Increíblemente simple

Resumen del libro

Increíblemente simple

Por: Ken Segall

Simplicidad: la obsesión que ha llevado a Apple al éxito
Lectores 164
Favorito 13
Comentarios 1
A+

Introducción

 

La simplicidad ha sido la fuerza impulsora de Apple, su catalizador desde los primeros días de los dos Steves: Jobs y Wozniak. Es un valor fundamental que la hace despuntar y su principal fuente de inspiración.
Sin embargo, lo más simple no siempre es lo más fácil. A menudo requiere más tiempo, más dinero y más energía. No obstante, por lo general genera mejores resultados.
Cada una de las revoluciones que ha provocado Apple (iMac, iPod, iTunes, iPhone, iPad) ha surgido de la devoción de la compañía por la simplicidad. Cada nuevo dispositivo ha creado una nueva categoría o ha cambiado radicalmente una categoría de productos ya existente. Todo gracias a que, como decía un viejo anuncio del iMac, la tecnología era simplemente increíble o increíblemente simple.
Este libro parte de la base de que la simplicidad es la característica común de todas las cosas que Apple hace bien (hardware, software, producción, estrategia, lanzamiento de productos, relaciones públicas, marketing, etc.). Cada uno de los capítulos se centra en un elemento fundamental de la simplicidad y demuestra de qué forma la profunda devoción de Steve Jobs y Apple por ella los llevó a actuar como actuaron. El autor nos muestra cómo encajan todos estos elementos en la imagen global que se tiene de Apple y cómo podemos utilizarlos para hacer progresar nuestra empresa.

‘Think brutal’ (pensar brutalmente)

Quienes trabajan en Apple saben exactamente dónde están, cuáles son sus objetivos y con qué rapidez tienen que actuar. También saben cuáles son las consecuencias de sus errores.
La claridad constante es lo que impulsa una organización como Apple. Steve Jobs pedía comunicación clara y concisa a sus interlocutores y él también la ofrecía. No soportaba a quienes se iban por las ramas. Si se desviaban, les cortaba inmediatamente. Dirigía su empresa como si no hubiera tiempo que perder, lo cual reflejaba muy bien la realidad de Apple.
Ser sincero, no callarse nunca y exigir lo mismo a quienes trabajan con nosotros es uno de los elementos de la simplicidad probablemente más fáciles de instituir. Aunque para algunos resulte incómodo y violento, al menos les permite saber dónde están exactamente. Les facilita dedicar todo su tiempo al progreso en lugar de a tener que descifrar lo que se les está diciendo realmente.
Después de haber levantado NeXT de la nada, Steve estaba preparado para lanzar el primer producto de la compañía, el NeXT Computer. Encargó la campaña a la agencia de publicidad Chiat/Day.
Como era un momento muy delicado, el director de la agencia, Ralph Ammirati, decidió contratar a uno de sus diseñadores freelance favorito para que los ayudara a desarrollar un diseño especial para la campaña de NeXT. La elección de Ralph fue una mujer muy dulce con un gusto exquisito, una pared llena de premios de diseño y un deseo ardiente de dar a Steve algo grande. Sobre el papel parecía perfecta.
No obstante, esta diseñadora —con el apoyo de toda la agencia— dijo que Steve tendría que hacer zag cuando los demás estaban haciendo zig. Su idea era lanzar la esperada campaña de altísima tecnología a través de una imagen claramente nada tecnológica. Diseñó varios anuncios con mucho texto situado alrededor de una serie de imágenes que proclamaban las características del ordenador NeXT. Pero, en lugar de utilizar una fotografía moderna para mostrar el ordenador más avanzado del mundo, decidió utilizar una serie de ilustraciones antiguas, tipo grabados, en blanco y negro.
Aunque el error parece evidente, en aquel momento, cuando se trataba de que la agencia hiciera algo realmente diferente, muchos publicistas muy buenos pensaron que era una magnífica idea. Pero, al verlo, Steve Jobs se quedó perplejo. Lo rechazó inmediatamente. Convocó una reunión para la semana siguiente, que acabó siendo muy incómoda. Les dijo a los presentes que lo que le habían enseñado la semana anterior era una porquería. Él lo sabía y ellos lo sabían, pero aun así decidieron enseñárselo. Dijo que algo así era inaceptable y que no quería que se repitiera nunca más.
Gracias a su sinceridad, los presentes sabían qué opinión le merecía lo que habían hecho. Para ellos fue una experiencia beneficiosa que les permitió saber qué habían hecho mal y qué no debían hacer en el futuro.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Ken Segall

Ken Segall trabajó estrechamente con Steve Jobs como director creativo de la agencia de publicidad de NeXT y Apple. Fue miembro del equipo que creó la legendaria campaña Think different de Apple y es el responsable de esa pequeña i que se encuentra en los nombres de los productos más populares de la compañía. Segall también ha sido director creativo de IBM, Intel, Dell y BMW.

Ficha técnica

Editorial: Gestión 2000

ISBN: 9788498752120

Temáticas: Mejora de procesos Marketing y ventas

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Fascinante, lo simple no siempre es lo fácil. Añadir la obsesión por la simpleza a todas las areas de nuestra empresa es una idea genial para hacer un barrido de lo que no funciona y tener una visión clara de lo que se quiere lograr, aparte de no confundir a nuestro clientes con nuestros propios sesgos de "expertos" manteniendo las cosas simples.