¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes?

Resumen del libro

¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes?

Por: Tomás Chamorro-Premuzic

(y cómo evitarlo)
Lectores 247
Favorito 20
Comentarios 1
A+

Introducción

Aceptémoslo. La gran mayoría de nosotros hemos tenido de jefe a alguien que pareció haber sido seleccionado únicamente por su capacidad de ser insoportable. Así es. No solo te pasa a ti. De hecho, los jefes insoportables son algo bastante común en el mundo empresarial.

Una vez se realizó un estudio que buscaba recolectar información acerca de por qué la mayoría de los empleados alrededor del mundo renuncian a sus trabajos. ¿Sabes cuál fue la respuesta?

El 75 % de las personas renuncian a sus trabajos por culpa de sus jefes. ¡Esto quiere decir que el mal liderazgo es la causa número uno de las renuncias en todo el mundo!

Además, 65 % de los encuestados dijeron que preferirían cambiar a su jefe que recibir un aumento en su sueldo.

Entonces, si la falta de un buen líder es la causa principal de la renuncia de los trabajadores en todo el mundo, ¿por qué sigue habiendo gente tan incompetente al mando?

Por otro lado, ¿crees que existe alguna relación en el hecho de que la mayoría de los líderes sean hombres con que la mayoría de los líderes sean malos?

¿Será que los hombres poseen ciertas cualidades que los hacen alcanzar el puesto más alto en la jerarquía de las empresas? ¿Y que, sin embargo, no cuenten con las habilidades necesarias para manejar a sus subordinados una vez están al mando?

Y a todo esto, ¿qué papel ocupan las mujeres en los puestos de liderazgo en todo el mundo?

En un estudio realizado en 2017, solo el 6 % de las mujeres ocupaban el puesto de CEO, 20 % se encontraban en los consejos de administración y 25 % eran altas ejecutivas.

Con estas cifras podemos notar que existe una enorme desigualdad en la cantidad de líderes en el mundo que son hombres y mujeres. ¿Qué ocurre aquí?

¿Será que las mujeres no son buenas líderes? ¿Qué hace a un jefe un buen líder? ¿Por qué hay tantos hombres incompetentes que se convierten en líderes? Y lo más importante, ¿qué podemos hacer para evitar que esto siga ocurriendo?

Prepárate para encontrar las respuestas a estas preguntas y, además, cambiar tu perspectiva acerca de lo que hace que una persona parezca un líder y qué es lo que hace que una persona sea un buen líder.

Autoconfianza disfrazada de competencia

Beatriz y Alberto son compañeros de trabajo en una gran empresa, y aunque Beatriz está más preparada que Alberto, a ambos les pagan lo mismo.

Beatriz ha estado en la empresa cinco años más de los que ha estado Alberto. Sin embargo, Alberto ha impresionado tanto a su jefe durante la entrevista de trabajo que lo ha puesto a trabajar inmediatamente en el mismo nivel que Beatriz.

Alberto habla más y más alto que Beatriz, y le encanta interrumpir a los demás en su afán por compartir sus ideas. Además, es más propenso a decir cualquier cosa a los clientes con tal de cerrar una venta.

Por lo tanto, el jefe de ambos asume que Alberto es más competente que Beatriz, debido a que este sobresale más en cuanto a participación se refiere. Lo que ocasiona que Alberto sea ascendido de puesto, mientras que Beatriz se mantiene en el mismo lugar. ¿Esta situación te suena similar?

Es la típica situación en la que la confianza se percibe como un elemento importante del liderazgo. Solemos asociar el nivel de confianza de una persona con su capacidad, lo cual es un error; por lo tanto, debemos hacer una distinción entre la palabra «confianza» y la palabra «competencia».

Competencia es qué tan bueno eres en algo. Confianza es qué tan bueno crees que eres en algo. La competencia es tener una habilidad; la confianza es creer tener una habilidad.

Todos hemos confiado un poquito de más en nuestras propias habilidades, es de lo más normal. La confianza aumenta nuestra autoestima y nos abre más puertas. Además, nos hace creer que somos capaces de resolver problemas, aun cuando no lo seamos. Y esto último es el problema.

Durante mucho tiempo pequeñas y grandes empresas han puesto a personas incompetentes, pero con altos niveles de confianza, en puestos de liderazgo de suma importancia. ¿Cuál es el problema con esto? Que el nivel de confianza rara vez refleja el nivel de competencia.

Este ha sido uno de los grandes problemas de las empresas en los últimos tiempos. Si le preguntas a cualquier persona cuáles son las características de un buen líder, seguramente dirá «confianza».

Considerar la confianza como un atributo de liderazgo es un error. Esto se debe a que, si bien la confianza te puede llevar a un puesto de liderazgo, una vez que estés ahí, de poco te va a servir. Sin embargo, la seguimos viendo como un elemento fundamental.

Pero ¿por qué ocurre esto? Es una cuestión de percepción. Cuando somos percibidos como alguien cuyos niveles de confianza son altos, la gente suele asumir que somos competentes, hasta que demostramos lo contrario.

Pero ¿quiénes pecan más de un exceso de confianza? ¿Los hombres o las mujeres?

Ambos poseemos casi los mismos niveles de confianza, los hombres un poco más. Sin embargo, la confianza que transmiten las mujeres no tiene el mismo efecto en los demás que la que transmiten los hombres.

Un estudio demostró que somos menos propensos a tolerar los altos niveles de confianza de las mujeres, y esta parcialidad las pone en una situación bastante difícil.

Esto es ocasionado por la manera en la que los hombres y las mujeres somos tratados. Y lo que evidencia la muestra es que las mujeres son menos propensas a recibir retroalimentación, y sus errores son juzgados de maneras más severas. Además, su comportamiento es evaluado con más detalle, y los compañeros de trabajo son menos propensos a compartir información relevante con ellas.

Las consecuencias de esto son enormes. Por un lado, debido a que la confianza es una característica que se toma en cuenta al momento de seleccionar líderes, y que a las mujeres no se les permite participar y, por lo tanto, demostrar su confianza, casi nunca se las considera para puestos de liderazgo.

Por otra parte, debido a que a los hombres sí se les permite demostrar confianza, y esta es un rasgo importante para evaluar al momento de seleccionar líderes, son más propensos a ser elegidos por ello, aun cuando su competencia no sea la suficiente.

El resultado es un equipo liderado por un jefe incompetente, pero seguro de sí mismo, que no cuenta con las habilidades o el conocimiento necesario para hacer el trabajo de manera efectiva. Y, a su vez, discrimina a mujeres altamente competentes y sin una confianza excesiva que podrían desempeñar el trabajo de una mejor manera.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Tomás Chamorro-Premuzic

Tomás Chamorro-Premuzic es un psicólogo organizacional que trabaja principalmente en las áreas de perfiles de personalidad, análisis de personas y desarrollo de liderazgo. Es profesor de Psicología en los Negocios en la University College London y en Columbia University, además de ser asociado del Harvard´s Entrepreneurial Finance Lab.

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Un buen libro para introducirse en el liderazgo y las habilidades directivas basadas en la inteligencia emocional y las soft skills. Fácil de entender y conciso. 80/100