Brainstorm
Resumen del libro

Brainstorm

por Jason R. Rich

La próxima gran idea está dentro de ti

La esencia del brainstorming

 

¿En qué se parecen Albert Einstein, Thomas A. Edison y Bill Gates? ¿Qué cosas comparten con otros inventores y otras grandes personalidades de la historia? El hecho de que todos ellos tuvieron no solo el valor de expresar su creatividad, de pensar diferente y de compartir sus ideas con todo el mundo, sino que trabajaron duro para que los demás aceptaran sus ideas, se esforzaron en implementarlas y las convirtieron en realidad.
Pero no todos tenemos que ser Einstein o Bill Gates, porque el mundo está lleno de gente que tiene grandes ideas. Cada innovación tecnológica, descubrimiento científico, creación artística o plan de negocios es el resultado de las buenas ideas de una persona o de una organización. ¡Y es que la capacidad de pensar y producir grandes cosas estaba dentro de cada una de aquellas personas que decidieron apostar por su creatividad y creyeron en la fuerza de sus propias ideas! Gracias a ellas se produjeron nuevos inventos y productos que han incrementado nuestra calidad de vida y han permitido que los individuos y la sociedad evolucionen.
Cada idea tiene un propósito, cómo solucionar un problema, atender un asunto, confrontar un obstáculo o hacer algo mejor, más barato o producirlo con menos esfuerzo. Las ideas quieren sorprendernos, divertirnos o hacer nuestra vida más fácil. Inventos como el avión, la radio, el teléfono, la televisión, el coche, el tren, el ordenador, la electricidad o Internet han transformado nuestras vidas hasta niveles insospechados por nuestros abuelos.
Jason R. Rich, en Brainstorm, considera que todos podemos producir grandes e innovadoras ideas. Porque del mismo modo que todas las personas hemos aprendido en el pasado otras destrezas como leer, escribir o resolver ecuaciones matemáticas, todos podemos adiestrarnos para mejorar el poder de nuestro cerebro con el objeto de que piense de manera creativa, para hacer brainstorming y utilizar su creatividad.
De hecho, no importa cuál sea nuestra edad, profesión o cuáles sean nuestros intereses personales: todos podemos tener éxito y realizar grandes cosas si nos proponemos lograr que nuestro cerebro aprenda a pensar de manera creativa. Una vez que aprendamos a producir ideas increíbles, el próximo paso será aprender a transformar esas ideas en realidad. Todos podemos beneficiarnos de este libro, que es una guía para comprender mejor los procesos del pensamiento creativo y el brainstorming.

Te puede interesar:

