Nuevo

Resumen del libro

El libro negro del emprendedor

Por: Fernando Trías de Bes

No digas que nunca te lo advirtieron
A+

Introducción

¿Estás pensando en emprender? ¡Enhorabuena! Pero antes, ¿crees que tienes madera de emprendedor? No quiero ser pesimista, pero los datos son desalentadores: el 90 % de las iniciativas fracasan antes de los cuatro años.

En cualquier librería encontrarás autores que prometen enseñarte las claves y estrategias utilizadas por las empresas más exitosas: que si Richard Branson, que si el fundador de Ikea, que si los de YouTube… Encontrarás entonces una analogía imperfecta: sabiendo por qué otros tienen éxito evitarás tu fracaso. Mentira.

Para evitar que un emprendedor fracase ha de saber por qué fracasaron aquellos a quienes no les fue bien. Sin embargo, existe poco material centrado en los errores y causas por las que otras tantas ideas se quedaron por el camino. Aunque pueda parecer contraintuitivo, aprendemos de nuestros errores.

Los negocios no suelen fracasar por falta de competencias técnicas de sus emprendedores, sino debido a motivos mucho más mundanos: problemas personales, desavenencias con los socios, falta de sentido común, exceso de expectativas… En definitiva, miedos y errores que, con el tiempo, se convierten en verdaderos problemas que arrastran el negocio a su inviabilidad.

De este modo, para que los factores de éxito puedan tener alguna oportunidad de ser aplicados, el terreno tiene que estar previamente libre de factores de fracaso. Este libro es tu prueba de fuego definitiva. Si al llegar al final aún quieres seguir adelante con tu idea, sin duda alguna eres un auténtico emprendedor.

Lo que importa es la motivación

¿Cuál es tu motivo para emprender? Las respuestas más habituales suelen ser «quiero emprender porque he tenido esta idea» o bien «este producto o esta idea de negocio es lo que me lleva a emprender».

Ahora imagina a alguien que está pensando en hacerse escritor. Le preguntas cuál es su motivo, y el futuro escritor te responde: «Es que se me ha ocurrido un argumento genial». ¿Qué pensarías? ¡Que no estás ante un verdadero escritor! Y también pensarías: «¿Qué será de este escritor cuando haya acabado con este argumento?». La idea es el vehículo de la actividad emprendedora, pero nunca una motivación sólida y duradera.

Repasemos otros motivos habituales: estar en paro y tener que salir adelante, odiar al jefe, odiar la empresa, no depender de ningún jefe, tener libertad de horario, poder decidir los días de vacaciones, etc.

Todos estos motivos son en realidad huidas hacia delante de una situación personal o profesional que amarga y deprime a mucha gente, es el caso de personas que anhelan un cambio de vida que no saben cómo acometer. El autor denomina estos motivos como «los lamentables motivos del emprendedor».

Los verdaderos emprendedores tienen una ilusión y una visión que está por encima de su situación laboral o personal. ¿Eres un emprendedor carambola? O, dicho de otra manera, ¿eres un emprendedor de verdad o un probador de fortuna? Con las estadísticas en mano, no tiene sentido emprender debido al síndrome del domingo por la tarde.

No obstante, repasemos algunos ejemplos. Un conocido del autor, director de oficina bancaria, fue prejubilado con cincuenta años. Como la indemnización no iba a ser suficiente para lo que le quedaba de vida, se puso a buscar trabajo de nuevo. Nadie quiso contratar a alguien con cincuenta años, así que montó una pequeña inmobiliaria. Hoy factura más de quince millones de euros.

El mismo autor decidió emprender porque no le gustaba el entorno de multinacional. Con veintisiete años, se dio cuenta de que el director general, con más de cuarenta años, era el único por encima de él. Y, como estos tres casos, hay muchos más. Personas que, sin comerlo ni beberlo, se dieron cuenta de que no tenían más remedio o salida que emprender y tuvieron un éxito formidable.

 Para cada motivo lamentable, encontraremos no una, sino infinidad de personas a las que les fueron bien las cosas. ¿Qué pasa entonces con eso de que los motivos lamentables no proporcionan éxito? ¿Es o no es así? Lo cierto es que el motivo es irrelevante mientras haya motivación.

Pongamos un símil: para explotar, una bomba precisa de un detonador y de dinamita. El caso que nos ocupa es aquel donde hay detonador y no hay dinamita; hay argumento, pero no escritor; hay motivo, pero no motivación; hay causa que lleva a emprender un negocio, pero no hay ilusión suficiente.

Un motivo es un detonante, es una causa. Por ejemplo, el detonante de que el director de oficina bancaria montase su inmobiliaria fue el despido o jubilación anticipada. Pero otra cosa es la motivación. Esta hace referencia a las ganas, a la ilusión, al deseo profundo de emprender. El motivo que provoca su decisión no es importante mientras haya una ilusión real.

Para entendernos: ser despedido es un motivo, pero no asegura motivación suficiente para emprender un negocio. Las verdaderas motivaciones son la ilusión y el deseo de emprender per se, como modus vivendi. Sin ilusión solo se conseguirá el éxito con mucha suerte, estando en el momento adecuado en el sitio adecuado.

El que lo hace por otros motivos, al no ser una motivación auténtica, encontrará en el camino retos descomunales que no podrá superar. Solo puedes superarlos si lo que te mueve es ser emprendedor. En casi todos los casos hay un detonante. Ninguna bomba explota si el detonador no la enciende. Tener motivo para emprender no es ni bueno ni malo. Es irrelevante.

El carácter emprendedor

Emprender no es dar de alta una sociedad, no es montar una tienda, una agencia de publicidad o una empresa de exportación. Emprender no es montar un negocio. Emprender no es siquiera un modo de trabajo.

Emprender es una forma de enfrentarse al mundo, es una manera de entender la vida con la que no todo el mundo se siente a gusto. ¿Y cuál es esa forma de vida? Es aquella en la que la persona disfruta con la incertidumbre y la inseguridad de qué pasará mañana. El verdadero emprendedor es aquel a quien lo incierto le procura un especial placer.

Pongamos un ejemplo: todo bombero no desea otra cosa en la vida más que ser bombero. Va más allá de la vocación. Ser bombero proporciona una forma de vida que ninguna otra profesión ofrece, la posibilidad de arriesgarse en un escenario real.

No es teatro, no es un parque de atracciones donde los riesgos son ficticios. Los riesgos que corren cada día son reales: un incendio, un escape de gas, un edificio que se ha derrumbado… Estos se convierten en adrenalina pura, una forma de vida, una droga a la que no se puede renunciar.

Pues igual que la persona con vocación de bombero acaba siéndolo, el emprendedor con vocación, tarde o temprano, también. No podrá evitarlo. Hay gente que prefiere la seguridad, la rutina o, sencillamente, que sea otro quien acarree con la responsabilidad de pagar unas nóminas.

No es mejor ni peor. Es una opción perfectamente válida. Pero esas personas, cuando montan un negocio, se estrellan. Porque no se da la característica esencial que todo emprendedor debe tener: el deseo de moverse en un entorno incierto.

El mundo es, por definición, incierto. Nadie puede asegurar nada, ni tan siquiera el presente. Pero no a todo el mundo le gusta sentir eso en su piel todas las mañanas de su vida.

Cuando emprendes de verdad, el fracaso no lo contemplas. Todo empieza con un sueño. Te imaginas un escenario que te emociona lo suficiente como para dejarte la vida por conseguirlo. Es como cuando te casas. En principio es para toda la vida. Tiene un punto de locura, de inconsciencia. El fracaso no entra en los planes, ni tan siquiera se considera.

El verdadero emprendedor simplemente no puede hacer otra cosa. El amor a la incertidumbre y el placer por la propia actividad emprendedora proporcionan tanto el motor como el combustible que mueve al emprendedor: la ilusión.

Ahora bien, seamos realistas. Si exigiéramos a todo médico, deportista, ingeniero, abogado, etc., que tuviese las características fundamentales que se requieren para su profesión, sobrarían la mitad.

En el caso de emprender hay una faceta personal que permite a cualquier persona sin madera de emprendedor ser capaz de sobrevivir y triunfar en casi cualquier aventura empresarial. Se trata de la capacidad de sobreponerse a las dificultades, de afrontar reveses.

Llámale capacidad de sufrimiento, espíritu luchador, tenacidad… en definitiva, no rendirse fácilmente. Esto se traduce en capacidad de examinar los errores propios, aprender qué se está haciendo mal y corregirlo.

Los emprendedores con experiencia saben que empezar un negocio es una carrera de obstáculos: perdemos el principal proveedor, el principal cliente, una exclusiva de importación, el sector se hunde y un largo etcétera. En lugar de deprimirse y enviarlo todo a hacer gárgaras, piensan, corrigen y actúan.

Quizás uno de los mayores imprevistos llegue cuando te toque cambiar tu idea inicial. Cuando uno plantea un nuevo negocio, encontrará que su idea tendrá que ser ajustada, adaptada, parcialmente modificada o, incluso, redefinida.

Surge entonces una sensación: «¡Es que yo no quería un negocio así!». Llegado este momento, debemos aceptar que el negocio debe ser el más conveniente, aunque no sea lo que nos gusta.

Recuerda que no fracasan las ideas, fracasan las personas. Recuerda que no fracasan los negocios, sino que son las ilusiones las que se dejan vencer por la falta de cintura, imaginación y flexibilidad para afrontar imprevistos.

No está documentado, pero el carácter luchador suele depender, sobre todo, del entorno en el cual la persona ha nacido y crecido, además de dónde ha sido educada. Por ejemplo, no es lo mismo nacer con todo lujo de comodidades que tener que trabajar para costearse los estudios.

Hay emprendedores que llevan el carácter luchador en los genes. Pero esto no es lo habitual. Si no es tu caso, debes fomentar la capacidad de aguante y el espíritu de sacrificio, y no es preciso hacerlo en el ámbito empresarial.

Por ejemplo, puedes proponerte un objetivo intelectual, como aprender un idioma, adquirir destreza en una disciplina, dominar un deporte o practicar algún tipo de ejercicio físico. Establecer un plan y, mediante disciplina y esfuerzo, lograr unos objetivos. De este modo experimentarás la infinita satisfacción que supone alcanzar los resultados que uno se propone.

Socios

Voy a poner el dedo en la llaga. El motivo principal por el cual el emprendedor novel se asocia es este: el miedo. Miedo a emprender, miedo a que las cosas vayan mal, a no tener en quien apoyarse, miedo a no ser capaz de hacerlo todo, miedo a cometer errores, miedo, en definitiva, a estar solo.

Los emprendedores inexpertos buscan compañeros de viaje más por el miedo, la aversión al riesgo y el querer sentirse acompañados que por verdadera necesidad. Hay personas que por el mero hecho de compartir la idea y de recibir algunas aportaciones interesantes ya sienten la obligación de invitar a uno más a la fiesta.

Lo cierto es que un socio es un recurso más. Ese recurso tiene dos salvedades: una, que es el más caro de todos los recursos; y dos, es un recurso que puede llegar a tener la capacidad de paralizar nuestra actividad.

El socio es el más caro de todos los recursos, pues se remunera con los frutos que tu actividad emprendedora sea capaz de dar, es decir, acciones. Si de verdad dispones de las capacidades necesarias para comenzar la actividad, no se te ocurra compartirla con nadie.

No por egoísmo, sino porque en el futuro estarás pagando muy caro un momento de flaqueza acontecido varios años atrás, cuando aún tenías que descubrir y, probablemente, creerte lo que eras capaz de hacer.

Por otro lado, la presencia de socios puede frenar tus estrategias. Hoy en día, a diferencia del pasado, uno de los factores más importantes en el mundo empresarial es la velocidad en la toma de decisiones. Esa velocidad es difícil de imprimir cuando hay que consultar cualquier movimiento con los socios.

Hablemos, pues, de recursos. Si estás pensando en tener socios porque necesitas dinero, habla con un banco. Si estás pensando en tener socios porque solo no puedes con todo, emplea a un trabajador.

Si estás pensando en tener socios porque hay un área que no dominas, subcontrata ese servicio. Si estás pensando en tener socios porque necesitas comentar ciertas cosas, contrata un coach. Si estás pensando en tener socios porque tienes miedo, haz deporte.

Asóciate solo si no tienes más remedio. Esto nos deja cuatro casos posibles. En primer lugar, hay situaciones en las que un socio capitalista puede ser necesario. Los llamados business angels pueden ser útiles en proyectos arriesgados en los que los bancos no suelen confiar.

En segundo lugar, es cierto que hay funciones que son difíciles de subcontratar. Por ejemplo, quizás te faltan conocimientos sobre el sector en el que has decidido emprender. En este caso, alguien con dilatada experiencia en el campo en cuestión puede ser de gran utilidad.

En tercer lugar, si eres una persona que carece del carácter luchador emprendedor, entonces sí, contrata a socios que posean esta característica. De este modo, te será más fácil hacer frente a los altibajos que aparecen en la carrera del emprendedor.

Por último, es aconsejable tener un socio en el caso de que, por enfermedad o por edad, alguien deba tomar el mando del barco en tu ausencia temporal o definitiva. Siento no poder ofrecer más situaciones, pero lo cierto es que no las hay.

Ahora bien, seamos realistas. A pesar de la recomendación anterior, sé que la inmensa mayoría la ignorará y se asociará con alguien. ¿Cómo podemos escoger entonces a la persona correcta? Y es que, como en un matrimonio, no sabes en realidad con quién te has casado hasta al cabo de un tiempo.

Escoger socios es muy parecido a seleccionar a las personas con quienes dar la vuelta al mundo en un submarino. En un submarino el espacio es pequeño y se acaban conociendo las intimidades de los compañeros, incluso las más escatológicas. Por esta razón, es muy importante que los candidatos cumplan una serie de criterios.

En primer lugar, ignora todo lo que una persona pueda aportar si crees que no comparte o no le gustan tus valores. Una relación estable con socios requiere responsabilidad, generosidad y confianza. Rodéate de personas que compartan tus mismos valores ante la vida.

En segundo lugar, debéis tener caracteres complementarios. Por ejemplo, uno puede ser analítico, tranquilo y metódico; y el otro, visceral, nervioso y creativo. En la NASA, saben que el éxito de la misión depende no tanto de las capacidades técnicas de sus miembros como de la afinidad y complementariedad de las estructuras de personalidad que ponen en órbita.

Aunque pueda parecer obvio, asegúrate de que el socio aporte valor real. Y es que más valor implica más conocimientos, más trabajo y mejores ideas. La persona con la que te asocies debe ser alguien cuya opinión te merezca respeto. Que sea una autoridad para ti, que tenga un peso específico.

Antes de empezar, debéis pactar muy claramente cuál es la ambición, el objetivo que se persigue al emprender. ¿Cuánto queréis facturar? ¿Cuánto queréis llegar a ganar? ¿Cuántos empleados queréis llegar a tener? ¿Hasta dónde queréis llegar? Debes estar seguro de que tus objetivos sean también los de tus compañeros de viaje.

Muchas parejas norteamericanas y adineradas, cuando se casan, deciden el sistema de reparto de bienes por el que se va a regir su matrimonio. No es demasiado importante mientras estén casados, pues lo compartirán todo, pero sí lo es en el caso de que se separen. Cuando eso suceda, ya estará acordado cómo se va a despedazar el pastel.

Del mismo modo, es mejor pactar cómo te vas a pelear con tu/s socio/s cuando aún sois amigos. De acuerdo, me creo que necesitas a tu/s socio/s. Ahora bien, ¿crees que son socios para toda la vida?, ¿crees que con sesenta y cinco años aún estarás asociado con esa/s persona/s? No. Por fin coincidimos.

Por tanto, si algún día os vais a separar, hay que ponerse a pensar cómo proceder cuando eso ocurra. Puede parecer duro, pero es necesario. Los pactos más básicos que hay que hacer son: la antelación con la que hay que comunicar el deseo de abandono y si el socio que se va podrá conservar o no sus acciones.

Otro error frecuente es el de no asignar sueldos a los socios al empezar. Es importantísimo saber el sueldo que tendríamos que pagar a un trabajador normal para desempeñar el mismo trabajo que cualquiera de los socios.

 ¿Por qué? Pues porque, en caso contrario, el día en que haga falta contratarlo tendremos una estructura de costes que no estará acostumbrada a soportar las cargas reales necesarias para funcionar.

Pongamos un ejemplo. Si yo hago un trabajo por 10 000 euros que, a sueldo de mercado, vale 36 000, el día en que haya que contratar a una persona para ese puesto mi modelo de negocio incorporará 26 000 euros de costes no previstos.

Esto nos lleva al primer motivo de desavenencia entre socios, que no es otro que el desequilibrio entre lo que aporta uno y otro, especialmente en el apartado económico. En muchos casos se suele aplicar el «hoy por ti y mañana por mí».

 Pero ¿qué sucede cuando es casi siempre por ti? Entonces empieza a doler el bolsillo. Y uno comienza a echar cuentas de lo que ganaría si no tuviese que compartir sus logros.

La segunda fuente de conflictos tiene que ver con la eficiencia y la eficacia. La tendencia a pensar que el compañero o el socio trabaja demasiado despacio, que es demasiado detallista o que debería prestarle menos tiempo a ese asunto o a ese cliente que no vale la pena y que le está tomando el pelo, aunque no se dé cuenta «a pesar de que no hago más que decírselo»; pero en fin, qué se le va a hacer.

El tercer motivo de desavenencias tiene que ver con algo tan sencillo pero tan conflictivo como es el estilo. El estilo profesional. El modo de vestir; la inversión o no inversión en decoración de la consulta, oficina o despacho; la manera de atender a los clientes; la forma de tratarlos; corbata o no corbata; etcétera.

Puede parecer una tontería, pero no lo es. Las apariencias son el síntoma de nuestros logros y fracasos. Y no nos gusta adquirir un estilo incoherente con lo que queremos transmitir de nosotros como profesionales.

El cuarto motivo de desavenencias son las desconfianzas. Este es el peor motivo de todos. La duda lo mata todo. «¿Estará mi socio desviando trabajo sin que yo me entere?», «¿Qué hace las horas que no está aquí?». Estas dudas son un veneno mortífero para la asociación profesional, que debe estar anclada en una relación de absoluta confianza.

Finalmente, el último motivo es el simple devenir. Es ley de vida. Podemos estar de acuerdo en todo hoy, pero no dentro de cinco años. Uno quiere trabajar a tope, crecer y ganar mucho dinero. El otro solo quiere trabajar para ir tirando, para disfrutar y tener un equilibrio profesional y personal.

Los objetivos personales acaban siempre influyendo sobre los objetivos de negocio. Y no es un tema de malas intenciones. Sencillamente es así. Siete años atrás, los socios tenían la misma ambición, pero ahora ya no.

Modelos de negocio

Deja de pensar en ideas y céntrate en las oportunidades. Una oportunidad puede basarse en una nueva idea o en una idea ya existente que se pueda ejecutar de forma diferente, o incluso de igual forma, pero en un lugar distinto.

En todas estas situaciones uno puede tener éxito o puede fracasar. Todo depende de la manera en la que se ejecute el proyecto. No obstante, desarrollar una oportunidad basada en una idea ya existente reduce el riesgo, ya que cuentas con más información de partida.

Un emprendedor es un tipo con el afán del bombero, pero sin ideas de bombero. Y es que únicamente un infeliz confía solo en su idea feliz. En realidad, lo que tiene valor es la forma que una idea toma.

Si te digo que quiero fabricar y vender juguetes que sean educativos y baratos, no darás un duro por esta idea. Pero en eso consiste Imaginarium. Imaginarium es una idea sencilla que, explicada, no tiene valor aparente. Su valor está en cómo esa idea se ha llevado a cabo, en la forma de la idea.

Un buen modo de saber si la idea te está cegando es preguntarte: «¿Si no tuviera mi gran idea estaría animado a emprender otro tipo de negocio?». Si la respuesta es no, si al esfumarse la idea brillante que iba a hacerte rico ya no tienes ganas de emprender, entonces déjalo por ahora. Porque ese es un síntoma de que la idea te ciega, de que no es el afán de emprender lo que te mueve.

Una de las preguntas más frecuentes al emprender es «¿por qué me van a comprar?». Te lo resumiré. La gente te va a elegir a ti solo por dos motivos: porque haces algo mejor o porque lo haces igual que los demás, pero más barato.

Por otro lado, si no eres capaz de responder con una sola frase, es que tu idea todavía no está bien definida. Un concepto de negocio que no pueda explicarse en menos de treinta segundos difícilmente podrá tener éxito. Porque si no puedes resumirlo en una frase tampoco va a entenderlo un cliente.

Por tanto, eso de que no te quiten la idea es una memez. No se trata de no explicarla. ¡Al contrario! Coméntala con el mayor número de personas posible. Así obtendrás un montón de información sobre la forma que esa idea ha de tener para que resulte.

No se trata de esconder la idea, se trata de contrastarla y de comprender cómo reacciona la gente ante ella. Solo de esa manera acabarás comprendiendo cómo moldear tu idea y qué es lo que hará de ella un potencial negocio.

Toda idea tiene uno o varios modelos de negocio que la hacen sostenible. Pero también cada idea tiene uno o varios modelos de negocio que la hacen inviable. Por tanto, la forma de la idea no solamente es su puesta en valor, sino la capacidad de enmarcarla en un modelo de negocio que le es afín. Dicho de otro modo, hay muchas ideas que, sin cambiarlas, pero con otro modelo de negocio distinto, no hubiesen fracasado.

Imagina un concurso entre dos escultores a los que entregamos dos bloques de piedra idénticos, que serían los recursos, y una modelo, en este caso, la idea. Ambos parten del mismo material y de la misma idea.

El escultor que gane el certamen no lo hará gracias a la idea, pues la modelo es la misma para ambos, sino gracias a cómo su mirada sobre la realidad toma forma en la piedra. Del mismo modo, un buen emprendedor parte de una idea que puede ser conocida por todos, pero es su talento individual el que la transforma en un negocio próspero.

Cualquier idea ha sido antes pensada o está siendo pensada al mismo tiempo, no por cientos, sino por miles de personas a la vez. Es absurdo creer que nadie ha tenido o tiene esa misma idea. «¿Por qué no la han llevado a cabo?». Podrás vender algo distinto a corto plazo por el factor novedad, pero si no ofreces una ventaja, un valor real y distinto, ahí se acaba todo y el cliente no repite. A medio plazo, estarás muerto.

El sector adecuado

Es de vital importancia escoger el sector adecuado. A menudo, el sector de actividad no es una decisión meditada, sino la consecuencia de una idea aleatoria. Pongamos que, estando de viaje por un país lejano, descubres un tipo de zapato que no existe en tu país.

 ¡Ajá! Crees haber detectado una oportunidad alrededor de aquel zapato singular. De este modo, decides emprender en el sector del calzado. El matiz es importante. No te introduces en el sector del calzado por lo que este significa para ti o por su potencial atractivo, sino que lo haces arrastrado por el zapato con el que te topaste.

Esto hace que corras dos riesgos: que te dediques a algo que no te gusta en realidad y que emprendas en un sector donde no tienes experiencia. ¿Has trabajado en ello antes? ¿Conoces cómo funciona? ¿Te gusta mucho este sector de actividad?

Si obvias cualquier consideración sobre el sector y, además, eres reacio a modificar tu producto o idea, el problema es evidente. En realidad, ese sector no te atrae. Volvamos al ejemplo del zapato. En este caso debes preguntarte: «Si no puedo lanzar el concepto de zapato que tengo en mente, ¿me apetece igualmente crear otro zapato diferente?».

La experiencia en el sector te ahorrará mucho tiempo y dinero. Sin embargo, a un loco de las motos puede irle bien montando un concesionario de motocicletas aunque no haya trabajado nunca en él. Tendrá que aprender muchas cosas en el camino, pero como las motos le encantan, eso será para él una motivación, no un obstáculo que deba superar.

Pero el caso anterior es la excepción. Es fundamental conocer el sector, porque entonces uno sabe qué reglas está retando, qué aspectos del sector está cuestionando. Por esta razón, es más fácil elegir un sector conocido. Ahí se puede llegar a emprender incluso con una idea no demasiado potente.

Pero ¿qué pasa si, aun así, quieres emprender en ese sector que no conoces y en el que no tienes ninguna experiencia? La primera posibilidad es hablar con personas de ese sector y explicarles la idea que quieres llevar a cabo.

Es necesario que comprendas bien cuáles son los motivos por los que otros expertos te dicen que eso no va a funcionar. No porque tengan razón, sino porque, a través de sus dudas, podrás identificar y anticiparte a las principales dificultades que hallarás cuando emprendas.

La segunda posibilidad es trabajar en ese sector durante unos meses, mientras planificas tu proyecto empresarial. Te dará la sensación de que son unos meses perdidos, pero nada más lejos de la verdad. Esos meses te proporcionarán una perspectiva y una experiencia impagable. Además, sin perder dinero ni correr riesgos, pues lo harás por cuenta ajena y cobrando.

La tercera posibilidad, como ya comentamos antes, es la de incluir en tu empresa a un socio con dilatada experiencia en ese sector. Esa persona actuará como una especie de Pepito Grillo que te advertirá de los peligros o dificultades que tu nueva idea afrontará en el sector que él conoce bien.

Por otro lado, un emprendedor, cuando pone en marcha un negocio en una industria, lugar geográfico y momento del tiempo, está, literalmente, rodeándose de unas circunstancias determinadas.

Si son propicias, sus probabilidades de éxito se multiplican de forma exponencial. Si esas circunstancias son de escasez, incluso el mejor de los emprendedores pasa por un calvario para sobrevivir.

A finales de los noventa, un grupo de jóvenes españoles fundó Cluster Consulting. Estos jóvenes detectaron que había una oportunidad para una consultoría de alta dirección especializada en el sector de las telecomunicaciones. Dieron en el clavo.

Multitud de empresas necesitaban como agua de mayo ejércitos de profesionales bien preparados. Cluster Consulting creció de forma imparable entre 1996 y 2001, pasando de una decena de consultores y una sola oficina en Barcelona a más de 450 consultores con varias oficinas distribuidas por todo el mundo.

En 2001 Cluster Consulting fue absorbida por la norteamericana Diamond para convertirse en Diamond Cluster, pero ese año la explosión de la burbuja tecnológica tuvo lugar y, en pocos meses, las desinversiones de todos los mercados de capitales en empresas de telecomunicaciones dejaron sin recursos a la mayoría de las empresas del sector.

 Entre 2001 y 2006, Diamond Cluster dejó de crecer y el número de proyectos se redujo drásticamente. Los emprendedores que había detrás eran los mismos. ¿Qué había cambiado? Solamente las perspectivas del sector. El ejemplo de Diamond Cluster sirve para ilustrar hasta qué punto unas mismas habilidades pueden dar frutos positivos o negativos en función del entorno.

Los videoclubs son un caso similar. Cuando estos aparecieron, abrir un videoclub en cualquier barrio era un negocio redondo. ¿Quién piensa ahora en abrir un videoclub? Solamente algún cinéfilo despistado.

Debemos arrimarnos a sectores en crecimiento, pues estos rebosan liquidez por todas partes. No solo encontrarás inversores interesados en confiar su capital a emprendedores con buenas ideas y ganas de luchar, sino que verás que la propia dinámica del sector genera una liquidez formidable. Las leyes de los mercados no fallan. Mucha demanda y poca oferta significa que las empresas que ofrecen sus servicios o productos tienen más poder a la hora de negociar.

Tampoco podemos olvidarnos de la rentabilidad del sector. Para que resulte atractivo, debe tener dimensión suficiente para absorber errores iniciales y permitir márgenes de beneficio adecuados.

 Hay sectores donde el ratio de beneficio sobre ventas se mantiene y otros donde está hundiéndose año tras año. Eso suele suceder cuando el número de competidores es tan elevado que se desata una guerra. Una guerra de precios.

También es interesante considerar los sectores que requieren una inversión inicial baja. Hay quien sostiene que los sectores con inversiones fuertes son atractivos porque la inversión inicial constituye la mejor barrera de entrada a la competencia.

Estoy de acuerdo, siempre que se esté forrado o se disponga de mucho apoyo financiero. El problema de fracasar invirtiendo diez mil euros o invirtiendo dos millones de euros no es el mismo.

Es cierto eso que se dice que cuando uno suspende pagos debiendo diez mil euros tiene un problema, y que cuando uno suspende pagos debiendo dos millones de euros el problema lo tiene el banco. A corto plazo, sí; pero a largo, no, porque ese emprendedor, quizá con potencial en otra ocasión, difícilmente volverá a obtener financiación para otra aventura.

Equilibrio personal

En las fases iniciales de un negocio se suele hablar de un «colchón» económico, una serie de ahorros que permitan cubrir nuestras necesidades personales mientras el negocio arranca. Este depósito no solo va destinado a colmar tus aspiraciones, sino a subsistir. Hipoteca, gastos corrientes, seguros, etc.

Dicho esto, puedes empezar a hacer cálculos. Si estás soltero/a y sin hijos, tus gastos pueden minimizarse en gran medida. Puedes apartar poco a poco una cantidad que te permita vivir de tus ahorros incluso sin facturar nada.

Pero este puede no ser el caso de muchas personas que, o bien están en paro, o bien a duras penas pueden ahorrar y, aun así, desean emprender. En ese caso, la segunda opción es apoyarse en su familia.

La última posibilidad es recurrir a un crédito. En este caso, has de calcular muy bien, porque si la empresa no cuaja y has de cerrarla, te encontrarás sin trabajo y con una deuda encima. Si eres una persona que, por tu experiencia y edad, sabes que no te costará encontrar trabajo y que podrás luego, con parte de tu sueldo, devolver esa deuda, entonces puedes plantearte esta opción.

De todos modos, es mejor jugar con los ases en la mano. Si tienes capacidad de ahorro después, es que también la tienes ahora. Aun así, debes realizar presupuestos pesimistas: imagina la peor situación posible y después réstale el 30 %.

La mayoría de las personas tienden a hacer lo contrario, a hacer cálculos optimistas, y luego se encuentran que, donde había que ir con cien, en realidad se necesitaban doscientos. Yo te recomiendo que vayas con trescientos.

Dicho esto, no vivas por encima de tus posibilidades. Hay muchas personas que son demasiado precoces en repartir beneficios o en poner a nombre de la empresa automóviles u otros activos para el disfrute personal.

Hay que ser extremadamente cauto y respetuoso con la liquidez de la empresa, con las posibles necesidades de la misma, con las eventualidades que pueden aparecer y para las cuales una liquidez extraordinaria puede ser fundamental.

No podemos olvidar el papel indispensable del apoyo familiar absoluto e incondicional. El emprendedor experimentará momentos duros, de escasez económica. Ese apoyo no es solamente un apoyo objetivo en el sentido de alinearse en las carencias, sino que también es un apoyo psicológico.

Todo emprendedor necesita esa mano en la espalda que le ayude a mantenerse cuando las cosas se tambaleen o cuando, por mucha madera que tenga, acabe preso del vértigo. Y es que la vida de emprendedor no es una vida que permita equilibrar vida personal y profesional.

Al menos durante los primeros años, emprender supone una descompensación total entre la vida personal y la profesional. Emprender supone un contrato laboral de 24 horas al día durante 365 días al año.

No estamos en una multinacional donde papá o mamá corporación van a protegernos de los errores con su músculo financiero. No hay un jefe arriba a quien preguntar cuando surgen dudas.

