El libro negro del emprendedor

Resumen del libro

El libro negro del emprendedor

Por: Fernando Trías de Bes

No digas que nunca te lo advirtieron
Lectores 694
Favorito 58
Comentarios 11
A+

Introducción

¿Estás pensando en emprender? ¡Enhorabuena! Pero antes, ¿crees que tienes madera de emprendedor? No quiero ser pesimista, pero los datos son desalentadores: el 90 % de las iniciativas fracasan antes de los cuatro años.

En cualquier librería encontrarás autores que prometen enseñarte las claves y estrategias utilizadas por las empresas más exitosas: que si Richard Branson, que si el fundador de Ikea, que si los de YouTube… Encontrarás entonces una analogía imperfecta: sabiendo por qué otros tienen éxito evitarás tu fracaso. Mentira.

Para evitar que un emprendedor fracase ha de saber por qué fracasaron aquellos a quienes no les fue bien. Sin embargo, existe poco material centrado en los errores y causas por las que otras tantas ideas se quedaron por el camino. Aunque pueda parecer contraintuitivo, aprendemos de nuestros errores.

Los negocios no suelen fracasar por falta de competencias técnicas de sus emprendedores, sino debido a motivos mucho más mundanos: problemas personales, desavenencias con los socios, falta de sentido común, exceso de expectativas… En definitiva, miedos y errores que, con el tiempo, se convierten en verdaderos problemas que arrastran el negocio a su inviabilidad.

De este modo, para que los factores de éxito puedan tener alguna oportunidad de ser aplicados, el terreno tiene que estar previamente libre de factores de fracaso. Este libro es tu prueba de fuego definitiva. Si al llegar al final aún quieres seguir adelante con tu idea, sin duda alguna eres un auténtico emprendedor.

Lo que importa es la motivación

¿Cuál es tu motivo para emprender? Las respuestas más habituales suelen ser «quiero emprender porque he tenido esta idea» o bien «este producto o esta idea de negocio es lo que me lleva a emprender».

Ahora imagina a alguien que está pensando en hacerse escritor. Le preguntas cuál es su motivo, y el futuro escritor te responde: «Es que se me ha ocurrido un argumento genial». ¿Qué pensarías? ¡Que no estás ante un verdadero escritor! Y también pensarías: «¿Qué será de este escritor cuando haya acabado con este argumento?». La idea es el vehículo de la actividad emprendedora, pero nunca una motivación sólida y duradera.

Repasemos otros motivos habituales: estar en paro y tener que salir adelante, odiar al jefe, odiar la empresa, no depender de ningún jefe, tener libertad de horario, poder decidir los días de vacaciones, etc.

Todos estos motivos son en realidad huidas hacia delante de una situación personal o profesional que amarga y deprime a mucha gente, es el caso de personas que anhelan un cambio de vida que no saben cómo acometer. El autor denomina estos motivos como «los lamentables motivos del emprendedor».

Los verdaderos emprendedores tienen una ilusión y una visión que está por encima de su situación laboral o personal. ¿Eres un emprendedor carambola? O, dicho de otra manera, ¿eres un emprendedor de verdad o un probador de fortuna? Con las estadísticas en mano, no tiene sentido emprender debido al síndrome del domingo por la tarde.

No obstante, repasemos algunos ejemplos. Un conocido del autor, director de oficina bancaria, fue prejubilado con cincuenta años. Como la indemnización no iba a ser suficiente para lo que le quedaba de vida, se puso a buscar trabajo de nuevo. Nadie quiso contratar a alguien con cincuenta años, así que montó una pequeña inmobiliaria. Hoy factura más de quince millones de euros.

El mismo autor decidió emprender porque no le gustaba el entorno de multinacional. Con veintisiete años, se dio cuenta de que el director general, con más de cuarenta años, era el único por encima de él. Y, como estos tres casos, hay muchos más. Personas que, sin comerlo ni beberlo, se dieron cuenta de que no tenían más remedio o salida que emprender y tuvieron un éxito formidable.

 Para cada motivo lamentable, encontraremos no una, sino infinidad de personas a las que les fueron bien las cosas. ¿Qué pasa entonces con eso de que los motivos lamentables no proporcionan éxito? ¿Es o no es así? Lo cierto es que el motivo es irrelevante mientras haya motivación.

Pongamos un símil: para explotar, una bomba precisa de un detonador y de dinamita. El caso que nos ocupa es aquel donde hay detonador y no hay dinamita; hay argumento, pero no escritor; hay motivo, pero no motivación; hay causa que lleva a emprender un negocio, pero no hay ilusión suficiente.

Un motivo es un detonante, es una causa. Por ejemplo, el detonante de que el director de oficina bancaria montase su inmobiliaria fue el despido o jubilación anticipada. Pero otra cosa es la motivación. Esta hace referencia a las ganas, a la ilusión, al deseo profundo de emprender. El motivo que provoca su decisión no es importante mientras haya una ilusión real.

Para entendernos: ser despedido es un motivo, pero no asegura motivación suficiente para emprender un negocio. Las verdaderas motivaciones son la ilusión y el deseo de emprender per se, como modus vivendi. Sin ilusión solo se conseguirá el éxito con mucha suerte, estando en el momento adecuado en el sitio adecuado.

El que lo hace por otros motivos, al no ser una motivación auténtica, encontrará en el camino retos descomunales que no podrá superar. Solo puedes superarlos si lo que te mueve es ser emprendedor. En casi todos los casos hay un detonante. Ninguna bomba explota si el detonador no la enciende. Tener motivo para emprender no es ni bueno ni malo. Es irrelevante.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Fernando Trías de Bes

Fernando Trías de Bes es fundador y socio de Salvetti & Lombard, una empresa especializada en consultoría e investigación de mercados en el ámbito internacional que cuenta entre sus clientes a PepsiCo, Sony, Hewlett-Packard, McKinsey & Co., Nestlé y Danone. También desarrolla labores como consultor sobre innovación en marketing y es profesor asociado del Departamento de Marketing de la Escuela de Administración de Empresas (ESADE) de Barcelona.

Ficha técnica

Editorial: Empresa Activa

ISBN: 8496627268

Temáticas: Emprendimiento Consejos para emprendedores Audio

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Hice el un minimapa mental de este resumen. Pienso que es clave entender el emprendimiento como una forma de vida, como el "modus vivendi" pues esto nos facilitara mucho el camino ya que cada fracaso no lo consideraremos como fracaso ni como una carga pesada. Simplemente aprenderemos. Y la metáfora del escultor y el modelo me inspiro a entender que soy yo el responsable de los resultados, nadie o nada más.

Excelente tu comentario estoy en línea contigo, si unimos este libro al de Tom Peters emprender es una filosofía de vida

Si te gusta el emprendimiento esto es una joya de lo mejor que he leído, muy real y directo

Si como yo el 80% del emprendimiento que has escuchado es éxito y dinero es conveniente dedicarle 40 minutos a este resumen. Muy entretenido y fácil de absorber. (85/100 ARN)

Este es uno de mis libros preferidos de leer y escuchar, porque como bien dice al comienzo todos los videos y libros que leo de emprendimiento siempre habla de lo positivo y maravilloso que es emprender pero ninguno da un choque de realidad como lo hace este libro. Este es el libro que uso para asegurar que lo que quiero hacer en mi empresa es porque quiero emprender o simplemente por salir de mi zona de confort.

infografia por favor

Interesante y buenos consejos sobre temas que a veces no consideramos en emprendimiento. No se cuenta con infografía.

Yo tampoco disfrute de la infografia

Es un intento de enseñar a abrir los ojos, una saludable advertencia.

Muy buen libro si estas empezando a emprender o quieres hacerlo. Y lo de los audios está genial, muchas gracias.

Me encanta la parte de los audios, puedo hacer otras tareas como correr en lo que descubro y me cultivo.