Fundamentos del Brainstorming

La habilidad de producir nuevas ideas y de aplicarlas a nuestra vida personal y profesional no tiene nada que ver con cuán inteligentes seamos. Todos podemos pensar “desde fuera de la caja” en la que hemos sido educados desde niños hasta perder nuestra capacidad de imaginación en aras del pensamiento analítico. Las consecuencias de esa renuncia se perciben en nuestra tendencia como adultos a sobreanalizar los problemas, a conformarnos con “las cosas como son” o “nos han dicho que son”, a seguir instrucciones y a tener miedo de ser criticados por tener nuevos y originales pensamientos que no encajan con la norma establecida. Pensar “fuera de la caja” significa desechar las ideas preconcebidas, los convencionalismos y la rutina diaria que muchas veces seguimos asumiendo por pereza, por conveniencia o por no encontrar una mejor solución. No debemos tener miedo y salir de los límites de la caja que nos aprisiona adoptando nuevas formas de ver y hacer las cosas.
En algún momento, todos hemos experimentado ese temor, en muchas reuniones de negocios, en donde demasiada gente tiene miedo de expresar sus ideas y opiniones o, incluso, participar en procesos en donde se pueda producir algún tipo de actividad relacionada con la expresión de opiniones. ¿Qué lo provoca? Solo el miedo de “no estar a la altura”, el miedo a no encajar o a ser vistos de manera distinta en el grupo y el miedo a llamar la atención (aunque sea de manera favorable) de superiores y de compañeros de trabajo. Rich considera que todos podemos salir de los esquemas de “la caja”. El proceso requiere un compromiso de nuestra parte de invertir tiempo, energía y esfuerzo, pero sus resultados merecen la pena.
Y sobre todo hoy en día, en que las empresas empiezan a entender que los pensadores creativos son un bien valioso para las organizaciones. De hecho, algunas de las empresas más importantes del mundo contratan a consultores cualificados con el exclusivo propósito de ayudar a sus plantillas y oficiales seniors a aprender a ser más creativos en su modo de gestión de la empresa. En el mundo de los negocios las ideas son importantes para desarrollar nuevos productos o servicios y mejorar los existentes. Las ideas nos ayudan a competir en un mercado, a obtener ganancias y beneficios, a reducir los costes laborales o el mal uso de los materiales.
En esa línea, el autor dedica gran parte de su libro a presentar las entrevistas que realizó a reconocidos especialistas que trabajan como coordinadores de sesiones de brainstorm para grandes empresas globales. También nos presenta varias historias de importantes figuras del mundo de los negocios, del espectáculo y del arte que practican el brainstorm en sus actividades profesionales y personales, cuyos éxitos constituyen un buen ejemplo sobre la conveniencia de apostar por el pensamiento creativo y el brainstorm.
De otra parte, en algunos capítulos de Brainstorm, Rich nos propone realizar diferentes ejercicios que nos ayudan a aumentar nuestra creatividad y destrezas de brainstorming. En primer lugar, nos sugiere identificar a cinco personas creativas que nosotros admiremos y consideremos que son exitosas. Estas personas pueden ser figuras históricas, hombres de negocios, artistas, políticos. Rich nos recomienda que los utilicemos como modelos y nos pide que analicemos los motivos en que se funda nuestra admiración. Nos pide que nos interesemos por conocer sus principales ideas, su vida y los aspectos que condujeron a su éxito.
Luego nos sugiere que pensemos sobre qué aspectos de la vida de esa persona nos impresionan y qué cosas nos gustaría aplicar a la nuestra. Por último, nos aconseja que cada vez que tengamos un problema, nos preguntemos qué haría tal persona en nuestra situación y dejemos volar nuestra imaginación… Otro ejercicio que nos presenta para desarrollar el pensamiento creativo es identificar cuáles son, en nuestra opinión, los diez inventos más trascendentales de la historia desarrollados a partir de las ideas originales presentadas por otra persona.

Te puede interesar:

Definición de conceptos

A través del libro, las palabras brainstorming, pensamiento creativo o pensamiento innovador se entrecruzan y en ocasiones parecen llegar a tener el mismo significado. El autor, para no confundirnos, define brainstorming como la técnica o actividad que se utiliza para fomentar el pensamiento y la producción de múltiples ideas para atender un asunto o problema específico. Es un proceso que puede ser realizado de manera individual o en grupo. Su propósito es producir ideas, no hacer análisis ni promover su implementación. El proceso en ocasiones recibe el nombre de “pensamiento lateral”, debido al uso de técnicas sistemáticas para atender los problemas que algunas veces emplean métodos inusuales o poco utilizados.
La creatividad o pensamiento creativo es una forma de dirigir nuestra mente para generar nuevas e innovadoras ideas. Es permitir que el cerebro pueda ver las cosas desde una perspectiva diferente o que aplique otro énfasis en un asunto o problema. El pensamiento creativo, al igual que el pensamiento innovador, es un proceso de pensamiento en el cual participamos (solos o en grupo) con el propósito de buscar nuevas ideas y pensar de un modo que deliberadamente fomente la evolución de las buenas ideas. Al pensamiento creativo se le conoce también como “pensamiento divergente” debido a que los patrones tradicionales de pensamiento se expanden.

Te puede interesar:

Algunas actividades para desarrollar la creatividad y el pensamiento creativo

Rich nos recomienda una serie de actividades que podemos llevar a cabo para ayudarnos a crecer como pensadores creativos y que fomentan el desarrollo de destrezas ligadas al pensamiento creativo. Es muy posible que usted ya practique algunas de ellas. Entre las actividades que nos propone se encuentran los siguientes: al menos una vez al mes, cambie todos los periódicos y revistas que suele leer y substitúyalos por otros. Cambie también una vez a la semana toda la programación televisiva que suele ver. Renueve cada año el destino de sus vacaciones: no vaya siempre al mismo lugar, busque lugares desconocidos para usted. Esfuércese por conocer y hablar con otras personas, realice nuevas actividades de ocio.
Muchas de estas recomendaciones nos ayudan a evitar la rutina en nuestras actividades diarias. Por ejemplo, nunca vaya al trabajo por la misma ruta ni tampoco utilice el mismo camino para regresar a su casa. A la hora de la comida, no vaya a comer todos los días al mismo restaurante. Con cierta frecuencia, participe en talleres de formación y otros cursos que desarrollen nuevas actividades de ocio. No importa qué actividad esté realizando: no tenga miedo de hacer preguntas sobre aquellas cosas nuevas que no conoce. Adopte una nueva perspectiva para enfrentarse a la vida cotidiana. En medio de un debate o discusión, reflexione y trate de situarse en la posición de su oponente. No escuche siempre el mismo tipo de música, escuche música diversa que promueva el ensueño y la fantasía. Busque una actividad creativa para usted en su agenda de actividades semanales, como la jardinería o la pintura. Cambie de escenarios continuamente mediante actividades culturales, sociales, de ocio o deportivas. Incluya en su agenda semanal dar un paseo por un parque, disfrutar de la naturaleza o asistir a conciertos. Rich propone también una serie de ejercicios que nos ayudarán a incrementar nuestra creatividad, como llevar un diario personal, practicar la fotografía, hacer puzzles, jugar al ajedrez o a juegos educativos en el ordenador.
Además, presenta algunas actividades y ejercicios sencillos para evitar o superar posibles bloqueos mentales en medio de una sesión de brainstorming. En primer lugar, debe aceptarlos como algo natural que puede ocurrirle a cualquiera. No se presione, reflexione y trate de descubrir qué le está limitando. Continúe con sus actividades diarias y busque relajarse mediante cualquier otra actividad que le ayude a liberar la tensión. Aprenda a manejar la presión que produce el tener que cumplir con fechas límite.

Te puede interesar:

Curso básico de Brainstorming

El “brainstorming” es una actividad que puede ser aplicada a todos los aspectos de la vida. Su utilización se remonta a la Viena de comienzos del siglo XX. En sus inicios, el brainstorming fue una especie de técnica derivada de las ideas psicoterapéuticas de Sigmund Freud. Este, como parte de sus técnicas de psicoanálisis, practicaba la terapia de libre asociación de ideas entre sus pacientes, que debían anotar o describir la primera cosa que se les pasara por la cabeza. Freud posteriormente las analizaba y discutía sus posibles significados con el propio paciente. Con el paso del tiempo, los artistas, músicos y hasta los hombres de negocios fueron adaptando la técnica a sus respectivos campos profesionales.
¿Por qué hacer brainstorming? Hoy en día, el brainstorming nos sirve para generar ideas y posibles soluciones cuando queremos atender un asunto o problema. Al realizar una sesión, cubrimos un amplio espectro de posibilidades, estimulamos la creatividad y promovemos un enfoque más organizado en nuestros mecanismos de solución de problemas y en los de las organizaciones. Cuando lo practicamos, adiestramos a nuestro cerebro a ver las cosas de manera distinta y se fomenta una mentalidad de que somos capaces de hacer cualquier cosa que nos propongamos.
Rich considera que no hay reglas definidas sobre cómo debemos hacerlo y todas las personas lo hacen de manera diferente. Tampoco es necesario limitarse en cuanto a cuándo y cómo utilizar la creatividad y la habilidad para producir nuevas ideas. El pensamiento creativo es una destreza que se puede incorporar a todos los aspectos de la vida. Por ese motivo, presenta una serie de recomendaciones y estrategias que nos ayudarán a sacar más provecho de cada sesión.
Antes de iniciar una sesión de brainstorming, debemos saber y tener claro qué queremos obtener. Sin una meta clara el ejercicio no será productivo. Por lo tanto, es necesario que en el momento de definir el problema, la meta, los objetivos o la oportunidad seamos lo mas específicos posible. Este será el punto de partida para alcanzar nuestra meta. Pero también podemos recurrir a repasar las cosas que hemos hecho en pasadas sesiones y cuál ha sido el resultado; identificar qué cosas han funcionado y cuáles no, el presupuesto y cualquier otro aspecto que a nuestro juicio sea importante. Cuando consideramos el brainstorming como una herramienta para solucionar problemas lo que hacemos es admitir que existen muchas maneras de mirar e identificar los problemas. Incluso un problema a veces no implica necesariamente que algo deba ser reparado. Porque un problema puede representar una necesidad que debe o puede ser satisfecha o una oportunidad que puede ser explotada, como, por ejemplo, participar en un nuevo mercado con un producto existente o creando un producto para ese mercado. También puede significar algo que puede ser mejorado, como una campaña publicitaria o una forma de superar un obstáculo mediante un nuevo método de marketing para un producto que nos permita superar a nuestros competidores.
Realmente las razones por las cuales hacemos brainstorming son ilimitadas. A pesar de ello, hay una serie de preguntas que debemos hacernos antes de iniciar una sesión. Entre ellas están: ¿Cuál es nuestra principal meta u objetivo? ¿Qué problema estamos tratando de resolver? ¿Qué esperamos conseguir? ¿Qué proceso de brainstorming se utilizará para alcanzar los objetivos? ¿Qué actividades creativas o ejercicios se utilizarán? ¿Qué instrumentos se emplearán? ¿Quienes serán invitados a participar en la sesión? ¿Qué tipo de experiencias, destrezas o conocimiento aporta cada persona? ¿Por qué motivos se invita a participar a alguien?
En primer lugar, es recomendable nombrar a una persona como coordinadora de la sesión de brainstorming. Ella será la responsable de que la sesión transcurra en un ambiente propicio y de acuerdo con los objetivos propuestos. Debe encargarse de que todo el mundo entienda las metas, tenga los materiales que pueda necesitar para hacer bien su trabajo y de anotar o grabar las ideas según surgen. Cuando participamos en una sesión de brainstorming, ya sea de manera individual o en grupo, debemos trabajar en un lugar con un ambiente propicio que fomente la creatividad. No importa que la sesión se celebre en nuestro despacho o en la sala de reuniones de la empresa o en una habitación que hemos habilitado en nuestra casa para tales fines. Lo importante es que el lugar sea confortable, que fomente que las personas se sientan relajadas y que no haya alteraciones que distraigan a las personas y no puedan concentrarse en su trabajo. Es necesario crear un ambiente en donde se pueda controlar la luz, la temperatura, el nivel de sonidos, con muebles acogedores que creen una atmósfera agradable. También debe ser un lugar que nos permita tener disponibles rápidamente todos los equipos y herramientas que podamos necesitar. La habitación debe tener un buen tamaño como para que varias personas trabajen sin que el espacio limite sus acciones. El autor recomienda que los grupos de trabajo estén compuestos por entre 2 y 10 personas.
