Cómo utilizar el Cuadro de Mando Integral

Resumen del libro

Cómo utilizar el Cuadro de Mando Integral

Por: Robert S. Kaplan David P. Norton

Un método eficaz para conseguir que la estrategia empresarial se implante con éxito
Lectores 169
Favorito 10
Comentarios 0
A+

Introducción

 

¿A qué se debe que las organizaciones tengan dificultades para poner en práctica unas estrategias correctamente formuladas? En la economía industrial, las empresas creaban valor con sus activos materiales, transformando las materias primas en productos acabados. Estudios más recientes han estimado que el valor contable de los activos tangibles representa solamente entre el 10 y el 15 por ciento del valor de mercado de las empresas. Está claro que las oportunidades de crear valor están pasando de la gestión de activos materiales a la gestión de estrategias basadas en el conocimiento, que proporcionan los activos inmateriales de la organización: relaciones con los clientes, productos y servicios innovadores, procesos operativos eficaces de alta calidad, tecnología de la información y bases de datos, y también las capacidades, habilidades y motivaciones de los empleados.
En una economía dominada por los activos tangibles, los indicadores financieros eran los adecuados para registrar y hacer un seguimiento de las inversiones en existencias, propiedades, instalaciones y equipamiento en los balances de las empresas. Las cuentas de resultados también podían reflejar los gastos asociados con el uso de esos activos tangibles para producir ingresos y beneficios. En la economía actual, sin embargo, en la que los activos intangibles son las fuentes más importantes de ventaja competitiva, se necesitan herramientas que describan los activos basados en el conocimiento y las estrategias de creación de valor que estos activos hacen posibles. Sin estas herramientas, las empresas tendrán dificultades para gestionar lo que no puedan describir o medir.
El éxito viene de hacer que la estrategia sea el trabajo diario de todo el mundo y, para ello, las organizaciones actuales necesitan un lenguaje común que les permita comunicar la estrategia, así como procesos y sistemas que las ayuden a implementarla y obtener información o respuesta sobre ella. Ese lenguaje común es lo que constituye el Cuadro de Mando Integral.

¿Qué es el Cuadro de Mando Integral?

Cuando hace ya unos años creamos el Cuadro de Mando Integral partimos de la premisa de que basarse exclusivamente en indicadores financieros como sistema de gestión lleva a las organizaciones a cometer muchos errores. Los indicadores financieros son datos tardíos, que nos informan de los resultados, es decir, de las consecuencias de acciones pasadas. La confianza exclusiva en indicadores financieros da lugar a comportamientos a corto plazo que sacrifican la creación de valor a largo. El Cuadro de Mando Integral mantiene los indicadores de los resultados financieros, los indicadores tardíos, pero los complementa con la medida de los inductores, los indicadores anticipados, de los futuros resultados financieros.
Pero ¿cuáles son los indicadores apropiados de los resultados futuros? Si los indicadores financieros llevan a las organizaciones a cometer errores, ¿qué indicadores las ayudarían a actuar correctamente? La respuesta es obvia: ¡hay que medir la estrategia! En consecuencia, todos los objetivos e indicadores de un Cuadro de Mando Integral, financieros y no financieros, tienen que derivarse de la visión y estrategia de la organización. En definitiva, el Cuadro de Mando Integral es una herramienta para gestionar la estrategia.
El Cuadro de Mando Integral aporta la “receta” que permite que unos ingredientes ya existentes en una organización se combinen para crear valor a largo plazo. Piense en el ejemplo de una comida: necesita una combinación de materia prima (los ingredientes), capital y activos tangibles (utensilios de cocina, un horno, un fogón) y capital humano o intangible (el cocinero y sus ayudantes). Pero una gran comida requiere que la receta se beneficie de todos estos activos tangibles e intangibles. La receta es el activo blando fundamental. Transforma las materias primas, los activos físicos y los activos intangibles (que por separado tienen poco valor) en una gran comida con un considerable valor. La receta es como la estrategia de una empresa que combina los recursos y las capacidades internas para crear propuestas de gran valor para los clientes.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Robert S. Kaplan

Robert S. Kaplan es profesor de la Baker Fundation en la Harvard Business School y decano de la Graduate School of Industrial Administration de la Universidad Carnegie-Mellon.

David P. Norton

David P. Norton es fundador de Balanced Scorecard Collaborative y director de Palladium Group.

Ficha técnica

Editorial: Gestión 2000

ISBN: 9788498750478

Temáticas: Management

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí