Diseñar el cambio

Resumen del libro

Diseñar el cambio

Por: Tim Brown

Cómo el design thinking transforma organizaciones e inspira la innovación
Lectores 165
Favorito 20
Comentarios 1
A+

Introducción

Seguramente conozcas el término “diseñador” pero, ¿sabes realmente qué significa? Puede que te vengan a la mente profesiones artísticas, pero se trata de un concepto mucho más amplio.

El diseño no es fruto de la intuición, se trata de algo deliberado. Tal y como declaró el ganador del premio nobel Herbert Simon: “diseñar es quien concibe un plan de acción dirigido a cambiar situaciones existentes por otras preferidas”.

Pensemos en el diseño de productos. Si diseñamos apps de redes sociales para que sean atractivas y adictivas, lo hacemos porque deseamos ese resultado. Si no deseamos lo que conseguimos, somos malos diseñadores. Los diseñadores tienen la responsabilidad de comprender sus resultados y estar conscientes de las decisiones que toman.

Durante años, las metodologías de diseño han sido exclusivamente usados por departamentos de innovación y otras profesiones creativas. La filosofía del design thinking busca acabar con esta tendencia. Pues, el design thinking amplía el lienzo para que el diseño aborde los retos a los que se enfrentan los negocios y la sociedad. Este movimiento tiene dos premisas básicas. En primer lugar, el enfoque de resolución creativa de problemas ofrece la promesa de soluciones nuevas y más efectivas.

En segundo lugar, estas habilidades deberían estar disponibles para todo el mundo, no solo en el diseñador profesional formado, con el fin de encontrar respuestas mejores a los retos a los que nos enfrentamos todos.

¿Qué es el design thinking?

La industrialización ha supuesto un cambio increíble. La tecnología ha ayudado a millones de personas a salir de la pobreza y ha mejorado la calidad de vida de una parte considerable de la humanidad. Sin embargo, la contaminación ha cambiado el clima del planeta. La proliferación de los productos baratos ha alimentado una cultura del consumo excesivo y el desperdicio. Los avances innovadores del pasado se han convertido en procedimientos rutinarios. Por el cual, necesitamos opciones nuevas. Una visión de la innovación puramente tecnocéntrica es menos sostenible ahora que nunca, y una filosofía de gestión basada en seleccionar modelos de negocio existentes es probable que se vea superada por la competencia.

Necesitamos productos nuevos que equilibren las necesidades individuales y las de la sociedad en su conjunto. Ideas nuevas que aborden retos globales. Estrategias nuevas que den como resultado diferencias que importan y que tengan un sentido del propósito que anime a las personas involucradas.

Además, se necesita un planteamiento efectivo que se pueda implementar en todos los departamentos de un negocio, incluso en la sociedad. El design thinking ofrece este enfoque. El design thinking surge de las habilidades que los diseñadores han aprendido en su búsqueda para hacer coincidir las necesidades humanas con los recursos técnicos y disponibles dentro de las limitaciones prácticas de las empresas. Ya que, al integrar lo que es deseable desde el punto de vista humano con lo que es factible en el aspecto económico y tecnológico, los diseñadores han sido capaces de crear los productos de los que disfrutamos hoy en día.

El siguiente paso, es poner estas herramientas en manos de personas que nunca se han sentido diseñadores. De este modo, podrán ser aplicadas en un rango más amplio de problemas. El design thinking se nutre de capacidades que todos tenemos: capacidad de ser intuitivos, reconocer patrones y elaborar ideas con funcionalidad y un significado emocional para explicarlas en ámbitos que no son palabras ni símbolos.

A menudo, el diseño es una labor incomprendida. Sin ir más lejos, el autor de este libro realizó uno de sus primeros trabajos en una empresa que desarrollaba máquinas de carpintería. Su función como diseñador industrial no estaba clara, pues parecía un eslabón entre el departamento de ingeniería y el de marketing. Tim diseñó propuestas más estéticas y fáciles de usar. Sin embargo, como diseñador, lo que no vio es que lo que estaba en duda era el futuro de la industria del trabajo con madera, no el diseño de sus máquinas.

Poco a poco se dio cuenta del poder del diseño, no como un eslabón de una cadena, sino como el eje de una rueda. Después de fundar su agencia de diseño, IDEO, se dio cuenta de que le llegaban proyectos cada vez más alejados de los servicios tradicionales de diseño: reestructuraciones de organizaciones, entender mejor a clientes etc. Hoy en día, en lugar de contratar a diseñadores para que hagan que una idea ya desarrollada sea más atractiva, las empresas los involucran en las fases iniciales del proceso de desarrollo.

La causa subyacente de este creciente interés es clara. El centro de la actividad económica está pasando de la fabricación industrial a la creación de contenido y la prestación de servicios. La innovación es simplemente una estrategia de supervivencia. Ya no se limita a la creación de productos físicos y nuevos. Ahora incluye nuevos tipos de procesos, interacciones, clases de entretenimiento y formas de comunicarse y colaborar. El diseño es demasiado importante para dejarlo en manos de los diseñadores.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Tim Brown

Tim Brown es presidente de IDEO. Con frecuencia habla sobre el valor del design thinking, el liderazgo creativo y la innovación para líderes empresariales y diseñadores de todo el mundo. Participa en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza; y sus charlas Serious Play y Change by Design aparecen en TED.com.

Tim, diseñador industrial de formación, ha ganado numerosos premios de diseño y ha exhibido trabajos en la Galería Axis de Tokio, el Museo del Diseño de Londres y el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Él tiene especial interés en la convergencia de la tecnología y las artes, así como las formas en que el diseño se puede utilizar para promover el bienestar de las personas que viven en las economías emergentes.

Tim asesora a altos ejecutivos y juntas directivas de compañías globales de Fortune 100. Es miembro del Consejo de Administración de Steelcase Inc. y es miembro del consejo de administración de IDEO.org. Además, es miembro de la Junta de Asesores del Centro del Foro Económico Mundial para la Cuarta Revolución Industrial y escribe para Harvard Business Review y The Economist, entre otros. Su libro sobre cómo el design thinking transforma a las organizaciones, “diseñar el cambio”, fue publicado por Harper Business en septiembre de 2009 y revisado y actualizado en 2019. Tim posee doctorados honorarios de The Royal College of Art (Londres), Keio University (Tokio), Claremont McKenna Graduate University (Los Angeles), y Art Center College of Art and Design (Los Angeles).

Tim contribuye como uno de los primeros 150 Influencers originales de LinkedIn. También es instructor del curso IDEO U Leading for Creativity.

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Creo que es muy buen resumen, esta muy bien explicado el tema de enfocarnos en diseñar experiencias en base a los consumidores. Entender el relacionamiento del usuario con su futura historia