por el semántico de origen polaco afincado en Connecticut Alfred Korzybski y su libro Ciencia y cordura, publicado en 1933.
A lo largo de la década de los años cincuenta, Albert Ellis va abandonando los postulados más próximos al psicoanálisis: en 1953 rompe definitivamente con esta tradición, cuatro años más tarde expone la primera terapia cognitiva conductual, y en 1959 fundó el Instituto para la Vida Racional. En 2003, Albert Ellis recibió el premio de la Asociación para la Terapia Racional–Emotiva Conductual del Reino Unido.
Autor de más de cuarenta títulos, Ellis murió en 2007, después de una larga enfermedad que le obligó dejar su cargo al frente del instituto que él había creado.