Si quiere tener una sesión productiva de brainstorming y esta se realiza en su despacho o en el salón de reuniones de su empresa, suprima las llamadas telefónicas, limite la entrada y salida de personas de oficinas contiguas o del lugar de la sesión, olvide otros trabajos pendientes y no incluya otras reuniones ni compromisos en su agenda. Recuerde tener disponibles todos los equipos y herramientas de trabajo que pueda necesitar. Evite todos los ruidos innecesarios. Si realiza brainstorming en su casa busque un momento propicio, evite situaciones que le puedan traer preocupaciones y sacar de la concentración, como unos niños jugando. Procure que no estén sus mascotas y no se acomode en una habitación ruidosa que tenga un pobre ambiente de trabajo.
Al comenzar una sesión de brainstorming hay algunas actividades que nos pueden ayudar a que aumente la creatividad. Por ejemplo, utilice fotos, objetos, juguetes o cualquier cosa como “triggers” o estímulos que generan ideas, como palabras al azar. Otras opciones son la meditación o realizar todas las preguntas que se nos ocurran que incluyan quién, cuál, dónde, cuándo, por qué y cómo. Podemos jugar algún juego como “qué ocurriría si...” o realizar alguna actividad que fomente la creatividad, como dibujar. También puede utilizar la técnica de “mind mapping” creada en la década de los 60 por Tony Buzan. Esta técnica permite combinar palabras e imágenes para desarrollar ideas y conceptos y deja que estos pensamientos se expandan en la mente para conocer su estructura y su relación con otros conceptos e ideas.
El autor presenta doce recomendaciones que no debemos olvidar cuando realizamos una sesión individual o grupal de brainstorming. Estas doce recomendaciones nos ayudarán a alcanzar el éxito: determine cuáles son sus objetivos o identifique un problema. Recuerde que hasta que usted no defina y establezca qué desear alcanzar, no surgirá ninguna idea. Si alguna persona del grupo no comprende totalmente el problema, el reto de encontrarle una solución es aún mayor. Establezca unas reglas y vele por que estas se cumplan. Por ejemplo, no juzgar las ideas que van surgiendo durante el proceso. Fije unos objetivos o límites. Los límites o parámetros de una sesión de brainstorming pueden estar relacionados con la duración de la sesión o la cantidad de ideas que se quieren obtener. No finalice la sesión hasta que se hayan cumplido los objetivos o límites impuestos y no permita que ninguna distracción le aparte de esos objetivos.
Ninguna idea es estúpida, recuerde que esta es la regla más importante de brainstorming. Muchas veces, cuando finaliza una sesión y nos sentamos a estudiar los aspectos de una idea que a simple vista parecía estúpida, descubrimos aspectos positivos que nos pueden conducir a una nueva línea de pensamiento o de acción. No presione para que el proceso se realice de manera rápida y termine pronto, deje que las ideas fluyan tranquilamente y que se disponga de tiempo suficiente para trabajar y seleccionar las mejores. La próxima regla está estrechamente relacionada con la anterior, no juzgue las ideas de manera prematura. La sesión de brainstorming es para producir nuevas ideas, no para analizarlas. Deje el análisis para más tarde. Cree un ambiente que estimule y genere entusiasmo entre los participantes. Es responsabilidad del líder del grupo mantener a todos los participantes motivados, optimistas y centrados en los temas que se discuten. Es necesario que los integrantes del grupo se sientan cómodos y trabajen con las ideas de otras personas. Las ideas nuevas y originales son fantásticas, pero muchas veces la mejor manera de resolver un problema requiere una solución simple, como mejorar o modificar una idea ajena. No hay que abrumarse por no producir ideas muy originales, lo importante es enfocarse en producir ideas. No olvide que, aunque se fije un límite, la cantidad de ideas que surjan en la sesión es importante. Es mejor poder escoger entre 10, 20 ó 30 ideas que tener que escoger entre un par de ellas. La realidad es que, en la mayoría de los casos, puede que las ideas que se producen no sean útiles y, por tanto, lo mejor es que se produzcan en mayor cantidad para seguir forzando al cerebro a pensar en diferentes escenarios y perspectivas. No tenga miedo. No le haga caso al temor, al rechazo o al fracaso; mientras más atención preste a ese sentimiento, más limitará su participación. No olvide que en esta fase todas las ideas son importantes. Debe aprender a mirar las cosas desde perspectivas diferentes. Use todos sus sentidos y los medios a su alcance para ver las cosas desde diferentes puntos de vista. En caso de que sea necesario, utilice ejercicios de anteriores sesiones de brainstorming o las anotaciones de ideas sueltas o inconexas que sirvan como libres asociaciones cuando las cosas se pongan difíciles y su cerebro tenga problemas para producir ideas.