Somos el último escalafón en la jerarquía de mando. Por encima no hay nadie más. Y eso es una gran responsabilidad. Preciosa y estimulante, pero una gran responsabilidad a la que resulta difícil acostumbrarse.

Gestión del crecimiento

Crear una empresa no es tan complicado. Lo verdaderamente difícil es gestionar su crecimiento. En las escuelas de negocios tradicionales se suele tener el dogma de que, para que un plan de negocio sea exitoso, la empresa debe tener beneficios en el tercer año. ¿Y por qué diablos?

¿Y si nos centramos en que el negocio sea rentable desde el primer año? A ver, es cierto que hay negocios que requieren una inversión inicial tan fuerte que ni siquiera las ventas del primer año pueden poner la cuenta de resultados en positivo.

 De acuerdo, una central nuclear no da beneficios el primer año. Pero el buen emprendedor es también un buen gestor, una persona que controla muy bien el gasto necesario y sabe distinguirlo del innecesario.

Además, creo que cuando un modelo de negocio no da beneficios rápidamente es difícil que los dé más tarde. Algo falla en él. El emprendedor, ante las primeras pérdidas, se aferra a su hoja de cálculo y respira tranquilo porque proyectó dos años de pérdidas. ¿Qué sucederá si el tercer año aún no obtiene beneficios? Debemos desvelar lo antes posible si el modelo de negocio que hemos diseñado hace viable la idea de negocio.

Otra máxima que se inculca en las escuelas de negocios es eso de «crecer o morir». Y un pimiento. El crecimiento no siempre es obligado. El buen emprendedor sabe encontrar el tamaño que mejor se adapta a sus capacidades y las del modelo de negocio que ha creado. Crecer es bueno, pero no siempre es necesario, y según cuándo puede ser la ruina.

El modelo de negocio más adecuado a la forma de su idea es el que da beneficios más rápidamente y es sostenible a medio y largo plazo. La sostenibilidad es más importante que el crecimiento.

Por último, debemos conocer la diferencia entre empresario y emprendedor. Todo emprendedor debe tener la virtud de retirarse a tiempo o, al menos, plantearse si tiene que ser él quien continúe al frente del negocio.

El emprendedor es una persona que disfruta emprendiendo, es decir, creando cosas. El empresario es alguien a quien le apasiona generar crecimiento y, sobre todo, gestionar. El emprendedor arrastra la memoria histórica, y esta, que durante mucho tiempo fue una ventaja, a partir de cierto momento, si no es un buen empresario, se convierte en un lastre.

Hay infinitos casos de personas que crearon y levantaron imperios y que siempre estuvieron al frente de los mismos. Eran personas singulares, emprendedores y empresarios a la vez. Pero no siempre es el caso. Cada emprendedor es suficientemente inteligente como para darse cuenta de cuál es el momento de marchar.

Conclusión

Ser emprendedor constituye una postura vital, una forma de enfrentarse al mundo que implica disfrutar con la incertidumbre y la inseguridad del «qué sucederá mañana». No existen ideas brillantes que, por sí solas, den lugar a negocios redondos: lo esencial es cómo un concepto se pone en práctica.

El autor analiza los factores clave del fracaso y define los rasgos que debe reunir un verdadero emprendedor: motivación y talento para ver algo especial en una idea que puede que otros ya conozcan.

Pero, por encima de todo, es necesario disponer de un espíritu luchador: no fracasan las ideas, sino las ilusiones que se dejan vencer por falta de cintura, imaginación y flexibilidad para afrontar imprevistos.

Cuando se trata de emprender, la experiencia empresarial no garantiza el éxito. Los errores del emprendedor no suelen ser de gestión, sino errores propiciados, paradójicamente, por la misma fuerza que induce a emprender: la ilusión. En efecto, la ilusión es el motor del emprendedor, pero también su peor enemigo. La ilusión ciega incluso al más experto director general.

Fin del resumen

Biografía del autor

Fernando Trías de Bes

Fernando Trías de Bes es fundador y socio de Salvetti & Lombard, una empresa especializada en consultoría e investigación de mercados en el ámbito internacional que cuenta entre sus clientes a PepsiCo, Sony, Hewlett-Packard, McKinsey & Co., Nestlé y Danone. También desarrolla labores como consultor sobre innovación en marketing y es profesor asociado del Departamento de Marketing de la Escuela de Administración de Empresas (ESADE) de Barcelona.

Hacer QUIZ

Ficha técnica

Editorial: Empresa Activa

ISBN: 8496627268

Temáticas: Emprendimiento Consejos para emprendedores Audio

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí