Tu vida, tu mejor negocio

Resumen del libro

Tu vida, tu mejor negocio

Por: Salvador Alva

Una metodología sencilla y práctica para diseñar un plan de vida
Lectores 131
Favorito 12
Comentarios 1
A+

Introducción

 

¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cuál es nuestra razón de existir? Las respuestas se quedan en el aire y la gente sigue muriendo sin descifrar el misterio de la vida humana. ¿Qué hay que hacer para dar contexto, propósito y sentido a la vida y lograr una obra magistral? Alva utiliza una metodología clara y práctica, que comparte muchos elementos de los procesos modernos de la planificación estratégica corporativa y permite al lector definir su propósito en la vida y establecer un plan para avanzar hacia él, hasta alcanzarlo. Tu vida, tu mejor negocio es una maravillosa guía para construir una vida de plenitud y felicidad.

 

El punto de partida

Vivimos tiempos en que concentramos toda nuestra energía y perseverancia en buscar el sentido de la vida a través del acumulamiento de bienes materiales, pero nos hemos olvidado de nuestros valores; hablamos mucho, pero tenemos poco tiempo para amar; gastamos más y gozamos menos. Nuestras casas son más grandes, pero las familias son más pequeñas; tenemos ingentes cantidades de medicinas, pero poca salud; más compromisos y un tiempo mínimo. Logramos alcanzar la luna y regresar, pero tenemos problemas de seguridad para cruzar nuestras calles. Buscamos diferenciarnos de los demás con marcas que nos distingan de los integrantes de otros grupos sociales. Y así arranca la carrera de la vida.
¿Qué haremos? Nos pasaremos toda nuestra vida buscando y adquiriendo bienes que nos hagan diferentes de los demás y que nos permitan cubrir nuestras necesidades fisiológicas y emocionales, como bien definió Abraham Maslow en su teoría sobre la motivación humana. Él sostiene que, conforme se satisfacen los requerimientos básicos, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos más elevados. Su teoría se describe como una pirámide que consta de cinco niveles. La idea de esta jerarquía es que las necesidades más altas ocupan nuestra atención únicamente cuando se han satisfecho las que están en la parte inferior de la pirámide.
Los cuatro primeros niveles se definen como necesidades de déficit o necesidades D. Si no tenemos lo suficiente de algo, tenemos una carencia… sentimos la necesidad. Pero si logramos todo lo que necesitamos, no sentimos nada. En otras palabras, deja de ser motivante. Solamente las necesidades no satisfechas influyen en el comportamiento de las personas: la motivación del individuo radica en la búsqueda de aquello que no tiene, pero, una vez obtenido, ya no se genera motivación y, por lo tanto, se pasa a la siguiente necesidad. Y así transcurre la vida: dentro de los cuatro niveles, cubriendo déficits.
El último nivel, el de las necesidades del ser, es el de la autorrealización. Es el único en el que el individuo, a través de su satisfacción personal, encuentra un sentido a la vida mediante el desarrollo de su potencial. Es el nivel de plena felicidad o armonía. No todos los individuos sienten deseos de autorrealización, debido a que son una conquista individual y no depende de factores externos. De hecho, cerca del 98 ó 99% de la población mundial se encuentra en la primera etapa, cubriendo necesidades fisiológicas.
La principal diferencia entre las necesidades de déficit y las necesidades del ser es que, mientras las primeras pueden satisfacerse, las del ser son una fuerza interna que solo depende del ser humano y de sus decisiones. Se produce en su interior y obedece a aquellos pensamientos que elige para su vida. Maslow seleccionó un grupo de figuras históricas que llegaron a la autorrealización, como Abraham Lincoln, Thomas Jefferson, Mahatma Gandhi, Albert Einstein, etc. Tras estudiar sus biografías y escritos, desarrolló una lista de cualidades similares y encontró coincidencias.
Primeramente, estas personas estaban centradas en la realidad, lo que significa que podían diferenciar lo que es falso o ficticio de lo que es real y genuino. En otras palabras, podían dar el valor real a las cosas. ¿Qué valor tiene un diamante de tres kilates? ¿Por qué lograr un cierto objetivo, como poseer un diamante, puede, en algunas personas, generar sentimientos de satisfacción, de logro, de éxito? ¿Serán sensaciones reales o serán solamente elementos para ocultar ese vacío que existe en la persona?
En segundo lugar, los líderes autorrealizados eran personas centradas en el problema, es decir, que se enfrentaban a ellos en virtud de sus soluciones, no como problemas personales. Les daban a las cosas su justo valor.
Estos personajes creían que los fines no necesariamente justifican los medios, pero sí que estos pueden ser fines en sí mismos y que los medios o el momento presente suelen ser, con frecuencia, más importantes que las metas. Disfrutaban el proceso de la vida más que el logro del objetivo.
En su manera de relacionarse con los demás, eran relativamente independientes del entorno y la presión social. Disfrutaban las relaciones personales íntimas con pocos amigos cercanos y miembros de la familia, más que una gran cantidad de relaciones superficiales con mucha gente.
Tenían valores democráticos, es decir, eran abiertos a la variedad étnica e individual, y mostraban un gran interés por ser incluyentes y no discriminar a nadie por sus ideas o su apariencia exterior. Se aceptaban a sí mismos y a los demás sin querer cambiarlos. Tenían la misma actitud consigo mismos que con los demás, y con esto surgía una personalidad de espontaneidad y sencillez. Pretendían ser más auténticos que pretenciosos o superficiales.
Sin importar su éxito, tenían una actitud fresca de apreciación: una habilidad para ver las cosas, incluso ordinarias, como preciosas. Por consiguiente, eran creativos, ingeniosos, originales y tenían una tendencia a vivir con mayor intensidad todas las experiencias que el resto de las personas; no perdieron su capacidad de asombro.
Por último, estas personas tenían un plan de vida que les permitía avanzar con fuerza, pasión y perseverancia. Luchaban con constancia, día a día, por sus metas y objetivos sin perder sus propósitos y hasta lograr resultados muy positivos. Para ellos, cada intento antes de lograr el éxito no era un fracaso, sino una forma de ir descartando por dónde no ir y acercarse cada vez más al resultado deseado. Cuanto más avanzaban, más se automotivaban.
¿Cuántos seres hay cómo Edison, Miguel Ángel o la madre Teresa? Son muy pocos los que trascienden y dejan huella en este mundo. Nacemos, vivimos y morimos, y posiblemente nunca sabremos para qué existimos. Es una frase fuerte, pero refleja el vacío en el que se encuentra el ser humano. Y cuanto más avanza la ciencia, vamos a mayor velocidad y, por lo tanto, cada vez nos preguntamos más: ¿de dónde venimos?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuál es nuestra razón de existir?

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Salvador Alva

Salvador Alva estudió Ingeniería Química en la Universidad de México y un MBA en la Universidad de las Américas. Trabajó durante diez años en Cervecería Moctezuma y más tarde, en 1983, se unió al equipo de PepsiCo, donde desarrolló diversos cargos de responsabilidad hasta llegar a la Presidencia de la Región Latinoamérica de Alimentos y Bebidas; también fue nombrado miembro del Comité Ejecutivo. Como líder de más de 36.000 empleados directos y 40.000 indirectos, impulsó una cultura de transformación organizacional, centrado en el desarrollo de talento y el empowerment. Por sus visionarias aportaciones al interior de la compañía, la revista Fortune lo reconoció, en 2005, como uno de los seis líderes más influyentes de PepsiCo. Actualmente es miembro de varios consejos de administración y asesora a distintas organizaciones sin ánimo de lucro.

Ficha técnica

Editorial: LID

ISBN: 9786077610038

Temáticas: Habilidades directivas

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Pff impresionante lo simple que exponen crear un plan de vida, ojala muchas personas tuvieran está idea en cuenta para su vida. Voy a hacer el ejercicio de crear el plan en los próximos días y les comentaré por acá que tal me salió. Saludos.