Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Resumen del libro

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Por: Stephen R. Covey

Versión definitiva del libro de management más influyente del siglo XX
Lectores 1596
Favorito 117
Comentarios 23
A+

Introducción

Básicamente, nuestro carácter está compuesto por nuestros hábitos. Los hábitos son factores poderosos en nuestras vidas. Dado que son pautas consistentes, a menudo inconscientes, de modo constante y cotidiano expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad... o inefectividad.

Según dijo alguna vez el gran educador Horace Mann: “Los hábitos son como hebras. Si día tras día las trenzamos en una cuerda, pronto resultará irrompible”. Personalmente, no estoy de acuerdo con la última parte de esta sentencia. Sé que los hábitos no son irrompibles; es posible quebrarlos. Pueden aprenderse y olvidarse. Pero también sé que hacerlo no es fácil ni rápido. Supone un proceso y un compromiso tremendo.
 
Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva son los siguientes:
 
  1. El hábito de la proactividad nos da la libertad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos del medioambiente. Nos faculta para responder de acuerdo con nuestros principios y valores. En esencia, es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino.
  2. Comenzar con un fin en mente hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas.
  3. Poner primero lo primero nos permite liberarnos de la tiranía de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad dan sentido a nuestras vidas. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante, lo cual nos permite convertir en realidad la visión que forjamos en el hábito 2.
  4. Pensar en Ganar-Ganar nos permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual, pues nos cuestiona la premisa de que la vida es un “juego de suma cero” donde para que yo gane alguien tiene que perder.
  5. Buscar entender primero y ser entendido después es la esencia del respeto a los demás. La necesidad que tenemos de ser entendidos es uno de los sentimientos más intensos de todos los seres humanos. Este hábito es la clave de las relaciones humanas efectivas y posibilita llegar a acuerdos de tipo Ganar-Ganar.
  6. Sinergizar es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad. La síntesis de ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las ideas individuales. El logro del trabajo en equipo y la innovación son el resultado de este hábito.
  7. Afilar la sierra es usar la capacidad que tenemos para renovarnos física, mental y espiritualmente. Es lo que nos permite establecer un equilibrio entre todas las dimensiones de nuestro ser, a fin de ser efectivos en los diferentes papeles (roles) que desempeñamos en nuestras vidas.

 

Los 7 hábitos no son un conjunto de partes independientes o fórmulas fragmentadas. En armonía con las leyes naturales del crecimiento, proporcionan un enfoque gradual, secuencial y altamente integrado del desarrollo de la efectividad personal e interpersonal. Nos mueven paulatinamente sobre un continuo de madurez, desde la dependencia hacia la independencia y hasta la interdependencia.
 
Todos empezamos nuestra vida como seres totalmente dependientes de otros. Sin sus cuidados solo viviríamos unas horas, o a lo sumo unos pocos días.
Después, gradualmente, nos volvemos cada vez más independientes —física, mental, emocional y económicamente— hasta que por fin podemos hacernos cargo de nuestra persona.
 
Cuando seguimos creciendo y madurando, tomamos cada vez más conciencia de que toda la naturaleza es interdependiente, de que existe un sistema ecológico que la gobierna a ella y también a la sociedad. Además, descubrimos que los más altos logros de nuestra naturaleza tienen que ver con las relaciones con los otros, que la vida humana también es interdependiente.
 
Las personas dependientes necesitan de los otros para conseguir lo que quieren. Las personas independientes consiguen lo que quieren gracias a su propio esfuerzo. Las personas interdependientes combinan sus esfuerzos con los esfuerzos de otros para lograr un éxito mayor.
Los hábitos 1, 2 y 3 tienen que ver con el autodominio. Llevan a una persona de la dependencia a la independencia. Son las “victorias privadas”, la esencia del desarrollo del carácter. Las “victorias privadas” preceden a las “victorias públicas”. No se puede invertir ese proceso, así como no se puede recoger una cosecha antes de la siembra. Es de dentro hacia fuera.
 
Cuando uno se vuelve verdaderamente independiente, posee ya una base para la interdependencia efectiva. Posee un carácter de base a partir del cual se puede obrar con más efectividad sobre las “victorias públicas”, más orientadas hacia la personalidad, el trabajo de equipo, la cooperación y la comunicación, de los hábitos 4, 5 y 6.
 
El hábito 7 es el hábito de la renovación: una renovación regular y equilibrada de las cuatro dimensiones básicas de la vida. Abarca y encarna todos los otros hábitos. El hábito 7 es el que crea la espiral de desarrollo ascendente que nos conduce a nuevos niveles de comprensión y a vivir cada uno de los hábitos en un plano cada vez más elevado.
 
