Marketing Simple
Nuevo

Resumen del libro

Marketing Simple

Por: Donald Miller

Una guía paso a paso para simplificar la storybrand de cualquier tipo de empresa
Lectores 292
Favorito 11
Comentarios 2
A+

Introducción

¿Alguna vez te has preguntado por qué el marketing es tan complicado?

Si tu respuesta es “Sí”. Entonces significa que lo estás haciendo mal.

No te preocupes. La mayoría de nosotros hemos pensado lo mismo en algún momento. Pero también hay quienes que, al igual tú, actualmente lo piensan. Sin embargo, esto no debería ser así.

Desde mi punto de vista, el marketing debería ser fácil. Y aun así debería de funcionar siempre.

Crear un plan de marketing que sea fácil y que funcione no es tan difícil como parece. Solo basta con implementar el embudo de ventas adecuado.

Por si no lo sabes, un embudo en marketing es, básicamente, una forma de captar clientes potenciales y posteriormente convertirlos en clientes. Es una de las estrategias de marketing más populares en estos momentos.

Los embudos son quizá la estrategia más efectiva en el mundo del marketing digital actualmente. Todas las empresas grandes y exitosas los utilizan, y todos los empresarios, propietarios de negocios y comerciantes deberían de saber cómo funcionan.

Su efectividad radica en su correcta planeación, pero también en su ejecución. Esto quiere decir que no basta con saber en qué consisten, también hay que saber cómo llevarlos a la práctica. Y eso es justo lo que te voy a enseñar aquí.

¿Por qué yo? Porque lo que hago funciona. Me funcionó a mí hace más de 20 años cuando perdí millones de dólares debido a una terrible inversión. Cuando eso ocurrió, sentí que mi vida había sido mal gastada. Como si todos mis años de arduo trabajo hubieran sido tirados a la basura.

Pero no fue así por mucho tiempo. Después de un par de semanas tuve que pasar a la acción. Y lo que hice fue dedicar muchos años a encontrar el plan de marketing perfecto que me ayudaría a salir adelante. Y así fue.

Hoy, solo siete años después, dono más a caridad cada año que lo que perdí en aquel momento.

El plan de marketing simple que desarrollé no solo me ha servido a mí. También le ha servido a cientos de miles de empresarios en todo el mundo sin importar el tamaño de su compañía.

Y hoy estoy aquí para para enseñártelo. Te explicaré el paso a paso de mi plan. Te daré una guía de 4 pasos. Una estrategia fácil y que sí funciona.

Pero antes, abróchate el cinturón. Es la hora de pasar a la acción.

Etapas de una relación

Antes de comenzar a armar nuestro plan de marketing o embudo de ventas, tienes que tener muy claro que tu objetivo principal es ganarte la confianza de las personas.

Comprender esto es muy importante porque la confianza es el eje transversal de toda nuestra estrategia y nos ayudará a visualizar lo que nuestro embudo de ventas debe lograr.

Para empezar, todos queremos que la gente entienda cómo nuestros productos pueden resolver sus problemas, ¿cierto? Y de esta manera convencerles para que realicen una compra. Pero ocurre que en la práctica no funciona pedirle simplemente a la gente que compre nuestros productos. O por lo menos no de inmediato.

Si lo piensas bien, pedir una compra es una propuesta relacional. Y como todos sabemos, las relaciones tienen reglas.

Imagina que eres un joven estudiante universitario que quiere invitar a salir a una chica. Así que caminas decididamente hacia ella, la saludas y le das un fuerte apretón de manos, y luego le preguntas si quisiera acompañarte al cine junto con tu madre.

Si yo presenciara semejante situación, lo primero que pensaría es que te desearía mucha suerte, lo segundo sería pensar que no te caería nada mal entender cómo funcionan realmente las relaciones.

Lo cierto es que una relación se construye lentamente y cada una es distinta a la otra, pero invariablemente, todas pasan por 3 etapas, y estas etapas son: Curiosidad, Iluminación y Compromiso.

Y si te lo estás preguntando. Así es. Tu cliente también las experimenta contigo y tu producto. Por lo tanto, es necesario hacerlo pasar por todas las etapas hasta que se encuentre dispuesto a comprar.

La primera es la curiosidad. Es la etapa en la que elaboramos los primeros juicios acerca de alguien. Es como si escanearemos nuestro alrededor para clasificarlo.

Pero no clasificamos sin motivo alguno, sino todo lo contrario. Es la manera en la que nuestros cerebros funcionan. La curiosidad nos ha permitido sobrevivir debido a que nos incentiva a investigar. Antes esto era la diferencia entre la vida y la muerte.

En la actualidad no deberíamos preocuparnos de que un león salte detrás de un poste y nos devore. Pero es una herramienta evolutiva que preservamos. Y tienes que apelar a ella.

Por lo cual, tu mensaje debe ser claro: tienes que asociar tu producto con algo que le ayude a tu cliente a vivir mejor y con menos incertidumbre. Tus clientes no sienten curiosidad por ti, sienten curiosidad sobre cómo puedes resolver su problema.

La segunda etapa es la iluminación. Ojo. No estoy hablando del tipo de iluminación que te ayuda a comprender el significado de la vida. Hablo del tipo de iluminación que nos ayuda a entender cómo funciona algo.

Este es el proceso por el cual tu cliente comienza a confiar en ti. Si la curiosidad es lo que nos hace prestar atención a una marca, la iluminación nos invita a una relación.

Por lo tanto, si deseas que tus clientes den el siguiente paso en una relación con tu marca, debes informarles sobre cómo puedes resolver su problema y ayudarlos a vivir mejor.

Cuando lleguen a esta etapa, tus clientes querrán saber el cómo y cuáles son las herramientas que tú tienes para ayudarlos.

Y finalmente, la última etapa es el compromiso. Cuando ya generaste curiosidad e iluminación, el siguiente paso es lograr que tus clientes potenciales se vuelvan clientes, o sea, que te compren.

Ya que te has ganado su confianza y han interactuado lo suficiente, lo siguiente es invitarlos a que realicen una compra. ¿Cómo hacerlo? Te lo contaré más adelante.

Por ahora, tienes que hacerte las siguientes preguntas: ¿estás estimulando la curiosidad de tus clientes? ¿Te estás ganando su confianza? ¿Les dices cómo puedes resolver sus problemas?

Y por último, ¿les estás diciendo que te compren?

La estrategia de embudo de ventas que te enseñaré ahora está fundamentada en estas 3 etapas de las relaciones. Y como te dije antes, de nada sirve saber hacerlo sino sabes cómo pasar de la teoría a la práctica.

Así que manos a la obra.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Donald Miller Donald Miller ha ayudado a más de tres mil empresas a clarificar sus mensajes para hacer crecer su negocio. Es el CEO de Storybrand y ha escrito varios libros que han estado en la lista de los más vendidos del New York Times. Además, es considerado uno de los conferenciantes más entretenidos e informativos del mundo.

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Excelente resumen!

Muy buen libro para sentar las bases del marketing digital. Recomendado!