Te puede interesar:

Analizando las ideas

Una vez ha concluido el ejercicio de brainstorming, debemos analizar las ideas y decidir cuáles son lo suficientemente buenas como para ser implementadas. Recuerde que su meta debe ser seleccionar las mejores ideas, aquellas que tienen la mayor probabilidad de asegurarnos cumplir con los objetivos por los cuales hemos hecho la sesión. Hay una serie de preguntas que podemos hacernos para medir la implementación de una idea: ¿Qué esperamos alcanzar? ¿Se pueden medir cuantitativa y cualitativamente las posibilidades de éxito de la idea? ¿Cuáles son los aspectos positivos de la idea y sus beneficios potenciales? ¿Cuáles son los principales obstáculos que confrontaremos? ¿Tenemos un trasfondo claro, con suficiente información, que nos permita tomar una decisión inteligente sobre la conveniencia de adoptar esa idea? ¿Debemos investigar y obtener información adicional? ¿Cuáles han sido los criterios establecidos para determinar las posibilidades de éxito? ¿A quién corresponde establecer y evaluar los procedimientos sobre los cuales se adopta la implementación de la idea? ¿A quiénes va dirigida la idea? ¿Qué recursos personales o de la empresa necesitaremos para trabajar en su implementación? ¿Qué recursos están disponibles? ¿Vamos a necesitar recursos adicionales? ¿Podrán estos ser obtenidos mediante financiación y dentro de los límites de tiempo fijados en el proyecto? ¿Cuándo se evaluará el éxito o fracaso de la implementación de la idea? ¿Cuándo será la fecha límite para su implementación? En caso de que esa idea sea implementada correctamente, ¿cómo permitirá alcanzar los objetivos? ¿Cómo debemos fijar el tiempo para implementar la idea?
Existen muchas técnicas para evaluar nuevas ideas. El autor nos presenta la técnica de los “seis sombreros” creada por Edward DeBono, una de las principales autoridades mundiales en el campo del pensamiento creativo y la enseñanza del pensamiento como una destreza. Esta técnica nos permite evaluar rápidamente cualquier tipo de idea. El color de cada sombrero representa un modo de pensar o un punto de vista distinto para evaluar una idea. El sombrero azul se usa para controlar la evaluación del proceso y seleccionar el mejor curso de acción a seguir cuando se analizan las ideas. El sombrero amarillo se utiliza para promover el valor positivo de la idea. El sombrero rojo nos sirve para pensar en nuestras intuiciones, sentimientos o emociones. Con el sombrero negro se promueve que expresemos nuestros juicios y precauciones sobre la idea, pero ese análisis debe ser hecho de manera lógica. El sombrero blanco representa la necesidad de contar con detalles y aspectos adicionales, significa hacer nuevas investigaciones para tener la mayor cantidad posible de información. El sombrero verde está enfocado en nuestras capacidades creativas y fomenta que trabajemos para construir y ampliar la idea.
El proceso de evaluación de la ideas es el más completo proceso de brainstorming. Debemos tener en mente que no estamos obligados a escoger ninguna idea, porque podemos rechazar todas las que hemos tenido por considerar que no son óptimas para nuestras necesidades. El autor presenta dos técnicas adicionales para tomar una decisión: la técnica de toma de decisiones basada en un análisis de costo-beneficio y la toma de decisión llamada Plus-Minus Implications (PMI), que analiza los pros, los contras y las implicaciones de una idea.

Cómo obtener enormes resultados de sus grandes ideas

Una vez hemos seleccionado una idea debemos reconocer que, debido a que cada idea es distinta y cada organización está estructurada de manera diferente, no hay reglas predefinidas para convertir una idea en realidad. Sin embargo, en cada organización o negocio hay una serie de pasos por los que las ideas van hasta su implementación. El autor propone un proceso para implementar las ideas en 10 pasos. En el caso de las personas que trabajan solas y tienen diversas responsabilidades (el autor lo llama “distintos sombreros”) estos pasos son igual de importantes, pero deben ser manejados de una manera diferente que si se tratase de un grupo.
Antes de comenzar a describir cada uno de estos 10 pasos, es importante señalar que debemos ser flexibles, porque en algunas ocasiones, al intentar implementar las ideas, será necesario tener que obviar alguno de ellos o tomar pasos adicionales para la implementación.
Paso 1- Después de una sesión de brainstorming, analice todas las ideas cuidadosamente y Seleccione la mejor idea para implementarla. Asegúrese de que esta es la que tiene mayores posibilidades de éxito.
Paso 2 - En caso de un grupo de trabajo, deben Seleccionar un líder o gestor del proyecto. Esta persona no puede ser la persona que ha servido como coordinador de brainstorming. Debería ser un alto directivo, director de un departamento, un líder de equipo o gestor o cualquiera que comprenda los objetivos que se intentan alcanzar. Su función es encargarse de todos los detalles relacionados con el proceso de implementación de la idea.
Paso 3 - Antes de iniciar cualquier movimiento es necesario que todo el equipo de trabajo entienda por qué es necesario que se implemente la nueva idea. Deben conocer el problema que se quiere atender y cómo se quiere corregir. Es necesario que todos tengan información pertinente y en caso de que no la tengan deben realizar Investigaciones adicionales. Dependiendo del tipo de ideas, puede ser necesario que trabajen con el plan de negocios de la empresa.
Paso 4 - Haga una disección de la idea y determine qué cosas se necesitan hacer. Establezca qué medidas específicas deben adoptarse para implementar la idea. Determine aspectos tales como: ¿Cuántas personas se necesitan? ¿Quiénes participarán? ¿Qué departamentos? ¿Qué cantidad de recursos externos o internos serán utilizados? ¿Qué tipos de especialistas se necesitan? ¿Cómo se verán afectadas las operaciones diarias? ¿Cuál será el costo económico?
Paso 5 - La persona que va a implementar la idea debe estar motivada con el proyecto y debe entusiasmar y motivar al resto del grupo. También es necesario que todos los que van a trabajar en el proyecto apoyen la idea. La organización debe estar comprometida, apoyar al equipo y promover la idea entre todos los empleados.
Paso 6 - Establezca una estrategia de implementación. Determina las metas que quiere alcanzar. Establezca el orden en que las cosas se deben hacer y qué medidas específicas tiene que realizar cada participante del proyecto. Fije los términos y fechas límite de cada trabajo. Haga un programa detallado que incluya los recursos que se utilizarán.
Paso 7 - Utilice especialistas y recursos de su propia organización. Permita que el gestor del proyecto mantenga el control de lo que está haciendo cada persona, equipo o departamento para asegurarse de que hay progreso en el proyecto. También deje cierta autonomía para que cada persona use su pensamiento creativo, destrezas y experiencia para alcanzar los objetivos. En caso de que sea necesario utilizar especialistas externos a la empresa, tome las medidas necesarias para que el proyecto no se vea afectado.
Paso 8- Establezca un programa o calendario con las fechas límite. Hacer un plan con las fechas límite en que debe ser realizada cada tarea ayuda a mantener el proyecto al día y permite saber si este marcha a buen ritmo. Esta práctica ayuda a crear conciencia entre todos de cómo marchan las cosas, especialmente cuando el proyecto requiere terminar una etapa en una fecha determinada para proseguir con las siguientes. Si una persona no logra cumplir con su parte, todo el proyecto sufrirá las consecuencias.
Paso 9- Poniendo la idea en movimiento. Una vez se conocen todas las cosas que se deben hacer y a cada persona le han sido asignadas sus tareas, es el momento de dejar que cada uno se ponga a trabajar.
Paso 10- Examine los resultados obtenidos. Cada cierto tiempo evalúe los resultados alcanzados y analice su impacto a corto y largo plazo sobre el proyecto. Estas revisiones periódicas le permitirán conocer cómo marcha el proyecto y realizar todos aquellos ajustes pertinentes que garanticen el éxito del mismo. En caso de que haya que modificar o subsanar alguna parte del proyecto, sesiones adicionales de brainstorming nos ayudarán a encontrar nuevas ideas para resolver las deficiencias.

Una última recomendación

No olvide que producir ideas puede ser un proceso divertido y lleno de recompensas, pero que también tiene sus momentos de frustración y de sensación de pérdida de tiempo. Recuerde que lo más importante de todo es que, con el trabajo que debe realizar, siempre le aguarda un reto cuyo éxito dependerá de cuán dispuesto se muestre usted a ser creativo. Como nos enseña el libro de Rich, el mero hecho de comenzar a producir ideas es el primer paso hacia el éxito personal o profesional. El siguiente paso está en sus manos, así que la próxima vez que tenga otra buena idea trabaje con mucha pasión y entusiasmo por hacerla realidad.


Fin del resumen ejecutivo
Biografía del autor
Jason R. Rich es autor de más de 25 libros, entre los que destacan The Unofficial Guide to Starting A Business Online, Your Carrer: Coach Yourself to Sucess, Great Resumes y The Unofficial Guide to Marketing Your Business Online. Es colaborador habitual de diferentes periódicos y revistas empresariales.
Ficha técnica
Compra del libro
Si has leído el resumen y quieres profundizar más te recomendamos comprar el libro completo, en papel o ebook, aquí