El diagrama que aparece a continuación es una representación visual de la secuencia e interdependencia de los 7 hábitos:

A continuación, veremos con más detalle cada uno de los siete hábitos.

Hábito 1: ser proactivo

El psiquiatra Viktor Frankl estuvo encerrado en campos de concentración de la Alemania nazi. Con la excepción de su hermana, perdió a toda su familia. El propio Frankl fue sometido a innumerables humillaciones, sin estar nunca seguro de si en el momento siguiente lo llevarían a la cámara de gas.
Un día, desnudo y solo en una pequeña habitación, empezó a tomar conciencia de lo que denominó “la libertad última”, esa libertad que sus carceleros no podían quitarle. Podían controlar todo su ambiente, hacer lo que quisieran con su cuerpo, pero el propio Viktor Frankl era un ser autoconsciente capaz de ver como observador su propia participación en los hechos. Su identidad básica estaba intacta. En su interior él podía decidir de qué modo podía afectarle todo aquello.
 
En las más degradantes circunstancias imaginables, Frankl usó el privilegio humano de la autoconciencia para descubrir un principio fundamental de la naturaleza del hombre: entre el estímulo y la respuesta, el ser humano tiene la libertad interior de elegir.
 
Al describir los principios básicos de la naturaleza del hombre, Frankl trazó un mapa preciso de sí mismo, a partir del cual empezó a desarrollar el primer y fundamental hábito de las personas que, en cualquier medio, son altamente efectivas: el hábito de la proactividad.
 
La palabra proactividad no quiere decir solo tomar la iniciativa. Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestra propia vida. Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras circunstancias vitales. Podemos subordinar los sentimientos a nuestros valores y principios. Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.
 
Dado que por naturaleza somos proactivos, si nuestra vida está en función de condicionantes externos, ello se debe a que, por decisión consciente u omisión, elegimos otorgar a esas cosas el poder de controlarnos. Si nuestra decisión es esa, nos volvemos reactivos. Las personas reactivas se ven a menudo afectadas por su ambiente físico. Si el tiempo es bueno, se sienten bien. Si no lo es, afecta a sus actitudes y su comportamiento. Las personas proactivas llevan consigo su propio clima. Las personas reactivas se ven también afectadas por el ambiente social, por el llamado “clima social”. Cuando se las trata bien, se sienten bien; cuando no las tratan bien, se vuelven defensivas o autoprotectoras. Las personas reactivas construyen sus vidas emocionales en torno a la conducta de los otros, permitiendo que los defectos de las otras personas las controlen.
 
Eleanor Roosevelt observó: “Nadie puede herirte sin tu consentimiento”. Y Gandhi dijo: “Ellos no pueden quitarnos nuestro respeto por nosotros mismos si nosotros no se lo damos”. Para empezar, lo que nos daña, mucho más que lo que nos sucede, es nuestro permiso, nuestro consentimiento a lo que nos sucede. Admito que esto es muy difícil de aceptar emocionalmente, en especial si durante años y años hemos explicado nuestra desdicha apelando a las circunstancias o a la conducta de algún otro. Pero hasta que una persona no pueda decir, profunda y honestamente: “Soy lo que soy como consecuencia de mis elecciones de ayer”, tampoco podrá decir: “Elijo otra cosa”. No es lo que los otros hacen ni nuestros propios errores lo que más nos daña; es nuestra respuesta. Si perseguimos a la víbora venenosa que nos ha mordido, lo único que conseguiremos será provocar que el veneno se extienda por todo nuestro cuerpo. Es mucho mejor tomar medidas inmediatas para extraer el veneno.
 
Las circunstancias difíciles suelen dar origen a cambios de paradigma, a marcos de referencia totalmente nuevos, a través de los cuales la gente ve el mundo, se ve a sí misma y ve a los otros y lo que la vida le pide. Su perspectiva más amplia refleja los valores actitudinales que nos elevan e inspiran a todos. Nuestra naturaleza básica consiste en actuar, no en que se actúe por nosotros. Esto nos permite elegir nuestras respuestas a circunstancias particulares y, además, nos da poder para crear las propias circunstancias. Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.
 
Un modo excelente de tomar más conciencia de nuestro propio grado de proactividad consiste en examinar en qué invertimos nuestro tiempo y nuestra energía. Cada uno de nosotros tiene una amplia gama de preocupaciones: la salud, los hijos, los problemas del trabajo, la deuda pública, las guerras… Podemos separarlas de las cosas con las que no tenemos ningún compromiso mental o emocional, creando un “círculo de preocupación”.
Cuando revisamos las cosas que están dentro de nuestro círculo de preocupación resulta evidente que sobre algunas de ellas no tenemos ningún control real y, con respecto a otras, podemos hacer algo. Podemos identificar las preocupaciones de este último grupo circunscribiéndolas dentro de un “círculo de influencia” más pequeño. Las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia. Se dedican a las cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva: se amplía y aumenta, lo cual conduce a la ampliación del círculo de influencia.
 
