Aprendiendo de los mejores

Resumen del libro

Aprendiendo de los mejores

Por: Francisco Alcaide

Tu desarrollo personal es tu destino
Lectores 479
Favorito 39
Comentarios 8
A+

Introducción

Tu desarrollo personal es tu destino: en quien te conviertes se acaba reflejando directamente en lo que obtienes. Por eso, no hay mejor inversión que la que se hace en uno mismo. Y ¿cuál es la mejor forma de conseguirlo? Aprendiendo de los mejores, de las personas que han logrado los mejores resultados en diversas parcelas. Decía Bertrand Russell que «la mejor prueba de que algo puede hacerse es que antes alguien ya lo hizo». Las personas verdaderamente inteligentes aprenden de la experiencia de los demás.

No hay nada que no esté a tu alcance si tienes una idea clara, precisa y concreta de lo que deseas, y una inquebrantable determinación para ir en su búsqueda. Se trata de ir descubriendo los pasos que dar sin desistir, de ponerse en movimiento e ir rectificando sobre la marcha sin venirse abajo. La cuestión no es si algo es o no posible, sino cómo conseguirlo. La vida siempre pone obstáculos a lo largo del camino, pero los límites los ponemos las personas. Los primeros se vencen con coraje y valentía; los segundos son el resultado de bloqueos mentales producto de nuestras creencias.

Probablemente, si estás leyendo estas páginas, es porque tu vida no lleva el curso que te gustaría y, por tanto, te estás planteando mejorar ciertos hábitos. El hecho de haber llegado aquí es un primer paso importante. La experiencia enseña que los seres humanos pecamos a menudo de orgullo. Nos cuesta mucho solicitar ayuda porque se identifica pedir ayuda con ser débil. En realidad, es todo lo contrario. Todas las personalidades fuertes que alcanzan cotas elevadas en su vida tienen una virtud común: humildad para reconocer que necesitan aprender.

Sí, tú también puedes. No tengas dudas. Los límites nunca están en las personas, están en los entornos. A lo mejor te ves muy «poquita cosa». Pero tú no eres eso; eso son tus creencias. Tus límites son los límites de tus creencias. Si tú crees algo, ese algo es, tanto para bien como para mal. Si tus creencias son limitantes, da igual lo duro que trabajes, porque tus resultados serán pobres. Por eso, si controlas tu mente, controlas tu vida. Nunca olvides las palabras de Don Ward: «Si vas a dudar de algo, duda de tus límites».

Desarrollo personal

Cualquier persona tiene metas y espera alcanzarlas, aunque la mayoría se quede a medio camino. Anthony Robbins, por ejemplo, ha alcanzado unas metas que la mayoría de las personas no podemos ni soñar. Robbins es escritor y conferenciante en temas de desarrollo personal. Sus enseñanzas beben de múltiples fuentes, y entre ellas está la programación neurolingüística. Uno de sus mentores fue Jim Rohn, del que hablaremos más adelante, y ha escrito libros como Poder sin límites y Despertando al gigante interior.

Robbins afirma que dentro de cada ser humano hay un gran potencial a la espera de ser liberado. Solo hay que desbloquearlo. El ser humano está hecho para evolucionar y mejorar. A cualquier persona, si se la pone en tierra fértil y se la riega, crece sin parar. No existen los límites, existen las limitaciones. Las personas de éxito son personas que han activado su poder interior. Por el contrario, la gente que no consigue resultados, ya sea en el trabajo, con el dinero o en sus relaciones personales, es gente mentalmente pobre. Gente que no cree en ella misma.

El mundo cree en quien cree en sí mismo. Por tanto, ¿cuál es la primera y más importante lección que hay que aprender en la vida? Aprender a creer en uno mismo. Pero no basta solo con eso. Robbins apunta que lo que configura nuestras vidas no es lo que hacemos de vez en cuando, sino lo que hacemos de forma consistente. La repetición es la madre de la destreza. A fuerza de repetir una y otra vez la misma tarea se acaba interiorizando, asimilando y dominando. Para tener éxito no hay que hacer cosas fuera de lo normal, pero sí ciertas cosas repetidas hasta la saciedad.

 En ese pensamiento, Robbins coincide con Brian Tracy, también conferenciante, coach y escritor sobre temas de desarrollo personal. Tracy ha trabajado con más de mil compañías de diferentes sectores en todo el mundo y ha impartido cientos de seminarios. Libros como Psicología de ventas o 21 secretos sobre cómo los millonarios crearon sus fortunas se han convertido en superventas.  El escritor estadounidense asegura que la genialidad no es otra cosa que la práctica diaria.

La gente quiere tener un cuerpo «diez», pero, a los pocos días de seguir la tabla de gimnasia que le ha dado su preparador, empieza a dejar de hacerlo. La gente quiere aprender inglés, pero a partir de la tercera semana empieza a faltar algún día. Así pasa con todo. La disciplina es el factor más importante del éxito; y la disciplina es hacer lo que se tiene que hacer, aunque no apetezca, sin ningún tipo de excusa. Lo difícil no es el trabajo, lo difícil es la disciplina del trabajo.

 

Aun así, Tracy está convencido de que la cualidad más asociada al éxito y a la felicidad es el optimismo. Las cosas positivas le suceden a la gente positiva. Desde el derrotismo, el pesimismo y la negatividad es difícil construir algo grande. El optimismo lleva a la acción; el pesimismo, a la inacción. El optimismo es rentable, y su explicación, sencilla: el optimista es más perseverante, lo intenta más veces, y eso hace que llegue más lejos.

Jack Canfield es un ejemplo de optimismo. Canfield es un conferenciante y escritor en temas de desarrollo personal, al igual que Robbins y Tracy. Es autor de Sopa de pollo para el alma, título que dio lugar a una serie de libros derivados que han vendido más de 112 millones de copias en cuarenta países. Canfield nos anima a dejar a un lado los fracasos y preocuparnos por las posibilidades perdidas cuando ni siquiera lo intentamos. Eso sí que es fracasar.

El hecho de intentar algo, con independencia del resultado final, nos proporciona experiencia y nos coloca en una posición más privilegiada para futuros retos. Puedes evitar fallar no arriesgando, pero a costa de lo más importante: evolucionar y crecer. No hay otra alternativa. Si quieres algo, tienes que actuar. Ve a por ello. No te demores porque nada tarda tanto como lo que no se empieza.

A lo mejor lo conseguido durante el primer mes te parece poco. Espera seis meses y verás en qué se ha convertido. Espera un año y comprueba hasta dónde has llegado. Lo único importante en la búsqueda de tus sueños es que sean tuyos, porque si no es así, es fácil que la debilidad a lo largo del camino haga mella. Decide lo que quieres en la vida, empieza a actuar y date tiempo, las cosas acabarán funcionando.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Francisco Alcaide

Francisco Alcaide, profesor de la Universidad Antonio de Nebrija, es doctor en Organización de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid y colaborador habitual en prensa económica (Expansión, Cinco Días, Gaceta de los Negocios...) y revistas especializadas.

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Es un libro muy inspirador, si buscas motivación y una guía para tu camino este libro sin duda te va a ayudar

Recomiendo que compren el libro y lo lean completo, no o se arrepentirán.

Me ha encantado, lo mejor de leer libros es que te puedan inspirar, motivar... Este sin duda es uno de ellos, hablando de los aspectos más importantes. Seguir creciendo día a día, ese es el mensaje con el que me quedo de las personas más inspiradoras de este mundo.

Los mejores en cada campo en un solo libro, 100x100 recomendado.

Una enorme reflexión que provoca cuestionarte síndromes como el del impostor. Sólo existe la opción de intentarlo, superar el miedo y acertar o errar. Sobre todo autoconfianza y creer en uno mismo.

Me encantó este resumen del que su vez es un buen resumen de libros claves de desarrollo personal.

El tener mentores y referencias para cada una de las dimensiones de nuestra vida sería de gran ayuda para controlar nuestro destino y saber hacía donde queremos dirigirnos. Dimensiones como la Espiritual, la Física y la mental. Todas son importantes y ninguna es más importante que la otra.