10 minutos, 10 meses, 10 años

Resumen del libro

10 minutos, 10 meses, 10 años

Por: Suzy Welch

Un método para tomar decisiones ágiles y seguir controlando tu vida
Lectores 137
Favorito 22
Comentarios 1
A+

Introducción

 

En el acelerado mundo actual, con información continua, opciones inciertas, una economía global vacilante y una cultura en continuo cambio, muchas de las decisiones a las que nos enfrentamos pueden parecer terriblemente complicadas. En otras ocasiones, nos sentimos agobiados porque tenemos la sensación de que debemos tomar demasiadas decisiones en muy poco tiempo.
En 10 minutos, 10 meses, 10 años, Suzy Welch nos presenta un método innovador para tomar decisiones de forma ágil y acertada. Se trata de un nuevo enfoque para escoger aquellas opciones que te permitan controlar tu propia vida, sin importar dónde naciste, dónde has crecido y qué errores has cometido por el camino. El método 10 10 10 ayudará a sustituir el caos por la coherencia, la confusión por la claridad y, lo mejor de todo, la culpa por la satisfacción.

Cómo funciona el 10-10-10

El método 10-10-10 empieza con una pregunta en la que se plantea un dilema, una crisis o cualquier tipo de problema. ¿Debería dejar mi trabajo? ¿Debería comprar esa casa con un patio trasero enorme y el techo con goteras...? Una vez que se ha definido la pregunta de forma genérica, es esencial clarificarla, porque muchos problemas que provocan confusión están entrelazados con otras cuestiones, distracciones, digresiones, falacias y actores secundarios. Por consiguiente, los 10-10-10 más eficaces siempre empiezan por determinar exactamente qué cuestión, en el fondo, se está tratando de resolver.
La siguiente etapa del método 10-10-10 es la recopilación de información. No hay nada de qué preocuparse: se puede realizar esta parte del proceso reflexionando o en el ordenador, con lápiz y papel, o en una conversación con un amigo o compañero, lo que se estime conveniente. El único requisito real es ser honesto y exhaustivo al responder los siguientes interrogantes: teniendo en cuenta mi pregunta, ¿cuáles serán las consecuencias en diez minutos de cada una de mis opciones?; ¿y en diez meses?; ¿y en diez años?
Ahora bien, para ser exactos, no hay nada literal en cada 10 del 10-10-10. El primero se refiere básicamente a ahora mismo, ya sea un minuto, una hora o una semana. El segundo representa un punto en el futuro inmediato donde tu decisión se habrá tomado, pero sus consecuencias seguirán actuando, de manera que puedes predecirlo bastante bien. Y el tercer 10 simboliza un tiempo en el futuro que es tan remoto que sus detalles son totalmente imprecisos. De modo que, realmente, el 10-10-10 podría referirse tanto a nueve días, quince meses y veinte años como a dos horas, seis meses y ocho años. El nombre del proceso es tan solo un mantra cuyo fin es sugerir marcos temporales determinados: el momento de exaltación, algún tiempo después y cuando todo está dicho y hecho.
La última etapa del proceso 10-10-10 es el análisis. Para esta etapa, se debe reunir toda la información que se acaba de recopilar y compararla con los valores más íntimos: las creencias, metas, sueños y necesidades. En pocas palabras, esta parte del 10-10-10 impulsa a preguntar lo siguiente: “Sabiendo lo que sé sobre todas mis opciones y sus consecuencias, ¿qué decisión me ayudará más a controlar mi propia vida?”. Y con la respuesta a esto, ya se obtiene la solución 10-10-10.
Pero es necesario saber que cada proceso 10-10-10 no termina tan claramente. Algunas veces la solución a la que se llegue será una verdadera sorpresa, puesto que el proceso puede hacer aflorar valores, planes, miedos y deseos a los que nunca se ha hecho frente, o puede llevar por caminos que se han evitado durante mucho tiempo con el fin de mantener el mundo bajo control. Algunas soluciones 10-10-10 incluso pueden costar mucho esfuerzo, ya que requieren sinceridad con otros sobre qué se cree realmente y cómo se quiere vivir. La verdad es que la transformación no es nada fácil.
En una charla sobre el 10-10-10 en un campus universitario, un estudiante, al terminar, se quedó esperando para verme a solas. Resultó que era un aspirante a emprendedor llamado Razwan, de origen rumano, que quería crear una empresa de telefonía móvil en su país natal. El problema era, como rápidamente me explicó, que su novia de toda la vida, una camarera que le esperaba en Bucarest, quería montar la empresa con él. “¿Qué sucederá cuando Mihaela cometa un error en un contrato o en otra cosa? No es muy buena cuando se trata de dinero; su familia entera era comunista”, me dijo el joven con toda naturalidad. “Entonces tendré que decirle: ‘Mihaela, aquí estamos intentando obtener beneficios’. Y ella empezará a gritar: ‘¡¿Beneficios?! Olvídate de los beneficios. ¿Qué hay de nuestros ideales?’. Y nos pelearemos como siempre. ¿Sabe lo que quiero decir?”.
Capté la idea, por lo menos lo suficiente para empezar. Le hice un gesto a Razwan para que se acercara a realizar un 10-10-10 juntos y decidir sobre sobre si debía trabajar con Mihaela en su nueva aventura empresarial. En diez minutos, la respuesta “sí” era muy atractiva, me dijo Razwan ilusionado. Mihaela se calmaría y, por lo menos durante algún tiempo, pondría todo su empeño en el proyecto. La respuesta “no” provocaría, en palabras de Razwan, “la Tercera Guerra Mundial”, puesto que la familia de Mihaela y la suya propia, que eran muy buenos amigos, se involucrarían y le presionarían para que cambiara de idea.
El panorama en diez meses era menos confuso; era desalentador sin importar qué elección tomara. Si él y Mihaela trabajaban juntos, era probable que volvieran a sus viejas disputas. Pero si ambos se separaban, también habría sufrimiento: “Hace muchos años que estamos juntos y nos queremos”, reflexionó melancólicamente. Pensando en el panorama a diez años, Razwan hizo una mueca inmediatamente como si estuviera viendo una fotografía que le perturbaba. Si le pedía a Mihaela que se uniera a él en su aventura empresarial, para entonces seguramente estarían casados, con el resultado garantizado, tal como él lo expuso, de “una vida de batallas diarias”. “¿Porque vuestras esperanzas y sueños son fundamentalmente distintos?”, le planteé. “Porque lo único que realmente tenemos en común es historia”, me dijo. “Y sé que no es suficiente. Nos pasaremos la vida haciéndonos daño el uno al otro”.
Con esto, la decisión 10-10-10 de Razwan estaba clara. ¿Estaba contento? Por supuesto que no. De hecho, cuando nos despedimos, pude ver que se le llenaban los ojos de lágrimas. Pero también me di cuenta de que, en cierta medida, se sentía aliviado, incluso muy decidido a tomar las riendas de su vida y de su futuro. Algunas veces eso es todo lo que el 10-10-10 puede prometer.

