Nunca comas solo

Resumen del libro

Nunca comas solo

Por: Keith Ferrazzi Tahl Raz

Todo el mundo tiene la capacidad de ser un buen networker. Si aprendes a relacionarte con los demás y reconoces que nadie triunfa solo, obtendrás resultados sorprendentes.
Lectores 548
Favorito 52
Comentarios 2
A+

Introducción

Para conseguir tus metas no bastan tu inteligencia o tu talento innato, ni siquiera tus orígenes y con cuánto empezaste. Todo eso es importante, pero de poco sirve si no comprendes que no puedes triunfar solo.

Las personas que instintivamente establecen una sólida red de relaciones siempre han creado negocios de éxito porque, reducidos a su esencia pura, los negocios siempre consisten en personas que venden algo a otras. Además, la gente hace negocios con quien conoce y le cae bien. Por eso estoy convencido de que la habilidad de conectar es una de las cosas más importantes que pueden aprenderse.

El verdadero networking consiste en lograr que otros tengan éxito. Por otra parte, construir una carrera y una vida con la ayuda y el apoyo de otros nunca es aburrido, tu crecimiento les beneficiará y tú te sentirás más satisfecho. En la actualidad el trabajo para toda la vida se acabó, de forma que la lealtad y la seguridad que antes ofrecían las organizaciones ahora las proporcionan nuestras propias redes.

Este libro desgrana los secretos de muchas personas que han triunfado y que raramente se enseñan en las escuelas de negocios. Si incorporas las ideas que desarrollo en él, tú también podrás convertirte en el centro de un círculo de relaciones que te ayudará a triunfar.

La mentalidad

La clave del éxito se resume en una sola palabra: generosidad. Las relaciones no son un pastel con un número determinado de porciones que se reparten proporcionalmente. Deja de llevar la cuenta y entiende que hoy nos necesitamos los unos a los otro más que nunca. Igual que las empresas usan sus marcas para entablar  relaciones sólidas a largo plazo con sus clientes, tú debes hacer lo mismo con tu red de conexiones brindando tiempo, dinero y experiencia a tu comunidad de amigos.

Comienza conociendo cuál es tu vocación. En las últimas décadas se han escrito innumerables libros sobre la importancia de marcarse metas, pero la clave reside en adquirir el hábito de marcarse metas. Por lo tanto, el primer paso es identificar tu pasión y hallar el punto de intersección entre tus talentos y tus deseos. Para ello debes reunir información, una parte de la cual está dentro de ti mismo y otra en los que te rodean.

Deja de lado las limitaciones, las dudas, los miedos y las expectativas. Yo redacto una lista de sueños y metas, y otra con las cosas que me proporcionan placer y alegría. Piensa en tus hobbies y en las revistas, películas o libros con los que disfrutas. ¿Con qué actividades se te pasa el tiempo sin que te enteres? Relaciona las dos listas y busca intersecciones, un sentido, un propósito.

Luego pregunta a quienes mejor te conocen cuáles son tus puntos fuertes y débiles. Marcarse metas y revisar nuestro progreso importa menos que decidir emocionalmente lo que queremos hacer. Sin embargo, una vocación no se hace realidad por casualidad. Después de imaginarla, hay que adquirir las habilidades, herramientas y materiales necesarios.

Para ello yo uso lo que llamo “plan de acción para relacionarse”. Desarrolla las metas que te ayudarán a cumplir tu vocación y conéctalas con las personas, lugares y cosas que te ayudarán. En tercer lugar, determina la mejor manera de abordar a esas personas. Cuando tu plan esté listo, colócalo en un lugar donde lo veas habitualmente y comenta tus metas con los demás.  

Como las metas no pueden alcanzarse solas, debes crear tu equipo de consejeros. Algunos miembros de tu familia, un mentor o uno o dos viejos amigos pueden ser esos consejeros que buscas. Lo importante es que seas específico a la hora de decidir dónde quieres llegar en la vida, ya que eso te permitirá desarrollar una estrategia de networking eficaz. Y en segundo lugar, debes establecer conexiones reales y sinceras con los demás.

El gran mito del networking es que solo es preciso cuando necesitas algo. Yo te propongo que lo construyas con antelación para crear el ambiente y la comunidad que quieras para ti, pase lo que pase. Puedes hacerlo creando un proyecto en tu empresa que te obligue a adquirir nuevas habilidades y te haga conocer a gente nueva. También desempeñando un papel de liderazgo en aficiones u organizaciones ajenas a tu trabajo que te interesen, frecuentando a personas que estén haciendo el trabajo que te gustaría a ti o apuntándote a un curso sobre un tema relacionado con tu trabajo actual o deseado.

Tu red no está formada por tus íntimos, tus colegas y tus socios. Tu potencial de conexión es mucho mayor del que imaginas. Como decimos en los negocios, los mejores clientes son los actuales. En otras palabras, tus mejores ventas provienen de las que ya has realizado. No esperes a estar sin trabajo para empezar a conectar con los demás. Crea una comunidad antes de necesitarla.

Para ello es fundamental que seas audaz. Busca un modelo, esa persona de tu círculo que aborda a los demás sin miedo. Obsérvala y fíjate en su manera de actuar. Aprende a hablar en público para superar tu timidez y utiliza un hobby como vehículo para implicarte en un grupo. También te recomiendo la terapia. Algunas de las personas más exitosas que conozco la han hecho. Te ayudará a afrontar tus miedos y ansiedades de forma productiva.

Por último, hazlo ya. Imponte conocer a una persona nueva por semana, no importa quién. Aborda a un desconocido o entabla conversación con un vecino o un compañero de trabajo con quien no hayas hablado nunca. Con la práctica te resultará más fácil.

No obstante, ser audaz no significa ser un pelmazo. Habla con pasión y sinceridad. Es mejor pasar más tiempo con menos personas en una fiesta y tener una o dos conversaciones significativas que deambular de un lado a otro. No uses chismes como moneda de cambio y no trates mal a quienes estén a tu cargo. Quizá las personas que se alegren de tu caída sean precisamente quienes contribuyeron a ella.

Sé transparente, porque cuando la gente sabe que eres honrado con ella responderá confiando en ti. Y no seas demasiado “eficiente”. Conectar con los demás no es cuestión de números. Tu meta es hacerlo de forma genuina con personas en las que puedes confiar. Si no gustas, eso acabará con tus esfuerzos de conexión antes de iniciarlos.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Keith Ferrazzi

Keith Ferrazzi es experto en el desarrollo de relaciones profesionales. Hijo de un obrero metalúrgico y de una señora de la limpieza, Ferrazzi se crió en Latrobe (Pensilvania). Gracias a una beca que le consiguió su padre, pudo licenciarse en la Universidad de Yale y especializarse en la Harvard Business School. Los enormes esfuerzos hechos por su familia para que estudiase en las mejores universidades generaron en Ferrazzi un profundo sentimiento de gratitud que ha ejercido una poderosa influencia en su mensaje: la generosidad en las relaciones es la piedra angular del éxito. Tras una carrera estelar como director de marketing en Deloitte Consulting, CMO en Starwood Hotels y CEO en YaYa Media, fundó Ferrazzi Geenlight, su propia empresa de consultoría.

Tahl Raz Tahl Raz es el editor de la revista Fortune Small Business. Además, ha colaborado en otras muchas publicaciones, entre ellas Inc, Jerusalem Post, San Francisco Chronicle y GQ.

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

increíble libro que proporciona las claves para ser un networker oficial. Cuando subes la montaña ayuda a otros a subir contigo y por delante de ti. Un libro para empezar a aplicar desde cualquier momento

Un libro para leer cuando ya eres más avanzado en tema de negocios, en mi opinión. Se puede extraer mucho cuando ya llevas camino andado. Sentido común y el valor de las relaciones personales son lo que más destaco para mis aprendizajes. Lo leeré de nuevo en unos años y lo exprimiré aún más. 80/100.