Un modo de determinar cuál es nuestro círculo de preocupación consiste en distinguir los “tener” y los “ser”. El círculo de preocupación está lleno de “tener”: “Estaré contento cuando tenga casa propia”; “Si tuviera un jefe que no fuera tan dictador...”; “Si tuviera una esposa más paciente...”; “Si tuviera un hijo más obediente...”. El círculo de influencia está lleno de “ser”: puedo ser más paciente, puedo ser sensato, puedo ser cariñoso. El foco está en el carácter.
Siempre que pensemos que el problema está “ahí fuera”, este pensamiento es el problema, porque otorgamos a algo que está fuera el poder de controlarnos. El paradigma del cambio es entonces de fuera hacia dentro: lo que está fuera tiene que cambiar antes de que cambiemos nosotros.
El enfoque proactivo consiste en cambiar de dentro hacia fuera. El enfoque proactivo propone ser distinto, y de esta manera provocar un cambio positivo en lo que está fuera: puedo ser más ingenioso, más diligente, más creativo, más cooperativo.
 
Al estudiar los otros seis hábitos, que veremos a continuación, el lector comprobará que cada uno de ellos depende del desarrollo de los músculos proactivos. En todos los casos, es uno mismo quien tiene la responsabilidad de actuar. Si espera que los demás actúen sobre usted, actuarán sobre usted. Y las consecuencias en cuanto al desarrollo y las oportunidades dependen de que se siga una u otra ruta. 

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Stephen R. Covey

Stephen R. Covey (1932-2012) ha sido una autoridad internacionalmente respetada en materia de liderazgo, experto en familia, profesor, consultor de organizaciones y escritor. Covey dedicó su vida a enseñar una forma de vida y de liderazgo basada en principios para construir tanto familias como organizaciones. 

Obtuvo un MBA de la Universidad de Harvard y un doctorado por la Brigham Young University, donde fue profesor de conducta organizacional y dirección de empresas. También ejerció las funciones de director de relaciones universitarias y asistente del presidente. 

Covey escribió varios libros de éxito, entre ellos el bestseller internacional Los 7 hábitos para la gente altamente efectiva, nombrado “libro de negocios más influyente del siglo XX” y uno de los diez  libros de gestión empresarial más relevantes de todos los tiempos; una obra de la que se han vendido más de 15 millones de ejemplares en 38 idiomas en todo el mundo. Entre otros bestsellers del profesor Covey se encuentran los siguientes títulos: Primero lo primero (Paidós, 2012), La 3.ª alternativa (Paidós, 2012), El liderazgo centrado en principios (Paidós, 2013), y Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas (Paidós, 2014)que elevan el número de libros vendidos a más de 20 millones. 

Entre las muchas distinciones de las que fue objeto, cabe destacar el Thomas More College Medallion por sus servicios constantes a la humanidad; el de conferenciante del año en 1999; el premio Sikh al hombre internacional del año 1994 y el premio de Grandeza al Empresario Nacional del Año por su liderazgo empresarial.

La revista Time lo incluyó en su lista de los 25 norteamericanos más influyentes y fue distinguido con siete doctorados honoris causa. Covey fue cofundador y vicepresidente de la Franklin Covey Company, empresa líder en servicios profesionales, con oficinas en 123 países.

Comentarios

Uno de mis libros de cabecera, ideal tomar y recordar los 7 hábitos de manera permanente, gran resumen, gracias!

Me gustó el resumen, no suelo leer mucho, pero este va directo al grano, siendo sencillo de entender y así como la conexión que existe entre los 7 hábitos.

Muy buen resumen de este gran libro, es clave para repasar los conceptos claves e incorporarlos a tu vida!

Excelente resumen, me ayudó bastante a reforzar los conceptos claves.

Excelente resumen y directo a grano. Lo entendí mas que cuando leí completo el libro hace unos años. Ahora he revaluado nuevamente mis intereses y con este resumen me ayuda a saber que los cambios aunque son difíciles NO SON imposibles si seguimos el camino correcto de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Gracias Leadears Summaries.

Libro increíble !

Me gustó principalmente la relación entre los 7 hábitos. Que no se trata de una lista sino de una especie de proceso.

Muy recomendable, lo habia y leído y el resumen me ha ayudado a recordar la base

Se ha convertido en uno de mis libros favoritos sobre crecimiento personal!

Un libro indispensable para todo lector. 5/5 estrellas.

Lectura obligatoria si buscas el desarrollo personal a otro nivel. Un libro 10 de 10

Uno de mis libros favoritos de mi biblioteca. Es un libro que recomiendo a menudo ya que me parece que sienta las bases para el desarrollo personal. Podrás descubrir muchos de sus principios en otros libros de temática similar.

BRUTAL !! Muy bien resumido! es un gran libro!

Cambiar de adentro hacia afuera, encontrar la Interdependencia!

Excelente libro, y el resumen muy bueno.

Excelente libro, excelente resumen.

Quisiera aportar valor a esta gran comunidad lectora compartiéndoles las "pepitas de oro" de este libro en formato de *Rima & Rap* =) Así también lo recordarán de una manera dinámica y entretenida (La Canción está en Youtube si ponen el título del libro acompañado de "RAP") LETRA: Los primeros 3 hábitos dan el autodominio Las victorias privadas que comienzan el camino El resto es victoria pública y que todos lo entiendan: Si Invierto en la cosecha, después tengo la siembra Si estoy en dependencia necesito de alguien Pero con independiencia no dependo de nadie Aunque puedo ver por todos y eso sería mejor: la interdependencia busca el éxito mayor Lo primero es SER PROACTIVO, sin que importe el “donde” y “como” Es escoger nuestra respuesta ante estímulo de entornos El título nos dice: Arquitectos de tú destino Para hacerse responsable con los actos de uno mismo Me siento Victor Frankl, hablando de libertad Porque pueden dañar mi entorno, pero no mi identidad ya que “Nadie puede herirte sin tu consentimiento” y “Si no se lo damos, nadie nos quita el respeto” Antes de emprender ese viaje a la montaña Párate primero y levanta la mirada No hay nada peor que dar esa última pisada Para que te des cuenta es la Montaña Equivocada Miro que mi visión con mis actos sean coherentes Importa la dirección y no tanto lo “Eficiente” Las cosas se crean “mental” y Después “Físicamente” Por eso siempre empieza CON UN FIN EN MENTE El denominador común del éxito certero Es que quien lo obtiene pone “PRIMERO LO PRIMERO” El que triunfa en esta vida, toma acción al emprender Cosas que a quién fracasa no le gusta hacer Mi persona se define por mis hábitos constantes ¿Qué puedo hacer en mi vida que despierte a mi gigante? Administraré mi tiempo con ayuda del cuadrante Dejo atrás lo urgente y me enfoco en lo importante De la dependencia ahora voy a mi independencia Pues con interacciones es donde nace la fuerza No hay “Juego de Suma Cero” con la vida de esta ciencia No existen oponentes, existe la CO-OPETENCIA Es como el juego de la vida que indica “Rojo o Negro” Si es que el otro GANA, eso NO dice que yo PIERDO No aceptaré el trato de quién quiera intoxicar Porque mi única opción se llama GANAR-GANAR Mis lentes me quedan a mi y no a todo ser vivo Pensar “el resto es como yo” No tiene ningún sentido Ahora escucho con empatía, a mi familia y mis amigos Es PRIMERO COMPRENDER PARA DESPUÉS SER COMPRENDIDO Eso es ver el planeta con ojos de otra persona El ETHOS, PATHOS, LOGOS siempre nos apasiona Si solo vemos “LOGOS” la lógica nos va mal Invierte siempre en la “Cuenta Bancaria Emocional” Ante opiniones contrarias hay una puerta efectiva Donde podemos pensar en la tercera alternativa De una persona efectiva nace la idea creativa: Disonancia Cognitiva a Ambivalencia Evaluativa Pues si plantamos vegetales no compiten en duelo Sus raíces se entremezclan, mejorando el mismo suelo Lo mismo con personas, veremos la estrategia Para que entre TODOS logremos crear SINERGIA Si estoy talando un árbol con todo y sin descanso Ocurre la paradoja que si sigo nunca avanzo Renuévate en lo FÍSICO, MENTAL Y ESPIRITUAL Es realizar tu MAYOR BIEN: a ti mismo y literal Es parar un rato para que siga esa Fiera Es descansar una batalla, para GANAR la GUERRA Es tomar un descanso para acabar la carrera Para Talar el árbol, primero AFILO LA SIERRA Así que soy PROACTIVO, responsable e independiente Mirando a donde voy comienzo CON UN FIN EN MENTE haré PRIMERO LO PRIMERO para que pueda triunfar Y así juegue con mi equipo todos un GANAR-GANAR PRIMERO ENTENDERÉ PARA DESPUÉS SER ENTENDIDO Creando una SINERGIA co-opitiendo con amigos Luego AFILARÉ LA SIERRA: mi descanso merecido Estos son los 7 HÁBITOS PARA SER EFECTIVO

Disculpa eres el de emprende rapeando? Mis respetos en tal caso, siempre te veo aportando gran contenido de valor en todos tus comentarios.

Es un muy buen libro, lo recomiendo ampliamente. Todos deberían leerlo!