Para continuar leyendo

Biografía del autor

Suzy Welch

Suzy Welch ha sido directora de la Harvard Business Review y es autora de numerosos artículos sobre dirección, creatividad, cambio y organización en la empresa. Ha colaborado también en diversos libros sobre dirección empresarial.

Ficha técnica

Editorial: Alienta

ISBN: 9788415320746

Temáticas: Habilidades directivas

Comprar el libro

Si has leído el resumen y quieres profundizar más, te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, haciendo click aquí

Comentarios

Me parce una muy buena estrategia para tomar decisiones y clarificar tu elección. Ya hice mi primer ejercicio de 10-10-10. Lo utilicé para decidir que tanto quiero seguir leyendo libros de no ficción en mi vida. Vi que en 10 minutos no había un cambio significativo, simplemente evadiría un tarea. pero al pensar en los 10 meses lo que podría hacer con el conocimiento y sobre todo de la información que me pude perder al no haber leído aunque sea 10 páginas por día. En 10 años probablemente estaría con mis propios libros escritos de la especialización que quiera tomar, estaría entre el promedio de empresarios top 1 mundial que lean más que cualquier otra persona, tendría un cambio brutal en mi estilo de vida y en las personas que me rodean. Así que la decisión después de esto fue fácil y es la de continuar con el hábito de leer libros y aplicarlos que sé que me ayudarán a largo plazo a tener una vida que ha valido la pena.