Momentum

Resumen del libro

Momentum

Por: Michael McQueen

Cómo crear, mantener y recuperar el ímpetu
Lectores 132
Favorito 14
Comentarios 0
A+

Introducción

 

A finales de 2015, mi mujer y yo estábamos de vacaciones con nuestro hijo de seis semanas cuando nos cruzamos, en un pequeño pueblo, con un tipo fascinante llamado Craig Holmwood. Un desteñido sombrero de piel, la ropa sucia y rota, y un látigo bien desgastado y anudado al cinturón lo hacían, sin duda, destacar entre los demás. A pesar de su aspecto inusual, lo que me fascinó fue su profesión. Nos pusimos a hablar y me contó que era uno de los últimos boyeros de Australia, una profesión que hoy en día se encuentra entre las menos comunes del mundo.
Sin embargo, no siempre ha sido así. En los tiempos en que no había medios de transporte de tracción mecánica, las yuntas de bueyes eran el medio de transporte de bienes más habitual del mundo. Tiraban de carretas cargadas de lana, viajeros y madera, y recorrían muchos kilómetros abriéndose paso por vastas extensiones de tierra y fomentando el crecimiento de la incipiente economía australiana. Pero en la actualidad no son más que reliquias de una era pasada: atracciones para turistas.
Craig nos contó que, comparados con cualquier otra bestia de carga, los bueyes son los animales más fuertes. En yuntas, son capaces de desplazar 35 toneladas por terreno pedregoso y desigual. “Pero, con cargas tan pesadas, la parte más ardua es siempre empezar a andar —contó Craig; y nos describió el inmenso esfuerzo que supone dar el primer paso, porque cada buey debe tirar al mismo tiempo y en un orden determinado—. Sin embargo, justo cuando parece que no van a ser capaces, sucede algo mágico: alzan la cabeza y se relajan dando pasos constantes. Es el momento en el que el momentum se impone”.
Si eres como yo, estoy seguro de que te habrás preguntado por qué algunas personas parecen vivir una existencia privilegiada. Ya sabes a quiénes me refiero. Quizá se trate de un hermano, de un competidor o incluso de un buen amigo. Parece que tienen el poder del rey Midas y que nunca dan un mal paso.
Aunque es tentador dar por supuesto que los individuos con un éxito extraordinario tal vez sean más inteligentes, tengan más suerte o trabajen más que los demás, no suele ser el caso. Tampoco se debe a que conocieran a las personas adecuadas o a que tuvieran una estrategia mejor y construyeran un magnífico tablero de sueños.
El denominador común de todas las personas con un éxito extraordinario se resume en lo siguiente: al igual que las organizaciones duraderas, estos individuos han averiguado cómo dominar el arte del momentum. Consciente o inconscientemente, han aprendido a aprovechar los ritmos naturales de la vida y a remar en la misma dirección.
¿Qué podemos aprender de estas historias de éxito? ¿Cuál es el secreto para mantener el crecimiento, la vitalidad y el momentum a largo plazo? Este es el tema de este libro.

Presentando el momentum

El momentum, cuya traducción al español es “ímpetu”, “velocidad” o “impulso”, es un factor difícil de definir. A pesar de que el fenómeno físico es fácil de medir científicamente, en la vida diaria a menudo se reduce a poco más que una sensación subjetiva y huidiza. Igual que el viento, el momentum es invisible, pero sin duda podemos sentir su presencia.
Los líderes describen la sensación de momentum cuando su organización cumple objetivos mes tras mes. Los corredores describen la sensación de fluir del momentum en mitad de la maratón, cuando su cuerpo comienza a correr con un ritmo propio. Y todos conocemos la emoción de las jornadas laborales en las que sentimos que tenemos a favor el viento del momentum y que todo lo que nos proponemos ocurre con facilidad y sin esfuerzo.
No obstante, aunque el momentum nos hace sentir genial, puede ser tan evasivo como las volubles apariciones de la inspiración: ahora está aquí y después desaparece sin dejar rastro. A pesar de que es difícil determinar de dónde proviene el momentum , sabemos con certeza cómo describir la sensación que nos provoca.
A continuación, enumero algunos de los sentimientos que he oído a menudo a los clientes que han experimentado el momentum :
  • “¡Siento que todo me sale bien como si estuviera en mi elemento, solo tengo que disfrutar del viaje!”.
  • “Todo el mundo parece estar sincronizado. Experimento una sensación fantástica de armonía y sinergia con todas las personas”.
  • “Estaba en racha y todo parecía cuadrar exactamente en el mismo momento”.
  • “Sentí que estaba en un punto óptimo en el que lo que hacía ya no me costaba trabajo”.
  • “Estábamos en la cresta de la ola y nos sentíamos casi invencibles, imparables. El crecimiento era exponencial y cuando me preguntaban cuál era el secreto, sinceramente no sabía qué responder”.
Como el momentum sin duda nos hace sentir muy bien y puede generar resultados increíbles, he aquí tres razones tangibles para buscarlo y preservarlo a cualquier coste.
Razón 1: el momentum es generativo. Dicho de forma simple, cuanto más momentum tengas, más tendrás. De la misma manera que el éxito llama al éxito, la energía del momentum siempre se alimenta a sí misma. Aunque al principio pueda ser lento, en un instante comienza a crecer exponencialmente hasta que llegamos al punto de masa crítica.
En su excelente libro The Compound Effect, Darren Hardy, el legendario pensador empresarial, relaciona el proceso de desarrollar el momentum con el de tomar velocidad en un tiovivo cuando éramos niños: “El primer paso siempre era el más duro: empezar a moverlo cuando estaba parado. Había que empujar y tirar, mientras jadeábamos y hacíamos muecas de esfuerzo, poniendo la fuerza de todo nuestro cuerpo en el empeño… Al final, lográbamos transferirle un poco de velocidad y corríamos al lado…, teníamos que correr cada vez más rápido, con todas nuestras fuerzas, para no quedarnos atrás. Por último, ¡el éxito! Una vez que daba vueltas a buen ritmo, se apoderaba de él el momentum , y ya no costaba lograr que siguiera dando vueltas”.
Esta es la clave. Ponerse en movimiento, sin importar lo que cueste al principio. Generar tracción y ponerse a favor del viento del momentum para que nos ayude desde los primeros instantes, y luego todo lo que tenemos que hacer es izar las velas y fluir.
Razón 2: el momentum es atractivo. Todos queremos estar en un autobús que vaya a alguna parte. Hay pocas cosas más excitantes que formar parte de una organización, de un movimiento o incluso de una relación personal que tiene una trayectoria ascendente.
Por la misma razón, las primeras señales de desaceleración o flaqueza pueden provocar que incluso los devotos más leales y constantes empiecen a considerar otras opciones.
Lo que se asemeja se atrae mutuamente. Los lugares en los que ocurren cosas atraen a personas que provocan que ocurran cosas. Los lugares inspiradores atraen a personas inspiradas. Incluso las grandes oportunidades parecen sentirse atraídas por los lugares en los que hay grandes oportunidades. El momentum, si está de nuestro lado, verdaderamente nos da una ventaja insuperable.
Razón 3: el momentum es protector. El momentum también proporciona un sentido sólido de la estabilidad a cualquier organización o individuo. Si recordamos cómo aprendimos a montar en bici de niños, tendremos en mente cómo nos dimos cuenta de que la velocidad era nuestra mejor amiga.
Naturalmente, esto parecía ir contra toda lógica al principio. Normalmente, un conductor inestable dará por supuesto que la menor velocidad posible es lo más seguro. La realidad, sin embargo, es que una bicicleta que se mueve lentamente es lo menos estable y seguro que hay. La velocidad es clave para ponerse en marcha y mantener el equilibrio.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Michael McQueen

Michael McQueen es conferenciante, consultor y observador de tendencias. Ha ayudado a muchas de las mejores marcas a mantener su relevancia y además es autor de varios libros exitosos sobre ventas.

Ficha técnica

Editorial: Empresa Activa

ISBN: 9788417180294

Temáticas: Liderazgo

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí